«Confío en que en el PSOE cántabro se abra un camino de humildad y trabajo conjunto»

La exministra de Medio Ambiente, el domingo en Santander / Celedonio Martínez

Cristina Narbona. Presidenta del PSOE. «Me habría gustado que se hubiera hecho un esfuerzo de integración como el que hicimos a nivel federal. Ahora es el tiempo de los proyectos»

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Cristina Narbona, actualmente presidenta del PSOE de Pedro Sánchez, estuvo el pasado domingo en Santander clausurando el XIII Congreso regional y queriendo aportar su granito de arena al entendimiento entre los socialistas de Eva Díaz Tezanos y los de Pablo Zuloaga. No fue posible, pero lo llevó -al menos externamente- con la prudencia que le caracteriza.

-Este fin de semana los socialistas de Andalucía no integraron a un solo 'sanchista' en su Ejecutiva. Al contrario de lo ocurrido en Cantabria, donde la dirección está copada por ellos. ¿Le preocupa o al menos le da que pensar?

-La verdad es que me habría gustado que hubieran hecho un esfuerzo como el que hicimos a nivel federal. No hay precedentes que una ejecutiva federal integre a uno de los rivales del propio secretario general -en referencia a Patxi López, que se confrontó con Pedro Sánchez en las primarias y luego ha sido designado secretario de Política Federal- o a Guillermo Fernández Vara, partidario de Díaz. Esto ayuda a avanzar desde una unión de posiciones que antes podían haber sido distintas. Ahora ya no es el tiempo de las personas, sino de los proyectos.

«No es mala en sí misma. Aquí se tiene que visibilizar lo que el PSOE aporta al Gobierno de Cantabria»

-En este congreso en Cantabria ha habido numerosas quejas por la 'cero integración' de la lista del nuevo secretario general. ¿Cómo lo ve?

-Es que esto de la integración es como el amor, tienen que querer las dos partes. Me consta que hubo ofertas y que al final no ha sido posible. Me hubiera parecido positivo que se integrara, y todavía más que a partir de hoy haya una enorme dosis de lealtad y generosidad que permita que el PSOE en Cantabria emprenda un rumbo ganador. Tenemos que convertirnos en una alternativa de gobierno y que a eso contribuyan todos los militantes.

-¿Qué le parece la situación en la que queda Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta de la región pero ya sin autoridad en el partido y, al tiempo, una persona importante de cara a las próximas elecciones?

-Nuestro partido debe ir asumiendo que las bicefalias no son negativas y que el hecho de que las responsabilidades recaigan en distintas personas no es malo en sí mismo. Yo he seguido de cerca al bipartito en Cantabria y creo que los socialistas han conseguido logros importantes. Se tiene que seguir visibilizando todo lo que aporta el PSOE a una coalición, porque corremos el riesgo de que no se identifique quién promueve qué. Y me consta que aquí se están haciendo muchas buenas cosas en Sanidad, en Servicios Sociales... Será muy importante que los cántabros sepan quién está promoviendo estas políticas y para eso se va a necesitar a todo el partido.

-En lo interno, ¿cómo le gustaría que se gestionara a partir de ahora la relación Zuloaga-Tezanos?

-Yo soy presidenta del PSOE federal, no me dedico a dar lecciones a nadie. La historia de lo que ha ocurrido aquí la conocen sus propios protagonistas, pero confío en que haya grandes dosis de responsabilidad y emprendan un camino de humildad y trabajo conjunto.

-Justamente está habiendo muchas declaraciones en sentido contrario. De cara a la galería se habla de unidad, pero hay gente que anuncia que habrá muchas zancadillas.

-Yo espero sinceramente que no sea así porque sería tirar piedras contra nuestro propio tejado. Los militantes deben compartir mayoritariamente el proyecto que lidera Pedro Sánchez. Y el resultado de Sánchez en Cantabria hace pensar que los militantes pueden adoptar esa posición de exigencia hacia los cargos orgánicos y de representación institucional.

«La integración es como el amor, tienen que querer las dos partes. Me consta que hubo ofertas»

-Una encuesta reciente indicaba que el 51% del PSOE preferiría aliarse con Ciudadanos antes que con Podemos. ¿Le sorprende?

-No me sorprende excesivamente porque en los últimos tiempos la imagen que ha podido llegar a la ciudadanía de las posiciones de Podemos no ha sido muy positiva para ellos como representantes de las 'nuevas políticas'. Muchos de nuestros votantes y militantes mantienen en la memoria la imagen desafortunada de la imposibilidad de la llegada Pedro Sánchez al Gobierno por la abstención de Pablo Iglesias, y eso para nuestra gente es algo difícil de superar. Con Podemos, igual que con Ciudadanos, estamos buscando los espacios de encuentro que sean posibles. Hay agendas distintas, pero el PSOE cuenta con 85 diputados y nosotros solos no podemos cambiar el rumbo del PP, aunque sí podemos insistir en la necesidad de esos cambios.

Fotos

Vídeos