La gasolina se dispara y llenar el depósito cuesta ya 7,5 euros más que hace un año

La gasolina se dispara y llenar el depósito cuesta ya 7,5 euros más que hace un año

No se veían precios tan altos en Cantabria desde julio de 2015 | Las causas están lejos: la inestabilidad en Oriente Medio y la mayor demanda internacional

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

El pasado 17 de noviembre apareció en este periódico un titular en el que se decía que el litro de diésel ya no bajaba del euro en ninguna estación de servicio de Cantabria. En aquel momento, en las gasolineras más competitivas de la región se podía encontrar gasoil a 1,029 euros y gasolina de 95 octanos a 1,139 euros. Eso en las estaciones de servicio de bajo coste, porque lo normal era de alrededor de cinco céntimos superior. Después de un periodo de varios meses en los que los carburantes empujaron hacia abajo los datos del IPC, aquellos precios parecían elevados. Esa era la idea general entonces. Ahora, cualquier consumidor mira con melancolía al pasado: ¡quién los pillara!

En estos momentos, el precio de los carburantes en Cantabria se encuentran en máximos que no se veían desde hace tres años. El mejor dato para hacerse a una idea de esta escalada es el del día a día. El que hace daño al bolsillo cada vez que se reposta. Es tan contundente como que llenar el depósito cuesta hoy siete euros y medio más que el pasado verano. Eso en el caso del diésel. Por su parte, el encarecimiento de la gasolina en este mismo periodo ha sido algo menor, ya que para completar los 50 litros -ese es el volumen normal del tanque de un turismo- hacen falta cinco euros y medio más que en junio de 2017.

LOS PRECIOS

1,274 euros por litro era ayer el precio medio de la gasolina en Cantabria
En el área de servicio de Guarnizo se podía repostar por 1,179.
1,191 euros por litro era ayer el precio medio del gasoil en Cantabria
En el área de servicio de Somahoz se podía repostar por 1,069.

«Es difícil encontrar una única causa en la variación», explica Jorge de Benito, presidente de la patronal cántabra de gasolineras y también de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees), quien apunta que el barril de Brent, el que se usa como referencia en Europa, se ha encarecido casi un 25% en lo que va de año, desde los 61 dólares hasta los casi 77 de ayer. Una subida que asciende al 75% si tomamos como referencia el 1 de julio del año pasado. La pregunta entonces es: ¿por qué sube el barril?

Por un lado, De Benito apunta que la recuperación económica está provocando que la demanda cada vez sea mayor. Pero la mayor culpa está en la variación de la oferta de crudo, que va a la baja por la «inestabilidad geopolítica» en Oriente Medio y, sobre todo, por los últimos desencuentros entre Irán y Estados Unidos debido al programa nuclear del país persa, que podría traducirse en sanciones. Es decir, que lo que ocurre -o lo que puede pasar, porque el mercado se anticipa a los acontecimientos- a miles de kilómetros de distancia repercute en las gasolineras de Santander, Torrelavega o Castro Urdiales.

La siguiente pregunta que viene a la cabeza es si esta situación de carburantes por las nubes durará mucho. De Benito defiende que es difícil de prever, pero recuerda que la mayoría de expertos internacionales creen que a final de año el barril de petróleo bajará hasta los 61 dólares, y esta caída del 15% tendría que reflejarse, por lo menos en parte, en el precio de venta al público.

Las más baratas

De media, la gasolina está hoy a 1,274 euros por litro, una marca que no se alcanzaba desde julio de 2015. Más atrás hay remontarse, hasta mayo de ese mismo año, para encontrar precios tan altos en el diésel, que ahora se mueve en el entorno de los 1,191 euros. Son once y quince céntimos más, respectivamente, que en junio del pasado año. De ahí, la variación final en el bolsillo de los consumidores. Luego están los casos extremos. Las estaciones de servicio más competitivas están en Guarnizo (1,179 en gasolina frente al máximo regional de 1,349) y Somahoz (1,069 en diésel frente a los 1,319 de un punto de venta de Ontón). Desde la patronal Ceees recuerdan que los márgenes del sector son «muy reducidos» y que cualquier diferencia superior a los 15 céntimos por litro debería ser motivo de alerta.

Para 2019

Los cántabros no son los que tienen más argumentos para quejarse. En el caso del gasóleo A, es la cuarta comunidad con precios más bajos, solo por detrás de Navarra, La Rioja y Castilla y León, según los datos del Portal de Carburantes del Ministerio de Industria. Además de los vecinos de estas regiones, también los de Aragón y Extremadura disfrutan de una gasolina más barata que Cantabria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos