El Centro de Conservación del Arte Rupestre de Altamira será una realidad «en pocos meses»

El Centro de Conservación del Arte Rupestre de Altamira será una realidad «en pocos meses»
Cantabria

La firma de un convenio entre el Gobierno y la Unesco es el próximo paso a dar tras la reunión en París entre el secretario de Estado de Cultura y la directora del organismo

José Ahumada
JOSÉ AHUMADASantander

La instalación en el Museo de Altamira del Centro de Conservación del Arte Rupestre podría ponerse en marcha antes de que finalice este año, según indicaron fuentes del Ministerio de Cultura tras la reunión que mantuvieron ayer en París el secretario de Estado del área, Fernando Benzo, y la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

«Hemos fijado una hoja de ruta para convertirlo en realidad y nos vamos con la sensación de que algo que ha sido un proyecto durante mucho tiempo va a ser realidad en un plazo relativamente breve», dijo Benzo, quien pronosticó que será cuestión de «pocos meses».

El secretario de Estado explicó que apenas falta por realizar «el trabajo eminentemente técnico», en el que se establecerán los términos del convenio que tiene que firmar el Gobierno español con la Unesco.

La creación de este nuevo Centro de Conservación del Arte Rupestre de la Unesco de categoría 2, con sede en Santillana del Mar, requerirá una inversión del Estado español en torno a los cuatro millones de euros, detalló.

Altamira, referente mundial

«Altamira va a convertirse en un referente mundial de una manera institucionalizada. Es algo muy importante para Cantabria y muy importante para España. Desde Altamira se van a llevar a cabo políticas de conservación, de desarrollo, de investigación sobre el arte rupestre», explicó.

Al término de su reunión con Bokova, Benzo también confirmó que España regresará a partir de octubre como miembro del Comité de Patrimonio Mundial (encargado de las recomendaciones relativas a la inscripción de nuevos sitios), en el que estuvo en 2009.

El secretario de Estado de Cultura insistió en su firme compromiso con Altamira y recordó que el Gobierno tiene previsto invertir 4,5 millones de euros en el Museo a lo largo de la presente legislatura, como se anunció en una reciente reunión del Patronato. Una aportación plurianual que irá destinada a la musealización de la cueva de las estalactitas con el fin de permitir la visita de público; a la renovación de la exposición permanente; a la recreación del ‘Paisaje de Altamira’, así como a la renovación de la iluminación de la Neocueva, la mejora de la señalización exterior e interior del museo y la renovación de la climatización en todos los edificios del recinto.

La intención de Cultura es hacer del complejo de Altamira un proyecto museístico atractivo, avalado por las cifras de visitantes, que en 2016 fueron 285.990 personas, con una tendencia al alza.

Fue el anterior secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, quien dio a conocer que Altamira había sido el lugar elegido por España para acoger el centro de arte rupestre de la Unesco, que ahora está en Madrid, y para cuya instalación aseguró que ya había fijada una aportación presupuestaria. Su decidida apuesta por localizarlo en Cantabria ha sido mantenida por su sucesor en el cargo.

Con la Fundación Botín

En vista de que la actual legislación no permite desarrollar nuevos organismos autónomos a la Administración General del Estado, se optó por la puesta en marcha del centro a través de un convenio con la Fundación Botín, que también forma parte del Patronato de Altamira.

Según el proyecto sobre el que se está trabajando, la sede del nuevo Centro de Conservación del Arte Rupestre se ubicará en Altamira, en tanto que sus actividades se desarrollarán tanto en Santillana del Mar como en la propia Fundación Botín.

Fotos

Vídeos