El Gobierno creará una marca turística para vender Cantabria como 'destino rupestre'

Cultura proyecta un ambicioso parque arqueológico en todo el conjunto de las cuevas. /Javier Cotera
Cultura proyecta un ambicioso parque arqueológico en todo el conjunto de las cuevas. / Javier Cotera

El Plan de Arte Rupestre protegerá con la figura de Bien de Interés Cultural todas las cavidades y su entorno y con un reglamento autonómico y local

GUILLERMO BALBONA / ENRIQUE MUNÁRRIZ SANTANDER.

Con mencionar Dordoña-Périgord, el aceite de nuez, las trufas, el foie y, sobre todo, la cuna del arte rupestre vienen a la mente. A tan sólo una hora y poco más en coche desde Burdeos, la capital de la región Périgueux ha conseguido convertir sus recursos naturales en una marca turística que cada año mueve a decenas de miles de personas.

Cantabria quiere convertirse en la 'dordoña' española y creará una nueva marca para venderse al mundo como 'destino rupestre', que sacará a concurso público durante los próximos meses.

Bajo este paraguas se aglutinarán por primera vez de forma integrada las acciones para la conservación, protección y el estudio de las cavidades, así como la grandes infraestructuras que se van a crear alrededor del arte rupestre: el nuevo Museo de Prehistoria, el centro de interpretación del Monte Castillo, el Parque Arqueológico de La Garma, la apertura al público del Chufín durante más tiempo con nuevo acceso en barca... Una inversión global que superará los 25 millones durante los próximos tres o cuatro años.

LOS HITOS

Mupac
Se construirá un edificio de hasta cuatro plantas con aparcamiento junto al Palacio de Festivales
El Castillo
El centro de interpretación tendrá 1.300 metros y contará con un parque arqueológico
La Garma
Integrará el castro de la Edad de Hierro, un centro de interpretación y el acceso a la cueva del Mar
El Chufín
Se reubicará el centro de visitantes, se construirá un aparcamiento y un nuevo acceso a la cavidad
Investigación
Se publicarán investigaciones periódicas anuales y monográficas de las zonas de arte rupestre
Nuevas tecnologías
Se utilizará la realidad aumentada para crearuna visita virtual por las instalaciones

El Gobierno de Cantabria sabe que hasta ahora no se han hecho los deberes. «Pese a contar con seis cuevas decoradas abiertas al público, Cantabria explota de una manera claramente insuficiente el que es su principal activo patrimonial y cultural. Excepción hecha al Museo de Altamira y al Mupac, la región carece de infraestructuras asociadas comparables a otras regiones españolas o de países vecinos, que permitan multiplicar los retornos de turismo cultural ávido de experiencias auténticas», según recoge el borrador del Plan de Estratégico del Dinamización del Arte Rupestre, al que este periódico ha tenido acceso y cuyo documento se presentará oficialmente a comienzos de septiembre.

Los técnicos de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte creen que la situación actual de las 70 cuevas con arte rupestre, de las que sólo seis están abiertas, «apunta claramente la necesidad de impulsar actuaciones», porque, a día de hoy, «queda un importante camino por recorrer para dar cumplimiento existente a la puesta en valor y óptima conservación a la que obliga la declaración de nueve cuevas como Patrimonio Mundial». Para ello, una de las primeras acciones será su protección legal y física. El departamento dirigido por Ramón Ruiz ya trabaja en la declaración de todas como Bien de Interés Cultural con su entorno de protección y en un decreto o un reglamento que 'blinde' a nivel autonómico y local estos espacios. Asimismo, también se diseñarán y ejecutarán cierres, se repararán los existentes y se pondrán cámaras de videovigilancia disuasoria.

Grandes infraestructuras

A partir de ahí, Cultura trabaja en cuatro grandes hitos para «mejorar considerablemente la promoción del activo patrimonial y hacerlo de forma conjunta como un paquete turístico. El más relevante, sin duda, es la construcción de la nueva sede del Museo de Prehistoria, junto al Palacio de Festivales, un edificio cuyo coste se eleva a 20 millones de euros entre la construcción del edificio y los proyectos museográfico y museológico. Aunque el plan lleva cierto retraso, la idea es que se puedan licitar las obras el año que viene. Lo que ahora es un aparcamiento se convertirá en un edificio con una altura máxima de hasta cuatro plantas, con 7.430 metros cuadrados, cerca de 500 metros más de los anunciados inicialmente, y un estacionamiento subterráneo de una o dos alturas, en función de la disponibilidad económica o de las condiciones del terreno.

Algunas actuaciones

1- Se invertirán 50.000 euros en la compra de sistemas de monitorización que se instalarán en el interior y el exterior de las cavidades, tanto en La Garma como en las cuevas abiertas.

2- La conservación se fortalecerá restringiendo los accesos a las cuevas con nuevos cierres para evitar que se conviertan en escombreras. Los técnicos harán visitas mensuales.

3- Se gestionará el entorno de las cavidades, adquiriendo a precio de mercado los terrenos cercanos, para intervenir en la vegetación, reemplazando eucaliptos por especies autóctonas.

4- Se desarrollarán productos de marketing y venta para responder a la «demanda» del público; centrar esta acción en las cuevas menos conocidas y establecer nuevos itinerarios.

El Centro de Interpretación del Arte Rupestre de Cantabria comenzará a construirse a mediados de 2018 y se ubicará en Puente Viesgo, en una parcela de 11.000 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento al Gobierno. La construcción de este centro supondrá además una inversión de tres millones de euros, según anunció la pasada semana el consejero de Educación, Ramón Ruiz. Así explicó que la primera actuación que se va a llevar a cabo será la construcción de un edificio de 1.300 metros cuadrados, que albergará salas multiusos, exposiciones permanentes y temporales, una biblioteca y un archivo. Esta instalación funcionará como centro receptor de todas las cuevas de Cantabria y se completará con un parque arqueológico que se levantará en una segunda fase en sus inmediaciones para albergar itinerarios e instalaciones al aire libre.

La zona arqueológica de La Garma tiene un capítulo «destacado» en la redacción del Plan Estratégico, ya que se trata de un yacimiento «de gran valor», donde el Gobierno viene financiando distintas campañas de investigación desde su descubrimiento en 1995. Pese al gran impacto que tuvo en la sociedad el hallazgo de la Galería inferior no ha tenido respuesta por parte de los poderes públicos, pese a los factores que aconsejaban aprovechar las ventajas de este sitio: espectacularidad y variedad del registro arqueológico, cercanía a Santander. El Gobierno quiere crear todo un Parque Arqueológico de La Garma. El primer paso es la creación de un Centro de interpretación, que superará los 500.000 euros, que será el punto de partida en el que los visitantes en un futuro podrán recorrer el monte y los distintos enclaves arqueológicos en él accesibles como un castro de la edad de hierro con las ocupaciones humanas de Cantabria, la cueva del Mar o la entrada de La Garma. Ante la imposibilidad de crear un sistema de visitas convencional a la cavidad por la seguridad y la conservación, se plantea explorarla mediante un sistema de cámaras robotizas.

La idea a largo plazo, lo que elevaría su precio considerablemente, es plantear en Ribamontán al Monte un proyecto ambicioso, a la altura de las insfraestructuras culturales de Chauvet o Lascaux (Francia), cerradas al público, con magníficas reproducciones que atraen a miles de visitantes cada año. A pesar de sus elevados costes, dicen los expertos, «los retornos económicos y sociables de estos equipamientos culturales son incontestables».

En otra escala, también se plantean la mejora del acceso al Chufin, con una inversión entre 60.000 y 100.000 euros. Dada su compleja ubicación, se hace indispensable una mejora de los accesos y el traslado al centro de visitantes. Para ello, se plantea habilitar un aparcamiento a una distancia de un kilómetro de la cueva. Desde aquí comenzaría una breve ruta a pie siguiendo la línea del embalse. En este tramo se realizarían trabajos de enlosado del camino, plataformas en zonas abruptas y barandillas de madera. La propuesta de Rionansa también plantea reubicar el centro de recepción de visitantes, que también tendría una zona recreativa y espacios para contemplar las vistas del pantano. En la actualidad, de la cueva al centro de visitantes hay dos kilómetros, por lo que los guías se demoran en ir y venir a buscar a los turistas media hora.

Protección y mejoras

También se realizarán estudios de la geología, el clima y la biología del arte parietal y de las cavidades kársticas. Las cuevas cerradas que posean evidencias de arte rupestre, que son responsabilidad del Servicio de Patrimonio Cultural, se debe implantar un programa de conservación con visitas mensuales para comprobar su estado. Asimismo, se dará a conocer la localización de todas las cavidades de arte rupestre a los agentes del Seprona para que patrullen las zonas donde se encuentren.

Nuevas exploraciones en Liébana y la zona occidental

El Gobierno va a impulsar una nueva investigación arqueológica en busca de nuevas evidencias de arte rupestre como las que se encontraron hace algo más de dos años y medio en la Cueva Áurea, yacimiento arqueológico con pinturas rupestres descubierto en marzo pasado en un paraje sobre el río Deva, en el desfiladero de La Hermida. La Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria ya trabaja en un proyecto que permita llevar a cabo una investigación exhaustiva en las cavidades de la comarca de Liébana y la zona occidental, así como en todas aquellas que se tengan indicios de posibles manifestaciones rupestres aún inéditas, con el fin de hallar nuevas muestras de arte rupestre. Desde el Ejecutivo destacan el «tremendo potencial» de toda la zona. Esta labor ya se está desarrollando a través de un proyecto bianual desde el Museo de Prehistoria que habría que sostener en el tiempo.

Su conservación se completará regulando las visitas de los espeleólogos. Cultura comunicará a la Federación Cántabra las cavidades que no pueden ser objeto de la visita. Actualmente se está pendiente de ratificar la lista de las cuevas que puedan ser visitadas por los deportistas sin necesidad de solicitar el permiso administrativo.

Para la conservación de las cuevas se va a crear una comisión conjunta con la dirección general de Medio Ambiente y la de Conservación de la Naturaleza sobre las cavidades con presencia de quirópteros. Actualmente se está desarrollando la elaboración de un mapa y el Ejecutivo sospecha que los propios investigadores han podido dañar algunos cierres. También se actualizarán las redes eléctricas y sistema de iluminación de las cuevas y se mejorará el sistema de control ambiental. Paralelamente, se impulsará el desarrollo de productos de divulgación basados en las nuevas tecnologías usando la realidad virtual y aumentada, la creación de páginas web, venta de entradas unificadas, el desarrollo de productos de marketing y se formará también a los guías.

Fotos

Vídeos