La epidemia de gripe entra en la recta final y se elevan a doce los fallecimientos

La epidemia de gripe entra en la recta final y se elevan a doce los fallecimientos
MARÍA

En la última semana la incidencia ha caído un 30%, según el balance de Salud Pública, que cuenta con que «la onda epidémica desaparecerá en el plazo de diez días»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La epidemia de gripe entra en la recta final dejando otras dos víctimas mortales en Cantabria, que se suman a las diez contabilizadas hasta la semana pasada. Según la información facilitada desde la Dirección General de Salud Pública, «estas dos últimas defunciones responden a la misma tipología que las anteriores: personas por encima de los 65 años y con patologías crónicas» -cardiovasculares, pulmonares, diabetes...- En la mayoría de los casos, el responsable ha sido el virus B, predominante en la onda epidémica de este invierno, que «ya ha descendido al nivel medio bajo», como apunta Luis Viloria, jefe de Vigilancia Epidemiológica. «Sorprendentemente, ha experimentado una bajada bastante fuerte, de un 30% de una semana a otra. Así, la tasa ha pasado de 318 a 212 casos por cada 100.000 habitantes», añade.

«En los centros de salud se ha notado de día en día esa caída, de tal forma que si durante el pico más alto de la epidemia se llegaron a ver hasta 500 casos algunos días, en esta misma semana las cifras más elevadas han estado entre 120 y 140 contagios». Del 22 al 28 de enero se notificaron 1.245 diagnósticos nuevos de gripe. Y desde que empezó el registro al inicio de la temporada, en octubre, los afectados ya suman alrededor de 10.500, de los cuales 115 tuvieron que ser hospitalizados por complicaciones graves -algunos de ellos aún permanecían ayer ingresados-.

El 70% de estos pacientes eran mayores de 65 años (el grupo de mayor riesgo, al que va dirigida principalmente la campaña de prevención), pero solo el 38% estaban vacunados. Una proporción que se repite entre las doce víctimas mortales, ya que cinco habían recibido la dosis de inmunización, que resultó insuficiente para frenar la cascada de complicaciones. «Son cifras muy similares a las del año pasado (hubo 110 ingresos graves y 14 fallecidos), el comportamiento de la onda epidémica está siendo muy parecido. La diferencia más llamativa es ese adelanto en la llegada, un par de semanas, y el predominio del virus B, ya que es más habitual que el dominante sea el A, pero esto no deja de ser una curiosidad microbiológica. No ha implicado que la epidemia fuera diferente, sino que se ha desarrollado dentro de la normalidad», subraya.

Desde el inicio de la temporada, alrededor de 10.500 cántabros han sufrido la gripe

La gripe pierde fuelle, y «en el plazo de unos diez días prácticamente la epidemia desaparecerá», aunque situarse por debajo del umbral epidémico no impedirá que el virus siga causando sus molestos síntomas (tos, fiebre, dolor muscular, de cabeza, de garganta, congestión nasal...) a más de uno hasta la primavera. De hecho, «desde Salud Pública controlamos la evolución de la gripe hasta mayo», apostilla Viloria, que avanza que «seguirá habiendo muchos procesos respiratorios, motivados por otros virus más leves que la gripe, aunque causan cuadros parecidos, o neumonías por bacterias, normal en esta época del año».

Cantabria registró en 2017 tres casos de meningitis B

Cantabria registró en 2017 tres casos de meningitis B, «aunque ninguno grave», tal y como destaca el jefe de Vigilancia Epidemiológica de Salud Pública. El dato confirma que «estamos en una situación muy favorable desde hace tiempo, nada que ver con la de hace 15 años, cuando se registraban entre 80 y 100 casos anuales. Entonces sí que teníamos un problema muy serio en la región. Ahora, por suerte, el ciclo ecológico natural de la enfermedad nos favorece, aunque no podemos prever hasta cuándo».

No obstante, Luis Viloria recuerda que ahora sí existe una vacuna frente al meningococo B (de venta en farmacia y no financiada por la sanidad pública), que aumentará la protección en el futuro.

«La última muerte por esta causa en Cantabria se produjo en agosto de 2015 y la víctima fue un varón de 60 años», apunta. Aunque antaño la meningitis era una enfermedad más frecuente entre la población infantil, los datos recabados por Salud Pública apuntan a una incidencia distribuida de forma similar entre niños y adultos. Así, entre los años 2015 y 2016, se notificaron tres casos en menores y cuatro en población adulta.

A nivel nacional, el informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III confirma una situación estable o decreciente en la mayoría de las comunidades. Concretamente, la más castigada la última semana ha sido Navarra, con 502 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de La Rioja, País Vasco, Cataluña Ceuta, Aragón y Castilla y León. En total, se han registrado hasta la fecha 2.600 pacientes graves hospitalizados y 356 fallecimientos por gripe confirmados por laboratorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos