‘Bruno’ sube los precios del marisco y el pescado por la falta de capturas

‘Bruno’ sube los precios del marisco y el pescado por la falta de capturas
Antonio 'Sane'

La flota pesquera lleva tres días amarrada por el temporal. En la plaza escasea el rape, la merluza y el besugo, además de cigalas, percebes y almejas

Pablo Pruneda
PABLO PRUNEDA

En los puestos del mercado de La Esperanza escasean los rapes y los besugos, y cuesta encontrar ojitos y hasta las apreciadas merluzas del Cantábrico. ¡Quién lo iba a decir! ¿Y el marisco? Muy poco también, sobre todo cigalas, almejas y percebes. El miércoles, incluso algunos puestos no llegaron a levantar las persianas, y ayer mismo, con todos los mostradores ya a disposición del público, la escasez de algunos productos era evidente. Algo sorprendente si tenemos en cuenta que nos encontramos en uno de los periodos de mayor demanda y de más venta, como es la semana previa a la Nochevieja.

El culpable de esta situación no es otro que ‘Bruno’, el primer temporal del invierno que, con sus rachas de viento de más de cien kilómetros a la hora y sus olas de hasta diez metros de altura, ha obligado a la flota pesquera cántabra a permanecer durante los tres últimos días amarrada a puerto y a los mariscadores a estar protegidos en sus casas. Pero... ¿hay pescado y marisco en la plaza? Sí, lo hay. Poco, en comparación con días anteriores. Y por ello, su precio sigue al alza.

El temporal ha afectado sobre todo a los barcos pequeños, mayoría entre la flota cántabra, y con ello no ha habido casi pesca de las especies más cercanas a la costa.Ahora bien, a los que le guste el pescado y el marisco que tengan en cuenta que la plaza también se nutre de otros puertos, que sí han estado abiertos, y de los barcos grandes, que sí han faenado.

«El marisco se ha visto muy perjudicado por el temporal; en el caso de las cigalas no ha llegado nada», asegura Mercedes Rodríguez, de Mariscos Pirichi. Y el género que más se está vendiendo durante estas Navidades, como las gambas, los mejillones o los percebes, no solo ha disminuido su cantidad sino que su precio ha subido. En el caso de los percebes se ha visto incrementado de los 90 a los 96 euros porque «los mariscadores no han podido salir a pescar».

Lorena, de Mariscos Trueba, apunta que lo que más ha notado es la falta de almejas: «Hay poco género y se tiene que traer desde más lejos», dice, con lo cual el precio se dispara. El kilo de almejas ha subido hasta los 46 euros.

Antonio 'Sane'

El marisco no será lo único que faltará en la cocina de los cántabros si la situación no mejora durante estos dos próximos días. Varios comerciantes del mercado coinciden en que hay pocas merluzas y rapes. Para Raúl, de la Reina Mora, «la oferta de pescado siempre depende de las previsiones meteorológicas». Isaac Fernández, del Nieto de Arsenia, y Jesús Díaz, de Pescados Díaz, reconocen que toda la pesca cercana a la costa ha disminuido y con ello, los precios han subido. «En el caso de la lubina se ha pasado de 20 a 23 euros porque la han tenido que traer de la costa francesa», asegura Isaac. Jesús explica que la merluza ha pasado de 17 a 22 euros, y el rape negro, el de más calidad, que estaba a 19 euros, lo está vendiendo ahora a 22 euros.

El presidente de la Cofradía de Pescados de Cantabria, Miguel Fernández, destaca que «el sector de la pesca de litoral ha sido el más afectado durante todo el año y, aún más en estas fechas porque es cuando el pescado tiene mucho valor». Fernández recuerda que los barcos cántabros son pequeños y de estrecha envergadura, dedicados a la pesca de arrastre o bajura, es decir, los más afectados por los temporales que castigan la costa. Las embarcaciones de mayor tamaño, que permanecen de dos a tres días mar adentro, «no se han visto perjudicadas», con lo que el producto está asegurado. Fernández confía en que el clima mejore «porque si hay buenas mareas las capturas aumentan y si hay mucha cantidad y a buenos precios, se vende todo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos