Cinco ciclistas han muerto arrollados en las carreteras de la región desde 2010

  • Frente al año más trágico de la última década, en 2016 y 2017 no se ha registrado ningún atropello con resultado fatal para los deportistas

Los ciclistas no se cansan de denunciarlo. Los atropellos en las carreteras a causa de imprudencias o accidentes al volante están a la orden del día. También en Cantabria. Hace sólo mes y medio un aficionado de 72 años resultó herido grave tras una colisión contra una furgoneta en la S-20, en dirección a El Sardinero. A pesar de lo aparatoso del suceso, tuvo más suerte que los cinco deportistas que desde 2010 han perdido la vida pedaleando por la región.

Precisamente ese año, 2010, fue el más trágico de la última década. En un espacio de poco más de cinco meses, cuatro ciclistas fallecieron cuando estaban practicando deporte. El primero de ellos fue el abulense Víctor Jiménez, que fue arrollado en el mes de julio por un todoterreno que posteriormente se dio a la fuga muy cerca del alto de Carmona. El ciclista de 20 años decidió retirarse antes de finalizar la prueba del Trofeo Santiago para corredores amateur, pero siguió el recorrido por su cuenta con la carretera ya abierta al tráfico y nunca llegó a la meta.

A José Luis Iglesias la muerte le sorprendió subiendo al puerto de Palombera el 4 de septiembre de ese mismo año. Y diez días después Francisco González, un vecino de Ganzo (Torrelavega), perdió la vida cuando una furgoneta de reparto de pan, cuyo conductor se vio deslumbrado por el sol –ésa era, por lo menos, la teoría con la que trabajaba la Policía en los primeros momentos– se le llevó por delante en una rotonda de Quijas. Tres muertos en siete semanas, pero la cosa no acabó ahí. El último día de 2010 un suceso similar tuvo lugar en Colindres. De nuevo una furgoneta fue la que atropelló a Manuel Zubilaga, que falleció en el acto.

Desde entonces, se abrió un paréntesis hasta 2015 a pesar de que otro ciclista, José Antonio Sancibrián, murió cuando se salió de la calzada y se estrelló contra un poste de la luz. En este caso no intervino ningún vehículo. Sí lo hizo el conductor de una furgoneta –de nuevo– que arrolló a  Alejandro García, de 78 años, en San Felices de Buelna. Él completa una lista a la que no se ha sumado ningún nuevo protagonistas en 2016 y en lo que va de 2017. Sí en forma de heridos: siete graves en los últimos dos años y 71 de carácter leve.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate