Ciudadanos saca músculo tras el 'efecto catalán' y dispara su afiliación

Rubén Gómez y Felix Álvarez, durante la noche electoral de junio de 2016. /DM
Rubén Gómez y Felix Álvarez, durante la noche electoral de junio de 2016. / DM

La formación naranja ya ha superado los militantes que tenía antes de su escisión en Cantabria con la marcha de Juan Ramón Carrancio y un tercio de sus bases

ENRIQUE MUNÁRRIZ SANTANDER.

Ciudadanos crece en Cantabria, y no solo lo hace en las encuestas. También la afiliación del partido naranja ha obtenido un fuerte empujón en los últimos meses, lo que vendría a demostrar la aprobación de sus simpatizantes a la postura mantenida durante los momentos más delicados de la crisis catalana. La atracción que despierta el partido de Albert Rivera y, sin duda alguna, la euforia que se desató con el 'efecto Arrimadas' en Cataluña, han permitido recuperar el músculo perdido el pasado verano por la escisión de la formación naranja con la salida de Juan Ramón Carrancio, los concejales de Santander David González y Cora Vielva y un nutrido grupo de afiliados -las cifras bailan entre 200 y más de 70 según el protagonista que las contabilice- . En concreto, en los últimos meses la formación ha crecido más de un 10% y ya se han superado los 330 militantes «de forma holgada», a falta de recibir los últimos datos de Madrid, y se mueve en cifras «que no habíamos tenido nunca», según detalla su portavoz parlamentario, Rubén Gómez.

Ver más

Los datos internos del partido revelan un crecimiento «muy importante en toda la comunidad autónoma» desde que el desafío secesionista se recrudeció. La formación de Rivera creció como la espuma en el territorio entre finales de 2014 y mediados de 2015, aunque tras los comicios autonómicos y municipales de mayo sufrió un retroceso. Algunos militantes se fueron por su propio pie y a otros se les invitó a marcharse por haber roto la disciplina interna al inicio del mandato o por no comulgar con los postulados del partido. Ahora el ciclo se ha dado la vuelta y están registrando «una media de siete afiliados por semana, uno al día, en toda la región».

El mayor crecimiento se está dando en Santander, «con dos o tres nuevos inscritos cada semana», Camargo, donde hay 40 personas y antes prácticamente no existía, y en las zonas centro y oriental. «En casi seis meses nos hemos repuesto de una escisión y ya hemos superado la cifra de afiliados que teníamos antes del verano», recalcó Gómez.

En el partido están convencidos de que una de las claves del ascenso ha sido «mantener un discurso claro y creíble en Cataluña y en toda España». Los dirigentes naranjas consideran que la implantación es fundamental para tratar de asaltar el centro político en la cita electoral de 2019. En las autonómicas de mayo de 2015 Cs logró 22.165 votos y dos diputados. La implantación, a pesar de haber experimentado un crecimiento rapidísimo en seis meses, era real en cuatro municipios del territorio (Santander, Piélagos, Bezana y Santoña). Pasados los años, el objetivo es poder presentarse en los 25 ayuntamientos más poblados y, a día de hoy, su presencia consolidada ya llega a 17 de ellos, caso de Torrelavega, Camargo, El Astillero, Medio Cudeyo, Castro Urdiales, Buelna o San Vicente.

El portavoz autonómico, Félix Álvarez, sostiene que «a lo largo de este año Cs Cantabria se centrará en atraer talento para conformar los mejores equipos, tanto en el plano autonómico como en el municipal», con el objetivo de «dar una alternativa a los cántabros para que no se conformen ni con el viejo bipartidismo ni con la alternativa trasnochada que representa Miguel Ángel Revilla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos