«Estamos en una de las etapas más difíciles de la historia, Rajoy ha hecho lo que debía»

«Estamos en una de las etapas más difíciles de la historia, Rajoy ha hecho lo que debía»
EFE

«Las elecciones catalanas buscan devolver la normalidad democrática y volver a coser las heridas de una sociedad que está totalmente fracturada»

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

¿Qué balance hace del primer año de legislatura?

–Ha sido difícil para todo el Gobierno. Estamos viviendo uno de los momentos, una de las etapas, más difíciles de nuestra historia democrática. El Gobierno lo está afrontando con serenidad y creo que estamos haciendo lo que tenemos que hacer. Particularmente, en Fomento ha sido un ejercicio en el que hemos tenido que afrontar también determinadas reformas que eran necesarias para el país.

–¿La reforma de la estiba y la huelga del Prat han sido lo más complicado?

–De los momentos más difíciles sí cabría incluir la reforma de la estiba, pero también sabíamos que estábamos haciendo lo que teníamos que hacer, que había una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el tiempo nos ha dado la razón frente a aquellos que decían que la reforma y el Real Decreto Ley iba a generar miles y miles de pérdidas de puestos de trabajo. Lo que hemos comprobado una vez aprobado es que no sólo no se ha despedido a nadie, sino que se está contratando a bastante gente, porque el sector está creciendo. También, claro, la huelga del Prat. Pero el más complicado para mí ha sido el problema de Cataluña con gran diferencia sobre el segundo. La historia nos ha colocado en donde estamos y ahora tenemos que hacer las cosas como los españoles esperan de nosotros.

Un año como ministro

–Su constante presencia por todas las comunidades le ha convertido en uno de los portavoces sobre el conflicto catalán. ¿Había vivido algo similar a lo que está sucediendo? Me refiero a la velocidad de los acontecimientos, a los giros...

–Lo hemos vivido desde el inicio con preocupación, como todos los españoles, pero también siendo conscientes de que teníamos una gran responsabilidad. Me siento muy orgulloso de cómo el presidente ha afrontado la más difícil situación que ha tenido en su vida política. Ha sido cauto, responsable y prudente a la hora de establecer las medidas, pero también ha sido muy firme, muy contundente y muy claro. Hemos hecho lo que creo que había que hacer. Ahora estamos en un contexto que espero que enseguida se normalice, porque las elecciones del 21-D lo que pretenden es recuperar la normalidad democrática en Cataluña, la institucional, volver a coser las heridas de una sociedad que está totalmente fracturada. Esa es la gran responsabilidad que tenemos.

–¿Qué palpa cuando visita el resto de regiones?

–Ha habido una reacción en el conjunto de las comunidades autónomas muy favorable para defender la soberanía nacional. Palpo una recuperación del nunca perdido orgullo de pertenencia a nuestro país. También en Cataluña hemos podido observar que una parte de la sociedad que no aparecía, que por las razones que fuera ha estado escondida, ha salido a las calles, ha manifestado lo que piensa, ha tenido la libertad y el orgullo de poder decir ‘me siento catalán y español’.

–¿Cree que Revilla se equivocó al airear su bronca con Rajoy el Día de la Hispanidad, con la que estaba cayendo?

–Mire, sinceramente, creo que el Día de la Hispanidad era una ocasión para estar a la altura de lo que Cantabria es. Yo lo viví en primera persona. Para mí fue un orgullo ver a líderes de otros partidos, a presidentes regionales de cualquier color político, trasladando a los miembros del Gobierno y al propio Rajoy todo su respaldo y su apoyo. No era momento para otra cosa que para decir ‘España se la está jugando y yo vengo aquí en representación de los ciudadanos de mi comunidad para trasladar el apoyo a España, el apoyo a la soberanía nacional y el apoyo al cumplimiento de la legalidad vigente’. Sin embargo, el presidente Revilla decidió usarlo, de acuerdo con un medio de comunicación con el que lo tenía pactado, para generar bronca.

–¿Teme que cale fuera de España el mensaje que está mandando el expresident Carles Puigdemont cuando les acusa de ser unos golpistas?

–Creo que no tiene ninguna posibilidad de que semejante etiqueta cale en nadie. Sorprendía ver al expresident arremetiendo contra la Unión Europea precisamente porque no le compran las falsedades que dice. Ahora lo que corresponde, sinceramente, es que la Justicia actúe y nosotros no vamos a hacer valoración. Tenemos plena confianza en la Justicia española, que trabaja con absoluta independencia, de la misma manera que la tenemos en la Justicia belga.

–¿Entendería que Bélgica no acabe entregando a Puigdemont a España?

–Vamos a respetar la independencia de la Justicia belga, que forma parte de un espacio común que es Europa, y va a tener la máxima colaboración y respeto por parte del Gobierno español.

–¿La encarcelación de los exconsellers y la situación de los miembros de la Mesa del Parlamento puede pasarles una factura el 21-D?

–Vuelvo a reiterar que no es una decisión que haya tomado el Gobierno, sino la Justicia, y nosotros tenemos que respetarlo. Desde luego no es una situación fácil ni sencilla para nadie, pero hay que acatarla y respetarla. Nosotros lo que hemos hecho es convocar elecciones cuando hemos podido y el expresident Puigdemont tuvo mil y una ocasiones de convocar unas elecciones libres, democráticas, y en el marco de la ley, y no quiso otorgar el derecho a decidir a los catalanes. Prefirió hacer otra cosa absolutamente distinta y ahora corresponde dar la voz a los catalanes. ¿En qué medida los comicios van a estar afectados por una u otra circunstancia? Eso lo veremos.

–¿No cree que los partidos nacionales (PP, PSOE, Cs) deberían presentar una candidatura conjunta en Cataluña?

–El PP ya ha dicho que en Cataluña nuestra voluntad es la de alcanzar acuerdos con todos aquellos que quieran respetar la Constitución y la legalidad vigente. Eso es lo esencial en estos momentos en Cataluña, que se constituya un Gobierno que respete las leyes y para eso, de una u otra forma, todos los partidos constitucionalistas van a tener nuestra máxima colaboración. Si eso se plasma o no se plasma en un acuerdo postelectoral habrá que esperar a ver qué ocurre en las elecciones. Pero, desde luego, nuestra intención es llegar a acuerdos con aquellas formaciones que defienden la unidad de España.

Fotos

Vídeos