El desescombro impide reabrir el túnel de Tetuán durante la Semana Grande

La base de la grúa utilizada para los trabajos obstruye la entrada a la boca sur del túnel de Tetuán / Antonio 'Sane'

La empresa Palomera, responsable de las labores sobre el edificio, advierte que será «un trabajo lento, para no dañar la estructura», y que podría dilatarse 15 días

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

La voz de alarma la dio la tarde del miércoles uno de los policías nacionales que se afanaban en levantar un cordón de seguridad alrededor del edificio. Nadie se había percatado entonces, con los cascotes del derrumbamiento aún humeando en el suelo, de cerrar el túnel de Tetuán al tráfico de peatones y bicicletas, que seguían circulando por la zona peligrosa. Aquellos transeúntes que se encontraron con semejante espectáculo a su salida del pasadizo serán los últimos que lo atravesarán en semanas, porque según los expertos responsables de los trabajos de demolición y limpieza, y la propia alcaldesa, el desescombro podría dilatarse hasta 10 o 15 días más. Después, se espera poder entrar en el inmueble para realizar una valoración y analizar sobre el terreno las causas de lo ocurrido.

«Son trabajos lentos, que deben realizarse con cuidado para no dañar la estructura del resto del edificio. Hay que tirar lo que queda y cortar los hierros del forjado que han quedado al aire», explicó José Barrios, ingeniero responsable de Palomera, la empresa que se ocupa desde la noche del miércoles del acondicionamiento del edificio.

Muchos vecinos de la zona también se ven afectados, indirectamente, ya que cualquier contratiempo, y más aún en verano, trae consecuencias en forma de atascos. Ayer la circulación quedó abierta a las 13.20 horas en la rotonda de La Sardinera y se restableció el tráfico en Casimiro Sainz, la calle del Sol y Tetuán. Pero el túnel es otra historia.

Gema Igual aclaró por la tarde que el túnel permanecerá cortado al tránsito tanto para los vehículos como para peatones y ciclistas por las obras de desescombro y por razones de seguridad. De hecho, la boca sur del pasadizo se utiliza desde el primer momento como base para instalar la gran grúa con la que se procede a las trabajos sobre el edificio. «Palomera, la empresa que se está encargando del desescombro, trabaja bajo las premisas de garantizar la seguridad de los operarios y de no dañar la parte del edificio que sigue en pie», señaló.

Plazos que pueden variar

Los tiempos están dados, pero la alcaldesa advirtió de que ese plazo, que es el que se ha dado este jueves a los vecinos, es «muy estimativo», ya que «depende» de las labores que se desarrollen día a día, de lo que se vaya encontrando y de otros factores como, por ejemplo, la meteorología. Según señaló, en todo momento hay dos operarios que trabajan en un cajón de la grúa «por encima del edificio» extrayendo los escombros. «Se va a seguir trabajando 24 horas», dijo la alcaldesa, quien explicó que una vez que se desescombre, se podrá entrar en el edificio para iniciar la valoración.

Fotos

Vídeos