El avión a Madrid cierra su mejor resultado en cuatro años y medio

El avión a Madrid cierra su mejor resultado en cuatro años y medio

Los ajustes en horarios y precios que ha introducido Iberia han supuesto un 51% más de viajeros que en el mismo mes del año pasado. Hay vuelos por cincuenta euros

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

Se intentó convencer a Ryanair para que volviera a operar la ruta. No quiso. También se buscaron ofertas para viajes concretos de ida y vuelta en el día con Air Nostrum. Pero las cifras despegaron más bien poco. No daban con la tecla. La conexión con Madrid del aeropuerto Seve Ballesteros, la más importante del aeropuerto, ha sido el gran quebradero de cabeza. Mes a mes, bajos índices de ocupación en los aviones, crecimientos escasos en el número de pasajeros y la sensación generalizada de que volar a la capital no era práctico con los horarios que había ni barato con los precios. Al menos hasta ahora. Algo parece moverse. El enésimo intento de mejora que pusieron en marcha a finales de marzo de la mano de Iberia ha dejado buen sabor de boca en el balance de abril. Los usuarios de la ruta han crecido un llamativo 51% con respecto al mismo mes del año pasado. Más aún, desde octubre del año 2013 -cuando Ryanair y Air Nostrum aún compartían oferta- no se movían tantos usuarios entre Santander y la capital.

Iberia ha tomado las riendas de la ruta. Aviones más grandes (de 141 plazas frente a los de cincuenta o cien con los que volaba Air Nostrum) y un ajuste en los horarios para que la oferta fuese «más racional». Menos operaciones, pero una mayor oferta de asientos. Cuando lo presentaron se aseguró que eso tendría efecto en los precios, pero sin entrar en detalles. Había que esperar para verlo. Con el primer mes completo de actividad, los resultados son positivos. En abril, 21.493 pasajeros (más de 7.000 por encima que hace un año) y la certeza de un crecimiento considerable también en aspectos como los billetes de primera clase o el aumento destacado de viajeros en conexión. Les interesa más volar a Madrid y luego coger otro vuelo desde allí a Canarias, por ejemplo, que ajustarse a fechas concretas y precios de otras ofertas.

En la Asociación de Amigos de Parayas han hecho comprobaciones esta misma semana. Ejercicios de reserva de billetes. «Se pueden encontrar vuelos con 24 horas de antelación desde 170 euros ida y vuelta, algo impensable hasta la entrada de Iberia. Y con una o dos semanas de margen hay vuelos -también ida y vuelta- por cincuenta euros». Ahí está la clave. Los precios han bajado. «Falta conocimiento de estas tarifas por parte de la población, porque la gente tiene asimilado que Iberia es caro y ni se molestan en mirar. Publicidad de la ruta es lo que hace falta. Promoción y dar a conocer el producto», aseguran desde este colectivo.

«Sí que lo hemos notado en el número de pasajeros y sí que han bajado los precios», confirma Eduardo García, de la Asociación de Agencias de Viajes y Operadores de Turismo de Cantabria. Él hace hincapié en el uso de aviones más grandes, «porque permiten una mejor conectividad con el resto de vuelos». Conectar destinos, viajes con escala para ir desde Santander o para volver desde cualquier parte. En este sentido, Iberia ha logrado una ocupación media de 102,5 pasajeros por avión (aproximadamente un 72,6%, si bien el porcentaje varía porque en un par de ocasiones han utilizado aparatos más grandes). «Si esto funciona, razón de más para volver a ampliar frecuencias. Es de lo que se trataría ahora. De poner alguna más, sobre todo por la tarde en los horarios de vuelta, que se quedan un poco cojos», añade García.

Pasado y futuro

En la retina de todos están los años en los que Ryanair viajaba entre Santander y Madrid. Se llegaron a alcanzar los 35.000 usuarios en un mes y la ruta superó los 370.000 al año. Pero la marcha de la compañía irlandesa desplomó las cifras. Para hacerse una idea, en su primer año de ausencia, la ruta cayó por encima del 35% y no llegó siquiera a los 160.000 pasajeros.

«Hay que tener en cuenta que el AVE o el tren de altas prestaciones no va a llegar a Cantabria en muchos años. Y ahí es donde hasta ese momento debe jugar sus bazas el Seve Ballesteros-Santander», apuntan los Amigos de Parayas. A corto plazo, en el Gobierno regional son conscientes de que el objetivo del millón de viajeros sólo es posible si la ruta más importante del aeropuerto pasa por un buen momento. Las perspectivas son buenas este año si nada se tuerce con el calendario de vuelos, pero Madrid no puede fallar.

Además, tanto desde las agencias de viaje como desde el empresariado en general siempre se achaca al Ejecutivo que el viaje a la capital en tiempo -horario- y en forma -precio- es un factor clave de competitividad para la región. Negocios. Que el aeropuerto debe ser útil más allá de facilitar a los turistas cántabros irse de vacaciones por el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos