El brazo empresarial de Díaz Tezanos

El brazo empresarial de Díaz Tezanos
Javier Cotera

Salvador Blanco abandona Sodercán tras dos etapas convulsas al frente de la empresa pública

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander

Salvador Blanco ha estado al frente de Sodercán en dos etapas diferentes, ambas con el bipartito PSOE-PRC en el Ejecutivo regional. La primera, entre 2008 y 2011, designado por el entonces consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Javier del Olmo, que lo rescató de la Dirección General de Tesorería, Presupuesto y Política Financiera de la Consejería de Economía. Sustituyó entonces a José Villaescusa. La segunda etapa comenzó al inicio de esta legislatura, hace ahora dos años, cuando los socialistas consiguieron la gestión de la empresa pública en el pacto del PRC y Eva Díaz Tezanos, para sorpresa de muchos, volvió a confiar en Blanco para el cargo.

El que le suceda en el cargo deberá rematar algunos de los asuntos que ha capitaneado Blanco en este último año. La primera piedra de toque es la culminación de la "Operación Sidenor", la división de la siderúrgica ubicada en Reinosa en dos sociedades en una de las cuales Sodercán tomará el 25% del capital invirtiendo 15 millones de euros. La de Sidenor es la última operación de calado dirigida por Blanco y su equipo, pero para su finalización queda un largo camino, no exento de riesgos y desafíos, que deberá afrontar el nuevo consejero delegado.

Atendiendo a su objetivo social (fortalecimiento del tejido industrial de Cantabria apoyando todas las actividades que contribuyan a mejorarlo, facilitando los procesos de creación, consolidación y crecimiento empresarial y promoviendo actividades y/o proyectos de I+D+i, que impulsen la mejora competitiva de las empresas) Sodercán maneja este año un presupuesto de 15 millones de euros que ha dedicado en parte a paliar los efectos de la crisis en empresas significativas (con la salvación y ayuda para el relanzamiento de Greyco y Forjas de Cantabria) y a ayudar en el desarrollo tecnológico y en los procesos de innovación en otras.

Otro de los retos de la próxima dirección será la necesidad de activar nuevos niveles de confianza entre Sodercán, que ahora pasará a depender de una nueva consejería, la de Economía, y la dirección de Sidenor que hasta ahora había mantenido fluidos contactos con la vicepresidenta Eva Díaz Tezanos, que quedará al margen de la operación.

Los que han tratado con Salvador Blanco en su etapa al frente de Sodercán, sobre todo los empresarios, destacan su «capacidad resolutiva». Una eficacia, apuntan, que en ocasiones ha conseguido gracias a «soluciones arriesgadas».

Perseguido por la polémica

La polémica por la gestión en Sodercán también le ha perseguido durante los últimos años. Él y su antecesor se vieron implicados en la querella que promovió el Gobierno del PP en la anterior legislatura por las supuestas irregularidades en el proyecto fallido de GFB, la fábrica de fibroyeso que recibió decenas de millones de euros en ayudas públicas pero que nunca llegó a abrir. Finalmente, tras la investigación judicial, el Juzgado de Instrucción número 1 de Santander acordó el archivo de la causa.

En noviembre del año pasado, el propio Blanco y Eva Díaz Tezanos tuvieron que comparecer en el Parlamento seis meses después de salir a la luz la auditoría de la Intervención General que denunciaba «irregularidades» en la gestión de la empresa pública durante su primera etapa en el bipartito. En concreto, en los procesos de contratación, convenios, préstamos y avales concedidos a terceros en Sodercán en los años 2008, 2009 y 2010. Todos estos datos llevaron a la oposición en bloque a recusar a Blanco y, posteriormente, pedir al Gobierno de Cantabria su destitución. Algo que, tanto el responsable de Sodercán como el PSOE, achacaron a un «montaje político».

Estas explicaciones no fueron suficientes para Podemos, que condicionó su apoyo a los Presupuestos de este ejercicio al cese de Blanco, lo que abrió una grieta en el seno del bipartito PRC-PSOE. El director general de Sodercán denunció al líder de los podemitas, Julio Revuelta, por intromisión al honor tras manifestaciones hechas en un programa radiofónico el 8 de septiembre de 2016, en las que criticaba la gestión en Sodercán. El Juzgado de Primera Instancia número 10 de Santander desestimó la demanda.

El último capítulo contra Blanco lo ha protagonizado el actual secretario general de los socialistas cántabros. Pablo Zuloaga pidió el 4 de septiembre a Eva Díaz Tezanos que cesara a Salvador Blanco, Ramón Ruiz y Rosa Inés García. La vicepresidenta se negó desde el primer momento, pero las amenazas de apertura de un expediente a la exsecretaria general y una posible expulsión del partido por indisciplina han empujado a Blanco y García a marcharse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos