El argayo de Mirones

El alcalde tiene garantías de Obras Públicas de que el argayo está controlado, pero los vecinos de la zona consideran que acabará rodando hasta la carretera San Roque-Liérganes

Pablo Bermúdez