Cantabria incorpora un servicio de drones para situaciones de emergencia

La consejería de Presidencia y Justicia ha decidido incorporar al servicio de Protección Civil estos vehículos aéreos para situaciones de emergencia

DM .
DM .Santander

Cantabria cuenta desde hoy con un servicio de vuelo de vehículos aéreos no tripulados, más conocidos como drones, para complementar y optimizar el trabajo que se realiza en materia de Protección Civil en situaciones de emergencia.

El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, junto al director general de Protección Civil y Emergencias, Luis Sañudo, y el responsable de la empresa que presta el servicio, Ibán Hoyos, han presentado hoy en rueda de prensa este servicio, que permitirá revisar y conocer el alcance y el estado de catástrofes como incendios forestales, inundaciones, nevadas o desprendimientos de tierra.

El servicio, contratado a la empresa Dronitec por 21.124 euros y con una duración de 50 horas de vuelo, también servirá de ayuda en la búsqueda de personas desaparecidas y el avituallamiento y acercamiento de "elementos vitales", como medicamentos, agua o un teléfono móvil o emisora, para aquellas en situación de emergencia.

De la Sierra ha puesto como ejemplo que en casos de aislamiento por emergencias, las naves permitirán "tomar decisiones" en cortos periodos de tiempo y "tendrán una capacidad de respuesta" con la que no cuenta ahora Protección Civil.

Los drones podrán acceder a lugares inaccesibles por tierra, como acantilados o zonas de montaña complejas

Con la inclusión de esta herramienta, ha explicado el consejero, se optimizarán los tiempos de respuesta, se aumentarán las áreas de búsqueda y se podrá acceder a lugares inaccesibles por tierra, como acantilados o zonas de montaña complejas, así como a zonas de alto riesgo, "salvaguardando la integridad de los efectivos".

Se conseguirá así, ha continuado, racionalizar el uso de recursos más costosos, como embarcaciones o helicópteros, además determinar el estado de la situación y planificar acciones en lugares especialmente peligrosos, como escapes químicos o biológicos, sin comprometer la seguridad de los miembros de Protección Civil.

Ibán Hoyos ha explicado que, aunque en el contrato se estipule que se dispondrá de dos drones profesionales, disponibles 24 horas al día, en realidad serán ocho los aparatos preparados para ser utilizados en caso de ser necesario, ya que cada uno presenta unas características diferentes y resultan más adecuados para unas operaciones u otras.

De esta forma, uno de los drones, ideado para las labores de transporte, dispone de una capacidad de carga de "al menos" 15 kilogramos, mientras que los de menor tamaño son idóneos para las ocasiones en que sea preciso volar en interior o cerca de laterales de montañas.

Las naves no tripuladas disponen de una autonomía de 30 minutos y una capacidad de carga de 15 kilos

Las naves no tripuladas disponen de una autonomía de vuelo mínima de 30 minutos, que dependerá del peso que soporte el aparato, y no superan los 20 minutos en el despegue desde su llegada al lugar donde se haya producido la emergencia.

Incluyen plataformas dotadas con una cámara de alta definición y una cámara térmica, que, al identificar emisiones corporales de calor en el mar y la montaña, posibilitará trabajar también durante la noche.

El sistema cuenta con una red de comunicación, repetidores en campo, un servidor de almacenamiento de datos y cámaras de vídeo de IP, con un rango de acción de dos kilómetros.

Las imágenes aéreas que se tomen serán trasmitidas en tiempo real al Puesto de Mando que se establezca para cada situación, desde el que se coordinarán las estrategias a seguir según la información obtenida a lo largo del vuelo, mientras que las señales de vídeo y de datos de posición que envíen los drones estarán referenciadas geográficamente.

Del manejo de los dispositivos se encargarán, al menos, dos pilotos de la empresa adjudicataria con titulación emitida por la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) y con más de 200 horas de vuelo acreditadas.

De la Sierra ha explicado que desde el 2006 hasta el 2015 se han llevado a cabo 153 operaciones de rastreo: 73 en costa y acantilados, 35 en mar, 26 en interior, 17 en montaña y dos rastreos de control de contaminación.

En el mismo periodo el equipo helitransportado del Gobierno de Cantabria ha realizado 360 actuaciones: 150 en montaña, 107 en acantilado y 54 en playas.

Desde 2006 a 2015 se han llevado a cabo 153 operaciones de ratreo, 73 de ellas en costa

El consejero ha apuntado que este sistema responde a la política que el Gobierno de Cantabria quiere implantar en Protección Civil.

Ha explicado que se está invirtiendo en medios para poder atender de una manera más rápida y más eficaz las emergencias, así como de manera más eficiente, "cosa importante cuando los recursos de los que se dispone no son ilimitados ni muchísimo menos, sino más bien escasos", al tiempo que se intenta "avanzar en el ámbito de la prevención".

Ha comentado que se trata de un servicio "pionero" en España, en cuanto al grado de sistematización, desarrollo y precisión y respecto a las funciones que se pueden desarrollar y a la capacidad de respuesta que se obtendrá.

"En el ámbito de Protección Civil, siempre que actuemos con sentido común y de acuerdo con un razonamiento evidente en el momento en que nos encontremos desde el punto de vista de recursos y de medios, todo lo que se haga es poco", ha añadido y ha defendido que, "aunque a veces puede pensarse que determinado tipo de medios resultan extraordinarios o desproporcionados", no es así.

"Cuando llega la hora de la verdad y nos encontramos con la garantía de salvar una sola vida, compensa de sobra este mecanismo", ha afirmado.

Ha anunciado, por último, que el viernes 14 de julio se celebrará un acto de demostración del funcionamiento de los drones en Comillas, en el mirador de La Corneja.

Fotos

Vídeos