Exdirigentes del PP crean un nuevo partido de base cristiana-humanista

El exdiputado regional del PP, Javier Puente.
El exdiputado regional del PP, Javier Puente. / DM

El exdiputado nacional Javier Puente, que dejó el Partido Popular hace dos meses tras 17 años en la formación, lidera en Cantabria el proyecto Avanza

GONZALO SELLERS SANTANDER.

La deriva ideológica del PP en asuntos capitales para parte de su electorado, como el aborto o la gestación subrogada, unido al constante goteo de casos de corrupción, ha empujado a un grupo de exdirigentes del partido, exmilitantes y ciudadanos no vinculados hasta ahora a la política a fundar un nuevo partido edificado sobre una base cristiana-humanista. Avanza, como se llama la nueva formación, ya ha sido presentada en Madrid con el objetivo de tener papeleta en las elecciones europeas de 2019. También en Cantabria, donde el exdiputado nacional -y ahora concejal en Ribamontán al Mar- Javier Puente, es su cabeza visible.

La exsenadora Gari Durán, que abandonó el PP el pasado mes de febrero por su «giro ideológico», y Benigno Blanco (expresidente del Foro de la Familia y exsecretario de Estado en el Gobierno de Aznar) son los rostros más visibles a nivel nacional de Avanza. El exministro del Interior Jaime Mayor Oreja también respalda, de momento desde la segunda fila, este proyecto que lleva dos años construyéndose y que está muy vinculado a Red Madre, la organización social de apoyo a la maternidad para evitar abortos.

El perfil de sus integrantes, según fuentes del entorno del partido en Madrid, es el de hijos de votantes del PP, muchos de ellos procedentes de grupos católicos parroquiales que defienden la familia y el derecho a la vida, que han creado nuevos movimientos ciudadanos y que no se sienten representados con las políticas puestas en marcha por el Partido Popular en los últimos tiempos.

El objetivo de Avanza es presentarse a las elecciones europeas que se celebrarán en 2019 Comicios

Aquí en Cantabria, Javier Puente, que dejó el PP hace dos meses tras 17 años como militante, se ha rodeado de un grupo de simpatizantes -la mayoría provenientes de asociaciones y sin vinculación política- para empezar a organizar el partido en la región. Está previsto que la presentación en Santander se haga el próximo mes de septiembre, para cuando esperan tener también ya una sede definitiva. De momento, han empezado a organizarse en áreas para trabajar «en un proyecto político completo y transversal».

«No somos VOX»

«Defendemos la vida, la libertad económica y educativa, la bajada de impuestos, una reforma del Estado para reducir la burocracia y, sobre todo, la defensa de la familia y las políticas centradas en las personas», explicó el concejal de Ribamontán al Mar -dejará el cargo en el próximo Pleno-, que rechaza etiquetar a Avanza como una formación de derechas. «Ya no existe esa división. Y tampoco ninguna religión da lugar a ningún partido. El PP se ha convertido en marketing puro y duro que no defiende nada. Hay una crisis de valores y creemos en políticas para dar solución a esos problemas», señaló.

El cambio de la Ley del Aborto y la «pérdida de valores» del PP, razones para crear el nuevo partido Origen

A pesar de todo, es inevitable que a muchos les venga a la cabeza el precedente de VOX y su descalabro electoral. Pero Puente insiste: «No tenemos nada que ver con ellos. Están alineados con una extrema derecha y nosotros apoyamos la integración en Europa».

La última etapa de Puente en el PP fue turbia. El dirigente cántabro fue uno de los cinco congresistas del Partido Popular sancionados por romper la disciplina de voto durante el debate sobre la reforma de la Ley del Aborto. Pero no fue el único desencuentro. «Lo que se ha visto en la Ponencia Política y la Social es un espectáculo impropio de un partido democrático», dijo visiblemente molesto tras el Congreso regional del PP del pasado mes de marzo.

En septiembre tendrá lugar la presentación y primer acto público en Cantabria Arranque local

El exdiputado nacional denunció entonces que el partido había silenciado las enmiendas para defender el derecho a la vida desde «su concepción hasta su muerte natural» y reformar la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, con el objetivo de que el aborto no sea considerado «un derecho». Igualmente, se posicionó en contra de la gestación subrogada, que consideró una «nueva forma de explotación que atenta contra la dignidad del niño y de la madre».

Javier Puente, desvinculado de la crisis interna en la que está sumido el PP cántabro desde el Congreso, revela que algunos de sus antiguos compañeros ya le han preguntado por el nuevo partido, pero de momento no ha habido ningún movimiento.

Fotos

Vídeos