La Feria del Producto cierra una edición de récord con más de 30.000 visitantes

La Feria del Producto de Cantabria cerró ayer sus puertas en el Palacio de Exposiciones con otra jornada marcada por la masiva asistencia de público y ventas./María Gil Lastra
La Feria del Producto de Cantabria cerró ayer sus puertas en el Palacio de Exposiciones con otra jornada marcada por la masiva asistencia de público y ventas. / María Gil Lastra

La cita agroalimentaria, que superó su tope de asistencia y ventas, premió el trabajo de la destilería Siderit, Conservas Catalina y el Grupo Dromedario

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

La XIV Feria del Producto de Cantabria cerró ayer sus puertas con nuevo récord de asistencia: más de 30.000 personas pasaron por el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander entre el viernes y el domingo, según el balance realizado anoche por la organización. A falta de concretar la cifra final, esta edición confirma la trayectoria ascendente de los últimos años: 22.000 visitantes en 2015, cerca de 30.000 en 2016 y este año se ha superado por primera vez la significativa barrera de los 30.000.

La feria, convertida en un enorme escaparate de productos de Cantabria a través de 90 productores, desde carne hasta sobaos, anchoas, embutidos o marisco, desde leche a orujo, vino o cervezas artesanas, fue un auténtico hervidero de gente durante las tres jornadas, pero ayer vivió su día grande: pasillos llenos, colas para acceder a los expositores, tablas de degustación y platillos en constante renovación... Las novedades introducidas de forma progresiva en las últimas ediciones, el impulso experimentado por la gastronomía, el puente festivo, que ha atraído a visitantes de otras comunidades, el mal tiempo, la cercanía de las Navidades y, sobre todo, la variedad y calidad de los productos ofertados por el sector agroalimentario, que se podían adquirir directamente a sus elaboradores, confluyeron para que esta edición alcanzara cifras de récord.

PALMARÉS

Premio a la trayectoria
Grupo Dromedario, que ha participado en las catorce ediciones de la feria.
Premio al mejor stand
Conservas Catalina.
Premio a la novedad agroalimentaria
Ginebra añeja 'Sherry Cask' de Siderit. Serie limitada y numerada de 1.285 botellas.

La masiva asistencia vino acompañada también de numerosas ventas, superiores a las de cualquier precedente: se estima que la facturación superó los 300.000 euros. Otro récord. Las expectativas de los productores participantes se vieron superadas con creces, hasta el punto de que algunos expositores enfilaron la última tarde de feria con las existencias al límite o prácticamente finiquitadas. «Hay mucha gente y con ganas de comprar y gastar. El sábado ya igualamos las ventas del pasado año, así que todo lo que hagamos hoy -por ayer- supondrá mejorar las cifras», valoraba Rubén Leivas, uno de los fundadores y responsables de la destilería cántabra Siderit, que recogió el premio a la novedad agroalimentaria de la feria con el que la organización distinguió a su ginebra añeja 'Sherry Cask', una serie limitada y numerada de 1.285 botellas que se puso a la venta en octubre después de 42 meses en barricas de Jerez. «Sigue teniendo matices de ginebra pero también adquiere los de roble después de tanto tiempo en barrica», explica.

Por su parte, el premio al mejor stand, que valora la decoración, la presentación del producto, la puesta en escena y los detalles diferenciales, reconoció el trabajo de Conservas Catalina. Su expositor estaba revestido de madera, con cajas que servían de baldas por donde se distribuían las latas de anchoas, bonito del norte o mejillones, e ilustrado con los sellos de calidad y galardones recibidos en los últimos años. «Estamos muy contentos, por el premio y por la masiva afluencia de compradores, que es el mayor reconocimiento posible a la calidad de los productos», destaca Silvia Ruiz, propietaria, junto a Adolfo Belaustegui, de la conservera santoñesa.

Unión

El premio a la trayectoria fue a parar a manos del Grupo Dromedario, la prestigiosa firma de café cántabro que no ha faltado a ninguna de las catorce ediciones celebradas. José Luis Rodríguez, director comercial, y Pablo González, «el hombre del café», fueron los encargados de recoger la distinción... y de hacer un balance de la evolución de la feria. «En los últimos cuatro-cinco años ha experimentado un crecimiento espectacular», valora Rodríguez. Una progresión asentada, a su juicio, «en que los productos de Cantabria han dado un cambio radical a mejor» . «Sólo nos falta unirnos más, como hacen otras comunidades vecinas, para ser mucho más fuertes. Ferias como ésta son ideales para ello, porque nos permiten compartir inquietudes e intereses», analiza.

El evento organizado por El Diario Montañés y Cantabria en la Mesa cerró así sus puertas con un gran sabor de boca y la mente puesta ya en la edición de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos