4.900 enfermeros para 40 plazas

Momento en que los aspirantes empiezan a entrar a las aulas de las facultades de Los Castros para el examen./María Gil Lastra
Momento en que los aspirantes empiezan a entrar a las aulas de las facultades de Los Castros para el examen. / María Gil Lastra

La Universidad acogió ayer la celebración del examen eliminatorio de la Oferta Pública de Empleo de Cantabria correspondiente a 2015

ANA R. GARCÍA SANTANDER.

40 plazas para más de 4.900 enfermeros. 120 candidatos por cada puesto en liza. Son las cifras de salida con las que ayer se presentaron al examen los participantes en la Oferta Pública de Empleo de Cantabria de 2015, procedentes de media España. A falta de concretarse el número oficial de examinados, a las cinco de la tarde de ayer, las facultades de la Universidad, desde Derecho hasta Caminos, se llenaron de enfermeros dispuestos a poner su nombre a una de las plazas ofertadas por el Servicio Cántabro de Salud. Estas oposiciones forman parte de la misma convocatoria que las de médicos de familia, que se celebraron el 11 de noviembre y que resultaron muy polémicas por el suspenso masivo de los aspirantes, hasta el punto de que se quedaron desiertas 11 de las 45 plazas que buscaban dueño. Por eso ayer, los enfermeros interinos llegaban a las aulas cruzando los dedos para que su tribunal fuera más benévolo con el nivel de exigencia. A diferencia de aquellas, en las que se conocieron los resultados al lunes siguiente, en esta ocasión se cuenta con que el volumen de participantes demore más la resolución.

Malestar en Primaria

Mientras unos aspiran a ocupar un puesto fijo, otros defienden la mejora de las condiciones de sus contratos. Así, el colectivo de enfermeros eventuales de la Gerencia de Atención Primaria del SCS denuncia su «situación laboral precaria debido al estancamiento de diversos procesos y a la aparición de nuevos acuerdos que nos afectan directamente, como es el que regula el procedimiento para la provisión de plazas básicas mediante comisión de servicios».

Según denuncian en una carta que remitirán a la Consejería de Sanidad y a la Gerencia del SCS, ese acuerdo, que entienden que es «un concurso de traslados encubierto», «está provocando un gran movimiento de personal de Enfermería hacia Atención Primaria con muchos años de experiencia en el ámbito hospitalario y escasa experiencia en salud comunitaria». Por ello, reivindican el reconocimiento de la especialidad de enfermería familiar y comunitaria, la puesta en marcha de contratos de continuidad dignos, equidad entre la oferta de plazas de OPE y concursos de traslado, y una mayor trasparencia para acceder a la lista de contratación de personal eventual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos