En Cantabria se presentan cuatro denuncias al día por violencia machista

Cuando las víctimas de violencia no declaran contra el agresor se paraliza el proceso judicial en el 12% de los casos. /EFE
Cuando las víctimas de violencia no declaran contra el agresor se paraliza el proceso judicial en el 12% de los casos. / EFE

El Observatorio del Consejo General del Poder Judicial apunta 720 reclamaciones en los seis primeros meses del año

S. E.

En Cantabria se están presentado en el año en curso una media de cuatro denuncias por día en los Juzgados de Violencia de Género, que han visto entrar hasta el 30 de junio 720 reclamaciones por este motivo. El ritmo de acusaciones es muy similar a la que se registró el año pasado. Y, con esta cifra, la tasa de víctimas de la violencia machista está en la comunidad en 11 por cada 10.000 mujeres, una tasa inferior a la media española, que sube a 17 por cada 10.000, según el dato recogido por el Observatorio para la Violencia de Género dependiente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que cada año explica con números cómo evoluciona en el país la violencia machista.

De su balance a mediados de año (la última información publicada) se extrae que en Cantabria hay 708 mujeres que aparecen como víctimas en los procesos judiciales y que, en total, se llevan presentadas en los seis primeros meses del año 720 denuncias en los Juzgados de Violencia de Género.

EN CIFRAS

83
mujeres han renunciado este año ya a declarar contra su agresor en un proceso judicial.
11
de cada 10.000 mujeres es la tasa de víctimas que registraba Cantabria hasta junio.
1.206
fueron las mujeres consideradas maltratadas en la región a lo largo de 2016.

A su vez, han generado la incoación de 150 órdenes de protección de las que finalmente se han adoptado 97, lo que supone que se estimó que había riesgo para la denunciante en casi el 65% de los casos que se investigaron. Estas dos referencias son inferiores a las apuntadas en el año inmediatamente anterior: en el mismo periodo, en 2016 se incoaron 182 expedientes de protección para mujeres y se acabaron adoptando 123. Es decir, el año pasado (en el global del ejercicio) se protegió con algún tipo de actuación al 67,5% de las mujeres que lo solicitaron.

De la información que facilita el CGPJ también se desprende que sube en Cantabria el número de mujeres que renuncia a su derecho a declarar en las actuaciones judiciales que generan las denuncias. El año pasado renunciaron en total 75 víctimas, mientras que este año (en los mismos meses) han renunciado ya 83. Este dato suele causar controversia social, ya que hay quien lo asocia con mujeres que no se atreven a declarar en un proceso por haber presentado denuncias falsas, extremo siempre negado por los expertos en la materia, que atribuyen las renuncias a numerosos factores.

El miedo al maltratador es uno de los principales (lo recoge así una de las últimas macroencuestas realizadas por el Ministerio de Sanidad), pero también influyen cuestiones como la dependencia emocional del hombre denunciado, que acaba bloqueando a la mujer. En general, en toda España en torno al 12% se puso fin al proceso en 2016 cuando la afectada no hizo uso este derecho, pero no existen datos de cuántos siguen adelante.

Una de las conclusiones a que llega el Observatorio al procesar los datos del segundo trimestre de este año es que en el total de España están aumentando «ligeramente» las sentencias condenatorias por tercer trimestre consecutivo si se mira al conjunto de las sentencias en primera instancia (tanto los juicios de faltas y procesos por delito en los juzgados de violencia contra la mujer, como los procesos abreviados en los juzgados de lo penal, y los procedimientos abreviados, sumarios y de jurado en las audiencias provinciales).

Lesiones y malos tratos

En este primer retrato de seis meses del año se puede ver, también, que el mayor número de procesos judiciales se abren por lesiones y malos tratos en aplicación de los distintos artículos que tipifican las leyes (alrededor del 65% de los casos entre unos y otros). Este es un dato que se repite cada año sistemáticamente ya que la mayoría de las denuncias vienen después de una agresión física. Contra el quebrantamiento de medidas impuestas se abren el 9,4% de los procedimientos y, contra la libertad de las mujeres, casi el 8% del total.

Cantabria registró en 2016 un total de 1.507 denuncias por violencia machista, lo que suponía subir en un 13,5% las que se registraron en 2015, según difundió el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género en marzo de este año. Pese al número de mujeres víctimas que figuran en dichas denuncias se redujo un 3,9% la cifra de víctimas, que quedó en 1.206.

El Observatorio reúne y analiza los datos obtenidos de las estadísticas judiciales desde todos los ángulos posibles con el fin de promover estudios acerca de la respuesta judicial sobre esta violencia y las formas en que evoluciona. La información también le sirve para elaborar conclusiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos