Delegación de Gobierno acepta las recomendaciones del Defensor del Pueblo tras la denuncia de la PAH

Delegación de Gobierno acepta las recomendaciones del Defensor del Pueblo tras la denuncia de la PAH
Javier Cotera

La denuncia se remonta a la ocupación de las oficinas de Liberbank por parte de la plataforma en julio de 2015

DM .
DM .Santander

El Delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, ha aceptado las recomendaciones que ha planteado el Defensor del Pueblo tras la queja formulada por un miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Óscar Manteca.

En julio de 2015 Manteca fue denunciado ante la Delegación de Gobierno por agentes del Cuerpo Nacional de Policía durante una acción en una oficina de Liberbank, y tras una instrucción nula Samuel Ruiz firmó una sanción de 601 euros, confirmada después por el Ministerio del Interior.

En aquel momento, Manteca ya avisó de que recurriría la multa «hasta donde hiciera falta». Presentado el caso ante el juez, este decretó la nulidad del procedimiento por haber violado Samuel Ruiz y la instructora del procedimiento la presunción de inocencia del entonces portavoz de la PAH y secretario de Comunicación de Podemos, según explica en una nota de prensa la PAH.

Posteriormente, y con intención de que «una situación así no se repitiese», informa la plataforma, se presentó una queja ante el Defensor del Pueblo cuyo resultado ha sido una serie de recomendaciones para el Delegado del Gobierno. Esas recomendaciones incluyen que el instructor «practique de oficio todas aquellas pruebas que puedan llevar a un mejor esclarecimiento de los hechos denunciados». También que «exija a los agentes denunciantes que se refieran explícita y detalladamente a las alegaciones formuladas por los interesados»

Para la PAH, con estas indicaciones formuladas por el Defensor del Pueblo queda «más que demostrado que la sanción solo tenía intención de amedrentar a los activistas sociales para no realizar protestas públicas usando la 'Ley mordaza' de forma ilegal»

«Esto -afirman- es un paso más en la intención represiva de las instituciones frente a los que usan su derecho a protestar, con casos sonados como el de los estudiantes juzgados por 'preguntar no es delito' o acciones contra periodistas y líderes sindicales.

«Si Samuel Ruiz tuviera la más mínima integridad dimitiría, pero dudamos que la tenga, por lo que seguirá agarrado a la poltrona y tendrá a la PAH delante para evitar que vuelva a violar la presunción de inocencia de nadie», concluyen.

Ocupación no violenta

Tras los altercados, la PAH indicó que la «ocupación» de la entidad bancaria fue «no violenta» y que la Policía llegó para desalojar a petición de Liberbank y, «tras pedir los agentes la identificación a los miembros de la PAH, procedieron a sacar en volandas a los mismos hasta que solo quedaba Oscar en la oficina».

Según narraron encontes, los policías «sacaron» a Manteca de su bolsillo la cartera, lograron su permiso de conducir, y se lo devolvieron para, luego, sacarle «a rastras de la oficina sin más problemas».

La PAH añadió que la Policía no informó de la denuncia que iba a redactar, en la que constaban frases que Manteca considera «absurdas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos