Fallece una mujer de 34 años que se prendió la ropa con un cigarro por accidente

Fallece una mujer de 34 años que se prendió la ropa con un cigarro por accidente
Santander

El trágico suceso ocurrió en el patio trasero de un bar de Valdenoja durante la madrugada del sábado 26, pero la joven falleció una semana más tarde en la Unidad de Grandes Quemados de Cruces

DM SANTANDER.

Una joven santanderina de 34 años falleció el viernes pasado, 1 de septiembre, tras una semana luchando por su vida en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital de Cruces (Vizcaya). La víctima, farmacéutica de profesión, sufrió graves quemaduras por todo el cuerpo -excepto en el rostro- durante la madrugada del sábado 26 de agosto.

Según ha podido saber este diario, la joven acudió sola a un bar de la calle José María González Trevilla, en el corazón del barrio santanderino de Valdenoja, y pidió una consumición. A continuación salió por la puerta trasera del local, que comunica con un patio comunitario con jardines y zona de juegos para niños. Según explicó ella misma al propietario del local, su intención era salir al patio trasero para fumar un cigarrillo mientras tomaba su consumición.

A los pocos minutos, la joven irrumpió por la misma puerta trasera en el interior del negocio pidiendo auxilio. Estaba prácticamente desnuda, con graves quemaduras por todo el cuerpo y todavía con fuego en la espalda. Rápidamente, el dueño del bar y uno de los dos clientes que permanecían a esa hora en el local acudieron en su ayuda y con trapos húmedos consiguieron sofocar los últimos restos de llamas sobre su cuerpo. La víctima, todavía consciente a pesar de las gravísimas quemaduras que había sufrido, pudo explicar a los tres testigos que se había prendido el vestido por accidente con el cigarro que estaba fumando.

La víctima explicó a los testigos que se quedó dormida con el cigarrillo en la mano y su vestido comenzó a arder

Todos los indicios apuntan a que la joven se quedó dormida mientras estaba sola en la calle a causa de la medicación que estaba tomando para combatir unos fuertes dolores en la espalda.

Fuentes cercanas al caso han confirmado a este periódico que eran las 01.35 horas de la mañana cuando el propietario del bar llamó a emergencias. Un coche del Cuerpo Nacional de Policía que estaba patrullando por Valdenoja se lo encontró fuera del bar cuando el propietario llamaba a la ambulancia. Los agentes, al acceder al local, se encontraron a la víctima sentada en el suelo, junto a la barra, totalmente desnuda a excepción del calzado y un collar, que fue lo único de su atuendo que no fue consumido por el fuego.

Hasta el lugar del suceso acudió una UVI móvil del 061 de Santander, que rápidamente trasladó a la joven al Hospital de Valdecilla. Tras las primeras observaciones, en la misma madrugada del sábado los servicios médicos del centro cántabro decidieron trasladar a la mujer al Hospital de Cruces para que fuera tratada de las quemaduras de segundo y tercer grado que padecía en la Unidad de Grandes Quemados del centro hospitalario vizcaíno. La joven fue intubada para tratar de paliar los fuertes dolores que le producían las quemaduras y trasladada en otra UVI móvil con Soporte Vital Avanzado del 061.

Un barrio conmocionado

La joven santanderina permaneció en el hospital vizcaíno hasta el viernes pasado, 1 de septiembre, donde falleció a consecuencia de las graves quemaduras sufridas. Las redes sociales de la víctima se han llenado desde entonces de mensajes de despedida, tristeza y dolor, y en el barrio de Valdenoja, donde la mujer sufrió el desafortunado accidente que le costó la vida, se preguntan conmocionados cómo puede ser posible que una simple colilla provocara semejante desgracia. Por el momento no se ha abierto investigación alguna ya que todos los indicios recogidos por los agentes de policía apuntan a que fue un golpe de mala suerte.

Fotos

Vídeos