El Gobierno aplaza el bono cultural de 100 euros para quienes cumplan 18 años

María Gil Lastra

La Consejería de Educación tuvo que suprimir la partida de los Presupuestos de 2017 tras el recorte de 24 millones de euros impuesto por Hacienda

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El Gobierno de Cantabria ha aplazado hasta el año que viene la implantación del 'cheque cultural' de 100 euros para los jóvenes que cumplan 18 años. Los recortes de 24 millones de euros impuestos por el Ministerio de Hacienda el pasado mes de junio para cumplir con el objetivo del déficit han obligado a suprimir esta partida del Presupuesto del Ejecutivo, según reconocen desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte.

El titular del departamento, el socialista Ramón Ruiz, prevé, no obstante, incluirlo en el borrador del futuro Presupuesto que su consejería comenzará a elaborar en próximas fechas. Un documento que se deberá negociar con otras fuerzas políticas al carecer el bipartito PRC-PSOE de la mayoría suficiente en el Parlamento de Cantabria.

Esta medida estaba diseñada para invertir en actividades y productos culturales. Se trata de un bono cultural valorado en 100 euros para consumir a lo largo de 365 días. La medida, que sigue los pasos de la anunciada en Italia por el primer ministro Mateo Renzi, se suma a otras afectadas por las restricciones estatales. Ruiz ha tenido que meter la tijera en infraestructuras de Educación (1,1 millones), adelgazar un 44% la partida para evaluaciones educativas, 200.000 euros de ayudas para el deporte escolar, y 150.000 en acciones culturales.

Ruiz calculaba que la medida podría beneficiar a 4.500 jóvenes de la región

El Ejecutivo había previsto que los nacidos en 1999 recibiesen ya este curso esta cantidad para consumir en entradas a museos, yacimientos arqueológicos, teatros, conciertos, exposiciones, ferias, música o libros. Era la forma de la Consejería de Educación de felicitar a los jóvenes por su mayoría de edad, habituándolos y facilitándoles el acceso a la cultura. La Consejería calculaba que la medida beneficiará a unas 4.500 jóvenes. En cualquier caso, a pesar de no haber sido posible este año debido a la compleja coyuntura económica, el departamento tiene claro que es una apuesta a futuro.

El área dirigida por Ramón Ruiz quiere enviar un mensaje claro: el de una comunidad que da la bienvenida a la edad adulta recordando lo importante que es el consumo de la cultura para el enriquecimiento personal y para fortalecer el tejido social del país. Además de hacer ver que los fondos para la cultura, por una vez, no dependerán de un complicado proceso burocrático, sino de las decisiones de los adolescentes que cumplan la mayoría de edad.

Aunque todavía no se ha articulado el mecanismo concreto que regulará esta nueva bonificación, lo cierto es que en el departamento se están ultimando todos los detalles y ya han puesto a trabajar a un equipo en esta iniciativa. La fórmula que consideran como la más sencilla es entregar una tarjeta de la que se descuente el dinero que podrán utilizar para sufragar la compra de los productos culturales. Para ello, ya está negociando con La Caixa.

Ayuda al sector

La medida también pretende ser un balón de oxígeno para un sector que vive con la soga al cuello desde que el ministro Cristóbal Montoro decidió subir el IVA cultural al 21%. No es la primera vez que se lanzan este tipo de ayudas. En el año 2009 -y «a la italiana», con la llegada de la mayoría de edad- la Junta de Andalucía fue la pionera en impulsar una acción similar, regalando 60 euros a los andaluces que cumplían 18 años para que lo gastaran en discos, libros, entradas para conciertos y museos. Tras tres años en funcionamiento dicho bono fue eliminado finalmente en 2012.

De igual manera, el Ayuntamiento de Santander -de la mano de la Fundación Santander Creativa- promueve desde 2015 su Bono cultura, también dirigido a jóvenes clientes y puesto en marcha a petición de las empresas del sector, en este caso de la Plataforma de Empresas Culturales de Cantabria.

Fotos

Vídeos