El polémico autobús de HazteOír pasa desapercibido por Cantabria

fotogalería

El autobús de HazteOir es escoltado por la Policía a su paso por Santander. / Andrés Fernández

  • El famoso vehículo, que fue apedreado en Asturias, pasea tranquilamente por Santander su controvertido rechazo a la Ley de Identidad de Género que prepara la comunidad autónoma

El polémico autobús de HazteOir ha llegado este viernes a Cantabria para manifestarse en contra del anteproyecto de Ley de Identidad de Género que está tramitando la Comunidad Autónoma. El controvertido vehículo naranja ha sido escoltado por la Guardia Civil y la Policía Nacional con el fin de evitar altercados violentos como el ocurrido en su visita a Gijón, donde el autobús fue apedreado. Más suerte ha tenido en su visita a Santander, donde ha pasado más bien desapercibido.

El autobús se encontró con un pequeño grupo de detractores en su primera parada, en Gornazo. Miembros de Podemos y gente a título individual esperaron al vehículo sujetando la bandera arcoiris que representa al colectivo LGTB y con gritos de “fuera ya” y “vuestro odio no puede con nuestro orgullo”. Los manifestantes tildaron de “intolerable” el mensaje que lleva el autobús ('Dejad a los niños en paz') y opinaron que “lo único que buscan es fomentar el odio; a la infancia hay que protegerla y no atacarla. Bastantes problemas tienen los padres de los niños transexuales, que son excluidos socialmente”, denunciaron. No hay que olvidar además que estos niños sufren la tasa más alta de suicidios.

También esperaba al autobús un simpatizante de la organización política VOX, un profesor jubilado de Torrelavega que se preguntaba “a quién puede hacer mal esto. Es un mensaje muy coherente”, sobre la denuncia del autobús de HazteOir.

Tras esa primera parada, el vehículo aparcó frente al Casino de El Sardinero unos minutos e hizo una segunda parada frente a Puertochico, en una zona reservada a carga y descarga. En este lugar tuvo que intervenir la Policía Local, que pidió al colectivo que abandonara la zona de estacionamiento limitada. Ellos insistieron en su derecho de permanecer, subrayando que “estamos sensibilizando a la sociedad, no es publicidad ni tenemos fines comerciales”. Finalmente, el colectivo abandonó la zona y también la ciudad, en lo que ha sido una breve visita que ha pasado desapercibida para la mayoría de los cántabros.

El colectivo ha aprovechado su visita para presentar en la Dirección general de Asuntos Sociales una alegación contra el borrador de la Ley de Identidad de Género porque “lo que busca es adoctrinar a los niños en los colegios e imponer un modelo obligatorio afectivo-sexual”, según ha denunciado el portavoz de HazteOir, Pablo Santana.

El lema visible en el autocar se ha cambiado por el de 'Dejad a los niños en paz' y, en este sentido, su portavoz reivindicó que “los niños nos son material de experimento, ni la escuela el laboratorio de los políticos”. Santana ha opinado que si la sociedad cántabra no se manifiesta contra esta propuesta de Ley “es por miedo a ser tachados de homófobos, pero seguro que a muchos padres les preocupa”, y puso un ejemplo concreto: “El borrador solicita que los niños y niñas elijan en la escuela a qué baño prefieren acudir según sus sentimientos, y esto puede causar situaciones desagradables o violentas”.

Otro de los puntos que el Colectivo Hazte Oír ha criticado del anteproyecto es que “se pide que los colegios no consideren la heterosexualidad como lo normal, pero nosotros entendemos que es lo más frecuente y por lo tanto lo normal”.

Manifestación en contra

La presencia del #HOBus ha provocado reacciones en contra de partidos como Podemos Cantabria y el Grupo Socialista de Santander, y colectivos como la Asociación de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Cantabria, ALEGA, que ha convocado una concentración contra el "autobús del odio" el viernes por la tarde (17.00 horas) en la plaza del Ayuntamiento de Santander para mostrar su "gran repulsa a cualquier actitud LGTBI fóbica".

ALEGA ha explicado que su "repulsa" no se debe solo a que el mensaje del autobús va contra sus ideales, sino que cree que pretende "alterar el orden público incitando al odio entre ciudadanos". Además, la asociación no quiere que los menores "se eduquen viendo cómo circula gratis por nuestra provincia un transporte cubierto de una publicidad errónea y que atenta contra los derechos de las personas".

Por ello ha pedido al Gobierno de Cantabria, así como a los ayuntamientos, que regulen el paso por sus carreteras de cualquier medio de transporte, público o privado, que lleve publicidad incitando al odio entre vecinos o mostrando fotos o dibujos que vayan contra los ciudadanos, sea cual sea la condición sexual de estos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate