El mercurio se dispara a 36º

fotogalería

La segunda playa del Sardinero, ayer al mediodía, repleta de gente. / Daniel Pedriza

  • Las tormentas caídas esta tarde han dejado 47 litros por metro cuadrado en Cubillo de Ebro, 32 en Alto Campoo y Fuente Dé y 12,6 en Camaleño

Los termómetros han ascendido de forma notable este lunes en Cantabria donde en varios municipios se han sobrepasado los 35 grados centígrados. Ha sido el caso de Ramales de la Victoria, Cillorigo de Liébana y Valderredible.

En Ramales se han alcanzado los 36,8ºC, mientras que en las estaciones de Tama en Cillorigo de Liébana y en las de Polientes y Cubillo de Ebro en Valderredible los termómetros han subido hasta los 35,2 grados. Ligeramente por debajo, en 34,8, se han quedado en San Felices de Buelna o la capital cántabra, donde se ha registrado una máxima de 28.

Estas temperaturas, no muy habituales en la región y que se han registrado en las horas centrales del día, no aparecen en el ranking nacional de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) donde, sin embargo, sí aparecen Cubillo de Ebro, Polientes y Reinosa en referido a temperaturas mínimas y lo hacen con 10,4, 10,8 y 11 grados, respectivamente.

Esas máximas de más de 35 grados y mínimas que no han descendido de 10 se han registrado en una jornada, la de este lunes, en la que Cantabria tiene activado el aviso amarillo por tormentas.

Precisamente, las tormentas caídas han dejado importantes acumulaciones de precipitación que sitúan a varios municipios del interior regional en el ranking nacional de la AEMET. Así, Cubillo de Ebro es el lugar de España donde más agua se ha acumulado, con 47,4 litros por metro cuadrado, y le siguen, en segundo y tercer lugar, Alto Campoo con 32 y Fuente Dé, en el municipio lebaniego de Camaleño, con 12,6.

Lejos de ellos, pero también dentro del ranking nacional en octava posición, Polientes con 7,1 litros por metro cuadrado.

La región ha vivido un fin de semana plenamente veraniego, aunque el estío no comience oficialmente hasta el miércoles. Tanto el sábado como el domingo las playas estuvieron hasta la bandera. Y los paseos y las terrazas, que dejaron estampas típicamente estivales. Y hoy, lunes, más de lo mismo.

El domingo los termómetros superaron los 30 grados en numerosas localidades cántabras, con especial incidencia en el sur y el interior. Desde primeras horas, con los cielos despejados, las temperaturas comenzaron a subir sin freno. La máxima se alcanzó en Cubillo del Ebro, con 35,4º, registro que se midió a las 16.45 horas. La máxima... y la mínima, ya que a las siete de la mañana el mercurio apenas marcaba cinco grados. Así que en diez horas las temperaturas subieron ¡30 grados!

La segunda más alta del día –35,1º– también se midió en una localidad de Valderredible, en Polientes en concreto. En Tama (Cillorigo de Liébana), otra de las capitales del calor en la región, se registraron por su parte 34,4º. Y Ramales, Bárcena Mayor, San Felices de Buelna, Reinosa, Villacarriedo y Tresviso superaron la barrera de los 30 grados que en Cantabria no deja de ser noticia. Aunque para calor, los asfixiantes 43 grados de Córdoba o los 42,6 de Mérida, máximas del domingo en España.

En la costa cántabra también apretó el sol durante la jornada dominical, aunque la brisa amortiguó los efectos: en Santander se alcanzaron 26,9º y en Castro, 25,7º. Y en San Vicente de la Barquera respiraron a gusto con sus 21,8º de tope.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate