'Furaco' regresa a Cabárceno sin dejar descendencia en Asturias

Imagen de archivo de 'Furaco' con la osa 'Tola', en uno de sus apareamientos.
Imagen de archivo de 'Furaco' con la osa 'Tola', en uno de sus apareamientos. / Daniel Pedriza
Cantabria

El oso pardo ha permanecido 9 años en semilibertad en Asturias, tiempo en el que no ha conseguido dejar preñadas a 'Paca' y 'Tola'

DM .
DM .Santander

'Furaco', el oso pardo de mas de 300 kilos que hace nueve años fue seleccionado entre los ejemplares que vivían en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno para tratar de inseminar a "Paca" y "Tola", las osas que estaban en semicautividad en Proaza (Asturias) ha vuelto este jueves a su hogar de Cabárceno sin haber conseguido su objetivo de dejar descendencia en la región vecina.

La Fundación Oso de Asturias ha informado de que un complejo dispositivo ha permitido trasladar hasta Cabárceno a Furaco, que tiene entre 21 y 23 años, a primera hora de la mañana con todas las garantías para su "bienestar físico y psíquico".

Se culmina así un proyecto iniciado en 2008 pero que no dio el resultado perseguido ya que ni "Paca" ni "Tola" lograron quedar preñadas con "Furaco", que sí tenía descendencia con otras hembras del Parque de Cabárceno.

En un principio se había valorado la posibilidad de someter a "Paca" y "Tola", separadas por su madre al nacer y criadas en semi-libertad, a un tratamiento de inseminación artificial, aunque posteriormente se desestimó esta opción debido a su edad -20 años en 2008- y a las características de estas dos osas.

'Paca' y 'Tola' fueron recuperadas por la Guardia Civil pocos meses después de que unos furtivos mataran a su madre y las capturasen. Desde entonces pasaron por varias instalaciones en Llanes (Asturias), Vic (Barcelona) y El Hosquillo (Cuenca), hasta que el Principado les construyó el cercado de casi cinco hectáreas de extensión en el monte Fernanchín, donde viven desde 1996.

Debido a que no pudieron aprender con su madre, como hacen los osos en sus dos primeros años de vida, estos dos animales no sabían comportarse como el resto de ejemplares de su especie.

Los promotores del proyecto pretendían que con la ayuda de Furaco las osas aprendieran el cortejo sexual y cómo criar a sus crías.

Los osos pueden reproducirse hasta los veinticinco años, edad que sobrepasan ya 'Paca' y 'Tola', y aunque ésta última sí que se apareó con el oso cántabro en algunas ocasiones durante los primeros años, no tuvo descendencia.

La Fundación Oso de Asturias ha mostrado su "mayor gratitud" a la dirección personal del Parque de la Naturaleza de Cabárceno "por la generosa colaboración y profesionalidad" mostrada en todos los momentos del proceso que ahora culmina.

El cercado situado entre Proaza y Santo Adriano donde han convivido, separados, los tres osos durante estos nueve años, se ha convertido en un motor económico y turístico de la zona ya que la Casa del Oso recibe cientos de visitantes para poder ver a estos ejemplares de una especie en peligro de extinción que en los últimos años se está recuperando en la cordillera Cantábrica.

Este proyecto, además de intentar la reproducción también perseguía intentar la reinserción de los oseznos en la naturaleza, además de fomentar la educación y las prácticas ambientales entre los más jóvenes, preservar el hábitat y favorecer su convivencia con los vecinos.

Fotos

Vídeos