El detenido por abusar de su hija adoptiva alega que fue una relación consentida

El detenido por abusar de su hija adoptiva alega que fue una relación consentida

El juez acordó la prisión incondicional y sin fianza del hombre de 67 años, que se encuentra en el penal de El Dueso, dada la gravedad de los delitos

CONSUELO DE LA PEÑA

Sereno y consciente de la gravedad de las imputaciones, el hombre de 67 años detenido por la Guardia Civil como presunto autor de abusos sexuales a su hija adoptiva y a dos sobrinas, cuando todas ellas eran menores, ha reconocido parcialmente los hechos. Se trata de una confesión de parte, muy alejada de los hechos denunciados por la víctima, declaración con la que, en principio, evitaría cualquier tipo de responsabilidad penal.

El hombre admite que mantuvo relaciones sexuales con su hija adoptada, pero sostiene que fueron consentidas y que se iniciaron cuando la menor tenía 16 años, lo que, en principio, no constituiría un delito de abuso sexual. Además, niega el contacto sexual con sus sobrinas.

Ésta ha sido su primera declaración ante la Guardia Civil, que ratificó después en el juzgado, según ha podido saber este periódico de fuentes próximas al caso. Los agentes de la Benemérita procedieron a su detención el pasado día 9, después de que la víctima, que hoy tiene 21 años, se decidiera a dar un paso al frente que la llevó a contar al Equipo de la Mujer-Menor (Emume) de la Guardia Civil todos los episodios de continuos abusos sexuales de los que fue objeto por parte del padre desde el mismo momento de su adopción, cuando tan solo tenía ocho años.

En 2015, el legislador elevó la edad de consentimiento sexual a los 16 años

El matrimonio, que reside en un pueblo de Cantabria, adoptó a dos hermanos, una niña y un varón unos años mayor que ella. Desde el primer momento el padre puso sus manos sobre la pequeña, pero no para quererla, sino para llevarla a un infierno, aprovechando que se encontraban solos y siempre con la excusa de que «se trataba de algo normal y era un secreto». A medida que la niña crecía, el supuesto abusador perfeccionaba la agresión hasta llegar al acceso carnal pleno bajo amenazas y coacciones a la hija. Así lo contó la joven a la Guardia Civil en un estremecedor relato y así lo ha denunciado en el juzgado. Los agentes detuvieron al depredador sexual el pasado día 9 y el juzgado de guardia ordenó su ingreso en prisión incondicional y sin fianza al día siguiente. Pero antes de ingresar entre barrotes, el supuesto abusador esbozó un mecanismo de defensa. Sólo reconoció aquello que no podía perjudicarle. Dijo que cuando su hija cumplió 16 años comenzó a tener relaciones sexuales con ella, pero consentidas, y que continuaron hasta después de la mayoría de edad. Este reconocimiento parcial no es baladí, porque supone admitir un hecho que no es delito, según fuentes jurídicas consultadas.

En 2015, el legislador modificó el Capítulo II Bis del Código Penal y elevó la edad del consentimiento sexual a los dieciséis años, de manera que los actos sexuales con una mujer de esa edad, si son consentidos, dejan de ser delito, salvo que se den otras circunstancias periféricas. Por eso, el reconocimiento parcial de los hechos por parte del imputado hay que enmarcarlo en ese escenario.

El Juzgado de Instrucción número 3 se ha hecho cargo de la causa

Sin embargo, negó que hubiera abusado de dos sobrinas, como le acusa la Guardia Civil, según la cual el encausado habría abusado también en una ocasión de una sobrina cuando tenía 10 o 15 años, y de una hermana de ésta desde que tenía 10 años y durante cuatro años más.

La declaración del imputado ha sido más bien parca en detalles, si bien ha eximido a su esposa de toda culpa. De acuerdo con su versión, la madre adoptiva ignoraba la situación. «Ella no sabía nada», ha dicho. Pero tampoco ha sido mucho más explícito. No ha concretado ni cuándo, ni cómo empezó la relación con su hija adoptiva, que concluyó tras alcanzar la mayoría de edad, según su testimonio.

El Ministerio Fiscal no dio ningún crédito a su declaración y pidió al juez de guardia el ingreso en prisión incondicional, sin fianza del imputado, una petición que atendió el titular del Juzgado de Instrucción número 2, en funciones de guardia el pasado día 9. Ahora el procedimiento ha pasado por turno al Juzgado de Instrucción número 3, que se hará cargo de la causa y ya ha abierto diligencias. Durante su tramitación el acusado tendrá que declarar de nuevo sobre los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos