Ramales se abrasa y Valderredible se encharca
/ Andrés Fernández

Ramales se abrasa y Valderredible se encharca

  • Las altas temperaturas, superiores a los 35 grados en muchos puntos, derivan en intensas tormentas en el sur y el centro de la región | Hoy, otra vez, hay alerta por tormentas, preludio del aviso amarillo por calor previsto para mañana

El calor de ayer en Cantabria era distinto al del fin de semana. Primero, porque aumentó en intensidad respecto a las jornadas anteriores. Tres grados centígrados de media. Si las temperaturas el sábado y el domingo ya fueron más que importantes teniendo en cuenta que aún no ha entrado el verano, este lunes se acercaron a los máximos históricos para un día de junio. La situación va in crescendo. Hoy, otra vez, se activa la alerta por tormentas (de 13.00 a 20.00 horas en la Cantabria del Ebro), preludio de una alerta amarilla por altas temperaturas que tendrá lugar mañana miércoles en el centro y el valle de Villaverde (entre las 14.00 y las 20.00 horas).

No es igual hacer frente al fuego que ayer cayó sobre muchos lugares de la región tirado en la playa o disfrutando de una terraza que en el trabajo. «Los que están en la oficina lo estarán pasando mal, pero por lo menos allí tienen aire acondicionado. Se lo cambio ahora mismo», comentaba ayer un repartidor.

Y eso que en Santander, que alcanzó los 30,7 –eso en el aeropuerto, en la ciudad fue de cinco grados menos– no tuvieron que soportar los 36,8 de Ramales, la máxima de Cantabria. Esta vez no fue en Campoo donde vieron subir más los termómetros, como en días anteriores. Aun así, en Polientes se llegó a los 35,2 grados, la misma marca que en Tama. Las temperaturas del centro y el sur de la región no tuvieron nada que envidiar a las de puntos como Mérida (41,4º) y Córdoba (42,0º), la mayor a nivel nacional durante la jornada de ayer. También superaron los 30 grados en Torrelavega. Casi todos los municipios cántabros que no están tocados por el mar vivieron una jornada plenamente veraniega. Se libraron en Castro Urdiales y San Vicente de la Barquera, con máximas en torno a los 25 grados.

La alerta amarilla por tormentas en el sur de Cantabria se materializó a partir del mediodía. Ya por la mañana llovió con intensidad en Liébana, pero de forma muy concentrada. Un ejemplo son los 11,4 litros de Fuente Dé. El grueso tormentoso comenzó a las cuatro. En poco más de dos horas se recogieron 57,6 litros en Cubillo de Ebro (Valderredible) –una de las zonas que más está sufriendo la sequía– el registro más alto de España. En otros puntos de la región se contabilizaron muchos rayos pero con menos precipitaciones.

Hoy, Cantabria vivirá una situación muy similar, con temperaturas altas a la espera de que mañana sea, previsiblemente, el día más caluroso de la semana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate