Delegación de Gobierno autoriza a 19 establecimientos de Cantabria a vender pirotecnia

Delegación de Gobierno autoriza a 19 establecimientos de Cantabria a vender pirotecnia
Alberto Aja

Garantizar el buen estado de los productos es una de las recomendaciones para evitar riesgos

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Asomarse a la ventana tras las doce campanadas para ver estallar cohetes y petardos, con las pobres mascotas escondiéndose allá donde pillen, es ya una tradición arraigada. Pero hacerse del material necesario no es tan sencillo.

La Delegación del Gobierno en Cantabria ha autorizado a 19 establecimientos de la región a vender pirotecnia durante el periodo navideño, de los que 5 tienen una autorización permanente y los otros 14, temporal.

Los cinco establecimientos que cuentan con una autorización permanente están en Boo de Guarnizo (El Astillero), Hazas de Cesto, Quijas (Reocín), Igollo de Camargo y Sobremazas (Medio Cudeyo).

Los otros 14, a los que se les ha concedido de forma temporal, hasta el 6 de enero, se reparten entre Santander, en donde son seis los establecimientos; Torrelavega, con dos; Santa Cruz de Bezana, con dos; Colindres, con otros; y Laredo y Castro Urdiales.

La Delegación del Gobierno recuerda que la venta de estos productos está regulada por una serie de normas y que no respetarlas supone la incoación de un expediente sancionador por infracción grave o muy grave contra la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana.

Esta terminantemente prohibida la venta ambulante y los establecimientos autorizados para vender y almacenar productos pirotécnicos, entre el 20 de diciembre y el 6 de enero, deberán cumplir con numerosos requisitos en materia de seguridad, tanto ciudadana como de carácter industrial.

La Delegación del Gobierno destaca también que es «muy importante» comprar estos productos solo en los comercios autorizados, para garantizar así que están en perfecto estado y que se acompañan de las instrucciones necesarias para manipularlos adecuadamente y evitar accidentes.

Precaución

Además recuerda que la manipulación irregular de estos productos puede provocar lesiones muy graves. Esta misma semana, un menor de Jaén perdía la mano por la explosión de un petardo, por lo que resulta imprescindible adoptar todas las medidas de precaución que establecen los fabricantes.

Así, nunca se deben encender en un interior a no ser que estén específicamente diseñados para ello, ni dispararlos contra personas, vehículos, edificios y animales ni sostenerlos con las manos una vez encendidos, a excepción de las bengalas. Este caso se dio en Santander hace unas semanas, cuando tres jóvenes de Palencia se entretuvieron de madrugada lanzando bengalas de señalización marítima en pleno centro de la ciudad.

Tampoco se pueden guardar en bolsillos o bolsos de mano durante mucho tiempo y hay que comprobar siempre la dirección del viento antes de encender un producto, evitando hacerlo con rachas superiores de los 25 kilómetros por hora.

Medidas

Algunos municipios han puesto en marcha medidas para regular este tipo de materiales. Es el caso de Torrelavega, que ha limitado el horario posible para el lanzamiento de petardos, mechas, bengalas y cohetes, no solo durante las navidades sino también en las fiestas patronales.

Una campaña que se se desarrolla bajo el lema 'Si causa daño no es tan divertido. No a la pirotecnia', y en ella el Ayuntamiento llama a los ciudadanos a circunscribir el uso de la pirotecnia al espacio de una hora, entre las doce campanadas del 31 de diciembre y la una de la madrugada de esa misma noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos