Desarticulada una organización criminal en Cantabria dedicada al tráfico de drogas

La Policía Nacional ha detenido a catorce personas en Cantabria | En los registros domiciliarios se les ha intervenido, además de diversas cantidades de droga, tres armas de fuego, once vehículos y 11.255 euros

DM .Santander

La Policía Nacional ha desmantelado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, con la detención en Cantabria de 14 personas, nueve hombres y dos mujeres.

Los arrestados se dedicaban presuntamente a la venta y distribución de sustancias estupefacientes, como cocaína, éxtasis, hachís y marihuana.

En los registros domiciliarios practicados se les ha intervenido 881 gramos de cocaína, 182 gramos de hachís, 300 gramos de marihuana, 15 gramos de éxtasis, además de un kilogramo de sustancias utilizadas para la adulteración de las drogas incautadas. Los agentes también encontraron tres armas de fuego, dos pistolas y un rifle y abundante munición para las mismas; así como 11.255 euros , once vehículos que utilizaban para sus desplazamientos, 8 balanzas de precisión, un chaleco antibalas, bolsas plastificadas con recortes para la preparación de dosis de droga y numerosas agendas y libretas con anotaciones contables.

Los agentes encontraron durante los registros tres armas de fuego, 11.255 euros, once vehículos y un chaleco antibalas

De los detenidos, diez contaban con antecedentes. El Juzgado de Instrucción que judicializó las investigaciones decretó el ingreso en prisión de seis de ellos.

Las investigaciones comenzaron en junio del pasado año, cuando los agentes policiales que se dedican a la investigación de estas actividades detectaron que una persona, conocida por su trayectoria delictiva en el ámbito del tráfico de drogas, continuaba con su actividad de venta y distribución de cocaína, con gran intensidad y acusado volumen de sustancia movilizada. Las gestiones policiales y dispositivos de vigilancia y seguimiento efectuados terminaron identificando a un gran número de consumidores de esta droga y “clientes” de esta persona a los que proporcionaba sustancias.

La organización tenía once coches para la distribución de la droga.

Días después, la Policía identifica a otros dos individuos que abastecen al anterior de esta droga para su puesta en venta, contando uno de ellos con una actividad laboral que se erige en instrumento idóneo y pantalla perfecta para los fines de su real y efectiva fuente de ingresos que es el tráfico de drogas, y que consiste en el reparto de paquetería y mensajería, como autónomo. Los agentes también identificaron al proveedor que sirve la cocaína a los anteriores y a otra persona encargada de la guarda y custodia de dicha sustancia estupefaciente. La investigación conduce a la identificación de otras seis personas más, que actúan como distribuidores de la droga.

Uno de los detenidos planeaba el robo de una vivienda en Santander, al saber que los propietarios tenían una caja fuerte con dinero

Se trata por lo tanto de una organización cuya dinámica y estabilidad les reporta una ingente cantidad de beneficios económicos que es directamente proporcional al lugar que ostenta cada cual en la pirámide delictiva y que supone un permanente y continuo flujo de sustancia estupefaciente. Se ha estimado que la frecuencia de venta y distribución de cocaína por parte de dicha organización ha sido de un kilogramo por cada tres semanas.

Planeaban un robo

Dos de los investigados se encontraban realizando labores preparatorias para asaltar a los moradores de una vivienda en Santander, al saber que los propietarios tenían en el interior una caja fuerte con una importante cantidad de dinero en efectivo. Por tal motivo se decide precipitar la explotación operativa, tanto para desarticular la organización y paralizar de manera efectiva su actividad de tráfico de estupefacientes, como para frustrar la presunta comisión del robo con violencia que se planeaba.

Los registros domiciliarios se llevaron a cabo en Santander, Villanueva de Villaescusa y Potes.

Fotos

Vídeos