De la Serna pierde 16.600 votos, un 31% de los obtenidos hace cuatro años

fotogalería

De la Serna, con Rajoy en la campaña.

  • El candidato popular y el del PSOE, Pedro Casares, ganan ambos 3.000 votos más que los recabados en Santander por sus respectivas listas autonómicas

La Junta Electoral ha confirmado hoy la victoria del Partido Popular en Santander, resultado que, por breve, se convirtió anoche en la principal sorpresa electoral de estos comicios municipales. Íñigo de la Serna, quien durante ocho años había dirigido la ciudad con una holgura envidiada en otras capitales de provincia, perdió la independencia que concede la mayoría absoluta, cuando todas las encuestas le pronosticaban lo contrario. En teoría, iba a arrasar otra vez.

Curiosamente, a la Junta Electoral le ha costado más de 15 horas pasar del 92,6% del escrutinio que mostró anoche a las once y media, hasta el 100% que ha colgado hoy en la web oficial a las 16.56. No existe una explicación de esta demora, más allá de un genérico fallo del sistema informático.

A pesar del retraso, el cierre no ha variado el reparto de la tarta que con el que se acostó la ciudad. El PP se ha quedado con 13 ediles, a uno de la autosuficiencia para investir alcalde y para aprobar presupuestos sin importarle la opinión ajena. Sin embargo, los cinco concejales que ha perdido no los han cazado el PRC y el PSOE, que siguen igual, 5 y 4 sillas respectivamente, y además contentos ambos por “consolidarnos” en esas bancadas, según la satisfacción que expresó el regionalista José María Fuentes-Pila. El conformismo de esas declaraciones trasluce las expectativas que tenía la oposición municipal respecto a su nueva brega con el líder popular.

Así, los citados cinco concejales que pierden los conservadores representarán a las tres nuevas siglas que poblarán la Corporación: Ciudadanos y Ganemos (dos cada uno), e Izquierda Unida, con la incorporación de Miguel Saro, quien ayer saludaba en Twitter los resultados con un contundente y breve comentario: “Smarthostias”.

En proporción de votos, De la Serna ha perdido 16.600, pues los 52.657 vecinos que le respaldaron en 2011 se quedaron ayer en 36.040. En porcentaje, un 31,5% menos de los sufragios con los que partía. Pedro Casares mantuvo las 15.000 papeletas que heredaba su candidatura novel en el PSOE, al igual que hizo Fuentes-Pila en su segundo intento de ser regidor. Ciudadanos contó 7.370 votos, por 6.029 de Ganemos y 4.863 de IU. Con alguno de estos cinco deberá entenderse De la Serna para cuajar su segunda reelección consecutiva.

Distinta es la comparativa entre los votos de los santanderinos para los comicios locales y los que depositaron para los autonómicos. Ahí, De la Serna y Casares mostraron un empuje similar, pues ambos ganaron 3.000 votos más en sus candidaturas municipales que los obtenidos por su siglas en la capital para las regionales, siempre respecto a los datos de 2011. Fuentes-Pila, por contra, perdió 5.000, ya que la lista de Revilla convenció a 17.795 santanderinos, frente a los 12.713 que votaron por el aspirante regionalista a la Alcaldía.