Cantabria vuelve a sacar «deficiente» en la evaluación del sistema sanitario

Javier Rosendo

El Servicio Cántabro de Salud no comparte la valoración de las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública porque «se mide en función de recursos en lugar de resultados» y destaca que «la región no tiene nada que envidiar a otras comunidades»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La valoración sobre el sistema sanitario cántabro en la última década se ha dado vuelta como un calcetín, según el informe nacional que elabora la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp). Si en 2006 situaba a la región como el ejemplo a seguir, siendo incluso la segunda comunidad que más dinero dedicaba al sistema sanitario en proporción a su número de habitantes, con los años ha ido cayendo posiciones hasta colocarse más cerca del vagón de cola, que ocupan Canarias -en último lugar-, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. La última puntuación no pasa del «deficiente», una nota con la que no está de acuerdo el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Julián Pérez Gil, que considera que es un «estudio desfasado, que parte de un problema técnico: no se puede medir la sanidad por recursos en lugar de por resultados».

El ranking que acaba de presentar en Madrid la Fasdp se obtiene del análisis del número de camas y médicos de Atención Primaria y especialistas por habitantes, de sus listas de espera, del gasto farmacéutico, el nivel de privatización y el grado de satisfacción de los usuarios, entre otros factores. Según esos indicadores, en 2009 Cantabria perdía posiciones, aunque el nivel se mantenía como «aceptable» porque estaba por encima de la media nacional. Así seguía hasta 2013. Solo un año después pasó a catalogarse como «regular», aunque en 2015 aún era merecedora de un sexto puesto en la clasificación por comunidades. Sin embargo, en el examen del año pasado no pasó del «deficiente», descolgándose hasta la décima posición. Y es el adjetivo que se repite en el primer informe publicado este año, que por segundo ejercicio consecutivo lidera Navarra, seguida de País Vasco, Aragón y Asturias.

Ver más

«No creo en este tipo de estudios», insiste Pérez. «Tecnológicamente, Cantabria está por encima de la media de las comunidades autónomas, sin discusión, tanto en equipos como en factor humano (profesionales). No tiene nada que envidiar a cualquier otra», sentencia. Admite que «aún hay carencias sobre las que tenemos que trabajar». Y cita «aspectos organizativos que son mejorables, como las consultas externas de Valdecilla, la implantación de la historia clínica única, que casi está del todo a nivel hospitalario y que a partir de noviembre se empezará a poner en marcha en Atención Primaria; las listas de espera quirúrgica, aunque no estamos de los peores ni mucho menos. Y a nivel de infraestructuras, tampoco estamos mal. Es más, los comarcales de Laredo y Sierrallana van a quedar extraordinarios con los planes funcionales».

El gerente destaca que «es más importante invertir en tecnologías que en ladrillos»

Defiende que «un servicio no se puede medir por el número de consultas o intervenciones que hace, sino por los resultados en salud. No se trata de hacer más sino de hacer lo que se necesita». Por eso, destaca la apuesta de «atender mejor a la cronicidad, en una población cada vez más envejecida, para reducir las descompensaciones y, con ello, los ingresos. Se trata de cambiar la forma de hacer y para esto las tecnologías son imprescindibles. Es más importante invertir en esto que en ladrillo, porque una buena historia clínica, por ejemplo, salva vida».

El portavoz de la Fadsp, Marciano Sánchez Bayle, asegura que la diferencia entre comunidades en esta edición son «más llamativas» que otros años, lo que evidencia la «gran disparidad». Según avisa, las que están mejor no es porque que no hayan realizado recortes sino porque «han sido comparativamente menores que en los demás servicios». Asimismo, han analizado la trascendencia de las últimas elecciones autonómicas de 2015. Desde entonces Extremadura, Castilla-La Mancha y Navarra han mejorado su posición, mientras que Baleares y Comunidad Valenciana se mantienen y Cantabria desciende posiciones.

Fotos

Vídeos