La DGT controlará, hasta el domingo, la velocidad en las carreteras convencionales

La DGT controlará, hasta el domingo, la velocidad en las carreteras convencionales
R. Milán

La campaña se realizará simultáneamente en treinta países europeos

DM .
DM .Santander

Desde este lunes y hasta el próximo domingo 22, la Dirección General de Tráfico vigilará la velocidad en las carreteras convencionales. Se traya de una nueva campaña de concienciación que se realiza de forma simultánea en casi treinta países integrados en la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL). En esa formación se incluye la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC).

Tráfico ha invitado a los ayuntamientos a sumarse a la campaña de modo que también en las vías urbanas se realice esta labor de control de la velocidad, pues recuerda que en las ciudades los peatones son los usuarios que más fallecidos registran y la velocidad la principal causa de ellos.

La DGT insiste en que, según establece la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) y la Conferencia Europea de Ministros de Transporte (ECMT), la velocidad, ya sea excesiva o inadecuada, es «un problema de seguridad vial en muchos países». Tráfico recuerda que, según ambos organismos, la mitad de los conductores circulan a velocidad inadecuada y un 20% supera en 10 kilómetros por hora el límite establecido.

La DGT plantea una reducción genérica de la velocidad en las carreteras convencionales con un máximo de 90 kilómetros por hora

Según apunta el organismo dependiente de Interior, no respetar los límites de velocidad determina la incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente de tráfico. Además, señala que en el caso de accidentes mortales, en un 21% de ellos, la velocidad fue un factor concurrente.

En 2016 (último año con datos consolidados), más de 350 personas fallecieron en las carreteras en accidentes en los que la velocidad fue uno de los factores concurrentes. En Cantabria, de los 10 fallecimientos acaecidos en vías interurbanas en 2016, en tres de ellos aparece como factor concurrente la velocidad inadecuada.

Reducción de velocidad en la nueva ley

Con todo ello, la DGT confirma que va a incluir en la nueva Ley de Tráfico una «reducción genérica» de la velocidad en carreteras convencionales. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ya anunció la semana pasada que se estaba estudiando esta medida. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, confirmó también esta posibilidad.

La idea es, según indica Serrano, que la totalidad de estas vías tengan un límite de velocidad de 90 kilómetros por hora, pero los titulares de estas vías podrán elevar este límite a los niveles que consideraran razonables, atendiendo a la conservación y trazado de la misma.

Según diversos estudios, una disminución del 1% de la velocidad media de una carretera, produce una reducción del 4% en las colisiones mortales

«La evidencia científica y los accidentes que cada día se producen en nuestras carreteras nos llevan a reducir la velocidad como medida necesaria si queremos reducir la siniestralidad y el dolor de miles de familias», sostiene.

En la actualidad, sólo Austria, Alemania, Irlanda, Polonia y Rumanía tienen un límite de 100 kilómetros por hora en carreteras convencionales. Una quincena de países tienen establecido un límite de 90, entre los que se encuentran Italia, Portugal, Grecia, Francia y Bélgica, mientras que ocho no pueden circular a más de 80, como Dinamarca, Finlandia o Chipre. Sólo en Suecia este límite está por debajo de 80 (a 70 kilómetros por hora), según datos de la Comisión Europea.

Asimismo, Tráfico informa de que, según diversos estudios, una disminución del 1% de la velocidad media de una carretera, produce una reducción del 4% en las colisiones mortales (Nilsson). Por su parte, Elvik mostró que reducir 10 kilómetros por hora el límite de velocidad implica una rebaja de 2,5 kilómetros por hora en la velocidad media.

Así, Tráfico concluye que, teniendo en cuenta ambos autores, se podría afirmar que rebajar 10 kilómetros por hora el límite de velocidad implicaría una disminución de la mortalidad de en torno al 10%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos