«La ciencia no es algo para memorizar, sino para disfrutar y obtener resultados»

Jorge Martínez, con sus medallas de oro y plata/Roberto Ruiz
Jorge Martínez, con sus medallas de oro y plata / Roberto Ruiz

A Jorge Martín, Oro en la Olimpiada Nacional de Química, le gustaría que «se fomentara la participación de las chicas en los estudios y en las olimpiadas de ramas científicas»

MARÍA BUENAPOSADASantander

Tras inscribirse por un reto personal, Jorge Martín Álvarez (Argoños, 2000) ha resultado ser el primer cántabro en ganar la medalla de oro en las Olimpiadas Nacionales de Química celebradas en Salamanca, un puesto al que aspiraban más de 140 alumnos de Bachillerato de todas las comunidades de España. A pesar de que ha sido su año de debut en competiciones académicas, ya se ha llevado cuatro medallas en el ámbito nacional con su instituto Marqués de Manzanedo.

–¿Cómo le surgió la posibilidad de asistir a la Olimpiada Nacional de Química?

–Todo empezó con la Olimpiada Local de Física, a la que acudí porque es la rama de ciencia que más me interesa. Mi padre, que es profesor de esta materia y le ha atraído el certamen durante años, fue quien me animó. En principio asistí con la idea de que, si quedaba entre los diez primeros, ya era un logro. Pero cuando la gané y posteriormente me dieron la medalla de plata en la nacional, me animé a apuntarme al certamen de química, que ha resultado ser mi mayor éxito.

–En 31 años, ha sido es el primer cántabro en ganarlas. ¿Hay pocos jóvenes interesados en la ciencia en Cantabria o falta nivel?

–Sólo puedo hablar de mi caso. El hecho de poder representar a Cantabria en la fase nacional, tanto en Física como en Química, ya fue un verdadero placer, un honor y ni mucho menos esperaba algo así, así que poder llevar el nombre de nuestra región por todo el mundo resulta un orgullo mucho mayor, porque para mí no sólo voy a ser representante de España, sino de Cantabria.

–En cualquier caso, hay un debate abierto sobre la financiación de la investigación en España. ¿Cree que el Gobierno está invirtiendo lo suficiente o es un ámbito que se está dejando de lado?

–Conozco lo bajo que es el presupuesto comparado con otros países de nuestro entorno, y esto también va unido a que las instituciones científicas en España tienen menos fama y prestigio que las de otros países de Europa, EE UU o Canadá. En este sentido pediría que se financiara más la ciencia porque es el futuro, y aunque los científicos no aparezcan en las noticias o cobren tanto dinero como los futbolistas, a largo plazo su papel en el desarrollo de la sociedad es infinitamente más importante que el de gran parte de la gente popular. Por lo tanto, creo que lo primero que deberíamos hacer es valorar mucho mas la actividad científica, y posteriormente presionar a los gobiernos para que eleven el presupuesto de Estado para este tipo de iniciativas.

–Como joven que quiere dedicarse a ello, ¿cree que tendrá que irse fuera del país?

–En comparación con otros oficios, en España hay un evidente déficit de puestos de trabajo en el campo científico, pero esto no quiere decir que vayamos a tener que estar obligados a trabajar en el extranjero o a estar lejos de casa. Habrá muchos científicos españoles que estarán encantados de estar viviendo fuera y muchos extranjeros que quieran venir. Aún así, creo que si se sigue desarrollando la ciencia e impulsando iniciativas como estas olimpiadas, podremos aumentar el nivel científico de España y equipararlo con los países que nos rodean.

–¿Piensa que estas convocatorias de olimpiadas científicas son un buen incentivo para los alumnos?

–Creo que las olimpiadas son una forma de motivar la preparación científica, de que fuera de los institutos haya una ilusión en los alumnos por lograr un objetivo que puede ser tanto ganar como simplemente participar. Al fin y al cabo van a ganar tres, pero el resto de la gente que participa va a ir preparada, va a ir a hacer algo que les gusta y va a sentir satisfacción cuando vea que le ha salido el problema o que ha sabido resolver una cuestión que era muy difícil. Hay que intentar que a los niños les guste la ciencia y se interesen por ella, ellos son el futuro y necesitamos científicos en el futuro.

–¿Cómo se podría motivar a los jóvenes para estudiar una carrera científica? ¿Es sólo vocacional?

–Les diría que si les gusta cualquier parte de la ciencia, que sigan en ello, que profundicen y que disfruten con ello porque la ciencia no es algo que tengas que aprenderte de memoria o que sirva sólo para estudiar, la ciencia es algo para disfrutar, entender lo que se hace y llegar a obtener resultados que aporten algo a la humanidad. En especial me gustaría que se fomentara la participación de las chicas, en las dos pruebas nacionales a las que he asistido con más de 100 integrantes, ellas no representaban ni la mitad del porcentaje.

–¿Cree que hay desigualdad de género en el ámbito científico?

–Sí. Basta pensar en mi clase, somos 28 en total y solo hay 9 chicas, eso lamentablemente se reproduce en otras clases de Bachillerato de Ciencias de toda España. De la misma manera, he podido observar cómo también en carreras científicas puras y en los puestos de trabajo en empresas con mayor aplicación tecnológica de nuevo hay una falta de paridad. Por lo tanto la evolución natural ha sido que la desigualdad sea constante, es una brecha que hay que tapar. La clave reside en la educación, debemos tratar de educar de manera más igualitaria, y de no pensar que una mujer por poder quedarse embarazada va a ser menos productiva que un hombre en el mismo trabajo.

–¿Cómo va a enfocar su carrera cuando acabe bachillerato?

–El año que viene quiero estudiar el doble grado en Física y Matemáticas porque es lo que realmente me apasiona. En el ámbito profesional me gustaría dedicarme a la investigación, especialmente en dos apartados de la Física que son la Astronomía y la Física de Partículas. Trabajar con el acelerador de partículas de Ginebra es mi gran sueño pero aún me queda lejos todavía, primero tengo que estudiar para el examen de la semana que viene.

–Pero, ¿seguirá compitiendo en olimpiadas o tras el oro se retira?

–No, después de esta olimpiada nacional los cuatro primeros representaremos a España en las fases supranacionales, primero en la Olimpiada Internacional de Química, que celebra su 50 aniversario y tendrá lugar en julio entre Praga y Bratislava. Y posteriormente en El Salvador, donde tiene lugar la fase Iberoamericana y también participaremos los cuatro representantes de España contra alumnos de Latinoamérica. A día de hoy, para mí el premio de las olimpiadas internacionales es estar allí, ya sabemos que hay participantes de China, Japón o Rusia que llevan preparándose para esa olimpiada desde hace tres o cuatro años y es realmente complicado competir contra ellos. Pero merecerá la pena de todas formas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos