En busca del sol perdido

Aspecto que ofrecía ayer la Primera de El Sardinero, que estuvo abarrotada todo el día. /Javier Cotera
Aspecto que ofrecía ayer la Primera de El Sardinero, que estuvo abarrotada todo el día. / Javier Cotera

Tras el flojo julio meteorológico, las playas vuelven a llenarse con el regreso del calor, que se mantendrá hasta mañana

MARÍA CAUSO SANTANDER.

El buen tiempo reapareció ayer en Cantabria y supuso un excelente aperitivo del sol y mejor ambiente que se le supone al mes de agosto. Los arenales de toda la región mostraron instantáneas acordes a un caluroso día de verano, que dio máximas de 33 grados en Valderredible y de entre 22 y 24 grados en la costa. Las playas de Comillas, Liencres, Suances, Laredo o Isla, por citar algunas, mostraban ya el cuadro típico de sombrillas, toallas y bañistas en abigarrada estampa. En la capital, el sol fue abriéndose paso entre las nubes y al mediodía ya brillaba en toda su plenitud. La Primera y Segunda de El Sardinero no tardaron en abarrotarse. Una reacción lógica si se tiene en cuenta el desafortunado mes de julio meteorológico que ha vivido Cantabria.

«Ha sido un mes de llover y de frío», explica Paula Gómez, que disfrutó la jornada de ayer en la Segunda. «Estoy muy contenta porque, por fin, he podido venir a la playa; el verano que llevamos es horrible». Lo cierto es que tras un tiempo complicado en julio, agosto comienza con una ventana de tres días seguidos de sol. De momento, hasta mañana. Por ello, «toca disfrutar», dice Paula, «algo que no hemos vivido en todo julio». Ana de Miguel, veraneante vallisoletana habitual de Santander, estuvo en la Primera de El Sardinero. Llegó a mediados de julio y se marcha a mediados de agosto. Cuenta con los dedos de las mano las veces que se ha bajado el bocadillo para disfrutar de un buen día de playa. «Paseo con mis padres todas las mañanas y todas las tardes, pero bajar la toalla y pegarme un baño... tres veces contadas», relata. Y es que Ana se encuentra «especialmente disgustada» con el mal tiempo. «Los jóvenes que hemos estado estudiando hasta bien entrado julio no hemos disfrutado de días de sol».

PREVISIÓN

Viernes
Jornada despejada en general, con el paso de nubes altas. La temperatura máxima será de 25º.
Sábado
Cielos cubiertos y llovizna durante toda la jornada. Las temperaturas serán agradables e irán de los 18º a los 22º.
Domingo
Lluvias a primera hora que darán paso a una tarde de sol y nubes. Las máximas bajarán ligeramente hasta los 21º.

Además de llenar las playas, el sol y las buenas temperaturas colmaron las calles de las principales localidades. Andrea Labrador, una vecina de Torrelavega, paseaba ayer por la calle Castelar, en Santander. «Necesitábamos que el tiempo mejorase un poco porque ya apetecía ir a la playa, sobre todo a las nuestras con lo bonitas que son», afirma. Andrea quiere «aprovechar» estos días de sol porque «no sabe cuando volverá a llover. Julio ha sido malísimo, yo no recordaba uno tan malo», indica la torrelaveguense al tiempo que espera que el flojo julio meteorológico no haya afectado al turismo.

Sin embargo, Ignacio Herrero, un santanderino, no se mostró sorprendido por la falta de sol en el mes de julio. «Estamos en Cantabria y esto pasa a menudo, te sale un día bueno y tres malos. Así que los días que hace bueno los aprovechamos al máximo», comenta. Él afirma no fiarse de las predicciones porque muchos días pronostican sol y «al final se nubla, no abre el día o acaba lloviendo». Y es que Ignacio califica el tiempo en Cantabria como «loco». «Julio ha hecho malo pero lo mismo en agosto sale un mes buenísimo».

Esta tendencia soleada alcanzará hoy y mañana su apogeo, aunque la meteorología cambiará para el sábado, día para el que están previstas las primeras lluvias débiles del mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos