«Hemos demostrado que no había maltrato a la gata y que era falso todo lo que se decía»

La gata negra es transportada ante las miradas de la multitud concentrada en Carasa / Roberto Ruiz
Carasa

El alcalde de Voto, José Luis Trueba, se muestra «contento» y «feliz» porque la ‘Gata Negra’ se celebró sin incidentes tras las críticas previas de los colectivos animalistas

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El alcalde de Voto, José Luis Trueba (PP), no podía ocultar el pasado jueves su satisfacción y felicidad un días después de ver cómo la localidad de Carasa pudo cumplir con su tradición de celebrar la fiesta de la ‘Gata Negra’ (la de este año fue la edición 540) sin ningún tipo de incidencias. Y eso a pesar de las 145.000 firmas recogidas en change.org por la plataforma Acción para el Respeto Animal (ARA) pidiendo que se sustituyera la gata por un peluche o una persona disfrazada, y pese a las denuncias de otros colectivos animalistas.

«Hemos demostrado que no había maltrato a la gata y que todo lo que se había dicho era falso. Además, le hemos dado publicidad al municipio, al pueblo de Carasa y a la fiesta. Les ha salido el tiro por la culata», aseguró Trueba, que hizo una «valoración positiva» del desarrollo del festejo. El alcalde de Voto fue muy tajante este jueves a la hora de asegurar que han «desmontado a los acusadores que ha habido hasta ahora, que dan informaciones infundadas, tergiversadas, cuando no falsas, y que han alarmado a la gente. Hemos demostrado que esos argumentos que esgrimían eran totalmente falsos, y por eso estoy contento y feliz».

El regidor popular, que estuvo acompañado durante la fiesta por el diputado del PP, Íñigo Fernández; el concejal de Laredo, Alejandro Liz y el secretario general del PP pejino, Miguel González, entre otros, señaló que el desarrollo de la fiesta fue «normal» y «conforme a lo que teníamos previsto».

Tanto Trueba como la alcaldesa pedánea de Carasa, Sheila Pérez (PRC), tenían la duda y la preocupación por si podía producirse algún tipo de revuelta por parte de alguien que acudiese en «plan provocador. Pero al final, los agentes de la Guardia Civil evitaron los primeros y únicos conatos y todo el desarrollo posterior transcurrió con normalidad». El alcalde de Voto no pasó por alto la presencia de numerosos medios de comunicación, que acudieron a la cita como consecuencia de la polémica suscitada días atrás. «La gran presencia de medios de comunicación ha sido muy positiva porque hemos demostrado a todo el mundo que estaba delante, con luz y taquígrafos, que no había maltrato a la gata y que todo lo que decía esa gente era infundado. Aunque, me figuro, que habrá alguno que no se baje del burro y siga pensando lo mismo».

«Conciencia tranquila»

Trueba quiso dejar claro que tanto él como los organizadores de la fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, tienen la «conciencia tranquila. Ha salido todo a las mil maravillas». En este sentido, se mostró satisfecho porque tanto el informe del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) como el del veterinario de Voto, Jesús María Castillo, «son bastante favorables, así que no tengo pesadumbre».

Como ya informó este jueves a este periódico, dos agentes del Seprona comprobaron durante la fiesta que tanto la gata como el poni que tiraba del carro en el que fue transportado el felino estuvieran en regla;es decir, que contaran con su chip y su cartilla sanitaria.

Ver más

Fotos

Vídeos