Los robos con fuerza en domicilios caen un 24% en el primer trimestre

El número de robos con fuerza en domicilios se ha desinflado en Cantabria.
El número de robos con fuerza en domicilios se ha desinflado en Cantabria. / DM
  • Las Fuerzas de Seguridad cortan la hemorragia de asaltos a viviendas que el año pasado encendió las alarmas en toda la provincia

El Ministerio del Interior publicó ayer el balance estadístico de criminalidad correspondiente al primer trimestre de 2017, que deja en Cantabria dos noticias; una buena y una mala. La buena es que, tras el alarmante ascenso observado a lo largo de todo el año 2016, los robos con fuerza cometidos en viviendas disminuyeron un 23,6%. La mala, que mientras esto ocurría las sustracciones de vehículos aumentaron un 20,4%.

Según el informe llegado de Madrid, el total de las infracciones penales cometidas en la región durante ese tiempo, entre enero y marzo, crecieron un 1% (de 4.074 a 4.115) con respecto a los tres primeros meses del año pasado.

Porcentual, que no numérica, la mayor subida vino de la mano de los homicidios dolosos y asesinatos consumados (un 200%).

El año anterior no hubo ninguno. Y este se han registrado dos. El primero se produjo el día 3 de febrero en Sierrapando, Torrelavega, donde un hombre murió tiroteado cuando intentaba acceder al interior de una vivienda. El posible autor, propietario de la casa, fue detenido horas después por la Policía, que también arrestó al acompañante de la víctima.

Y el segundo, aún por esclarecer, se registró apenas 24 horas después en Santander, donde otro hombre falleció asfixiado en el interior de un garaje de su propiedad ubicado en la calle Beato de Liébana tras ser retenido por tres individuos que posteriormente se desplazaron a su vivienda para robarle.

Estos dos episodios ennegrecen una estadística que, de otra parte, muestra una bajada (de dos a uno) del número de homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa producidos entre enero y marzo así como una subida (de 49 a 54) del número de lesiones.

Robo de vehículos

De acuerdo con los números que maneja el Ministerio del Interior también han aumentado las sustracciones de vehículos (un 20%) y los delitos contra la libertad sexual (un 5,9%). Al contrario, han disminuido las agresiones sexuales con penetración (un 50%), los robos con fuerza en el interior de domicilios (de 280 a 214), los robos con violencia e intimidación (un 8,5%) y los hurtos (un 6%). Cae, de igual modo, el número de operaciones cerradas relacionadas con el tráfico de drogas (de quince a trece).

Esto, en el conjunto de la región. Desmenuzados ya por municipios, los datos llaman poderosamente la atención sobre el espectacular incremento que determinados delitos han experimentado comparados ambos trimestres.

En Santander, por ejemplo, se han disparado los relacionados con el tráfico de estupefacientes (un 350%), los robos de vehículos (un 228%), y los delitos contra la libertad sexual (un 133%). Y aunque no han subido, tampoco han bajado los robos con fuerza en domicilios (40/40). Y en Torrelavega, donde han caído acusadamente los hurtos (un 37%), han repuntado, sin embargo, las sustracciones de vehículos (un 266%) y los delitos de lesiones (un 233%). En el caso concreto de los robos con fuerza perpetrados en domicilios, la cifra se desinfla pero de una forma casi inapreciable porque apenas baja de 16 a 15.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate