Díaz Tezanos exigirá blindar a su equipo para seguir como vicepresidenta

Pablo Zuloaga conversa con José María Álvarez, líder de UGT, en la UIMP / María Gil Lastra

La exsecretaria general no está dispuesta a desmantelar su Gobierno y quiere el control del grupo parlamentario para mantener la acción del bipartito con autonomía

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Pablo Zuloaga tendrá todo el poder en el PSOE cántabro. Una ejecutiva a su medida, un proyecto político propio, casi idéntico al de Pedro Sánchez, la mayoría del Comité Regional... Pero si Eva Díaz Tezanos acepta su oferta de mantenerse como vicepresidenta de Cantabria no controlará el Ejecutivo. La exsecretaria general exigirá el blindaje de su equipo al nuevo líder socialista –aunque asume y está dispuesta a hacer algún guiño a los ‘sanchistas’ con alguna incorporación tras perder las primarias– y el control del Grupo Parlamentario para que no se interfiera en la acción del bipartito.

Así se desprende de las conversaciones que Díaz Tezanos ha mantenido con los representantes territoriales que la apoyaron en la campaña. La primera señal la dio la noche del martes durante la reunión que mantuvo con cerca de 60 personas en Bonifaz, donde anunció a sus colaboradores que había rechazado la presidencia del PSOE pese al ofrecimiento del flamante líder al considerarlo «una humillación», como adelantó este periódico. Aunque Díaz Tezanos no se pronunció de forma explícita sobre su continuidad en el bipartito, tanto ella como su equipo no están dispuestos a ser una marioneta de la nueva dirección regional por mantenerse en el cargo. Si se queda, será con autonomía y con su gente de confianza. «Se puede hacer algún cambio, ella también había anunciado que los haría, pero no puede ser una purga», analizan algunos de los presentes.

Amparo Rubiales responde a Tezanos que ser presidenta del PSOE «es todo un honor»

La número dos del Gobierno cántabro no va a tomar ninguna decisión antes de que Zuloaga le diga qué piensa hacer con el Gobierno. El lunes por la tarde, en el encuentro que ambos tuvieron para hablar del futuro, ya se lo advirtió. Díaz Tezanos quiere conocer la letra pequeña de todos los cambios que el nuevo jefe pretende hacer en primera, segunda y tercera filas, incluido si piensa en relevar a la portavoz parlamentaria, Silvia Abascal, que ayer puso su puesto a disposición del nuevo líder. Y quiere saberlo antes del congreso regional que tendrá lugar el día 29, ya que tanto ella como sus afines dicen no fiarse del secretario general. Hay quien pide en su círculo de confianza que todo quede firmado negro sobre blanco ante notario o como un pacto.

Ver más

Sin embargo, Zuloaga cree que ahora toca centrarse en el cónclave regional, sellar una lista de delegados con consenso proporcional a los resultados de las primarias y cerrar la Ponencia Política antes de hablar de cambios en el bipartito. «Eso ya llegará», repite cada vez que se le pregunta. No quiere abrir esa patata caliente mientras trata de lograr un importante apoyo de cara a su proclamación.

Los de Díaz Tezanos recuerdan que Zuloaga siempre ha defendido la bicefalia y que el Ejecutivo «funciona bien». Ahora están dispuestos a aprovechar esa baza para evitar una «cascada de relevos durante los próximos meses». «Tenemos un equipo sólido, cohesionado y que funciona, no hay por qué romperlo», recalcan. Además, alertan del riesgo que «supone mantener en el aire una crisis de gobierno durante dos meses porque la presión de los medios en cada acto público de cualquier miembro del PSOE se va a centrar ahí». La muestra más evidente es que los consejeros socialistas han desaparecido desde el domingo. Ni siquiera fueron ayer a la visita de los Reyes a Santo Toribio de Liebana.

La guardia pretoriana de la vicepresidenta está dispuesta a mantener un pulso con la nueva dirección al contar con el respaldo del 46% de los afiliados frente al 53% que votó por Pablo Zuloaga. Se ve con músculo para lanzar un órdago a los ‘sanchistas’, cuenta con el poder institucional y la mayoría de la alcaldías. Este hecho visibiliza la «fractura interna» y la «división» existente, como anunció Díaz Tezanos al asumir su derrota electoral por 166 votos frente al alcalde de Bezana.

Los de Díaz Tezanos se posicionaron en su mayoría durante el encuentro por quedarse en el Ejecutivo, pero no a cualquier precio. Creen que Zuloaga puede tener un «verdadero problema» para conformar medio Gobierno y recuerdan que el que pone y quita los consejeros es únicamente Miguel Ángel Revilla, el presidente de Cantabria, y los directores generales los nombra cada consejero.

Todo un mensaje a navegantes ante la posible negativa a hacer determinados cambios si los titulares de cada cartera siguen en el Ejecutivo. Una situación que recuerda, salvo las distancias y la batalla judicial por medio, a la vivida en el seno del PP cántabro.

Por otra parte, la negativa de Díaz Tezanos de aceptar la presidencia del PSOE encontró ayer una voz crítica en la histórica dirigente socialista Amparo Rubiales. La que ejerció ese cargo en el PSOE andaluz durante dos años no lo consideró «humillante», sino «un honor».

Zuloaga se estrena en el cargo en una reunión con el líder de UGT

El nuevo secretario general del PSOE, Pablo Zuloaga, eligió para su puesta de largo un encuentro con el secretario general de UGT, José María Álvarez. El alcalde de Bezana aprovechó su presencia en un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo para organizar una reunión con el líder sindicalista y anunciarle su intención de «recuperar la conexión con la calle» y, para ello, considera fundamental tener una «interlocución directa con los representantes de los trabajadores y los agentes sociales».

Álvarez aprovechó este encuentro para felicitar a Zuloaga por lograr «consolidar» el proyecto de Pedro Sánchez en Cantabria. Ambos se emplazaron a establecer pautas, estrategias y objetivos en común con vistas a «fortalecer el bienestar social». En la cita, que se prolongó durante veinte minutos, estuvieron presentes Pedro Casares, secretario ejecutivo de Transportes e Infraestructuras de la Ejecutiva de Pedro Sánchez y secretario general del PSOE de Santander, y Mariano Carmona, líder de UGT en Cantabria.

Zuloaga se comprometió a tener un trato preferente y directo entre el PSOE y UGT al margen de la acción del Gobierno y el resto de las instituciones. Con su alianza «se propone renovar la alianza con los movimientos sociales y sindicatos en la lucha en defensa de los derechos de la ciudadanía» y que el partido «lidere» la defensa de Cantabria «frente a los recortes y el abandono del Partido Popular».

«El PSOE debe volver a ser reconocible como motor del cambio y agente del progreso de Cantabria y recuperar la confianza de la mayoría social, con un proyecto de izquierdas, creíble y autónomo para nuestra región», señaló Zuloaga ante los líderes sindicales.

Fotos

Vídeos