Gómez Cimiano deja la jefatura de Traumatología de Valdecilla y cierra una etapa de quince años

Gómez Cimiano deja la jefatura de Traumatología de Valdecilla y cierra una etapa de quince años
DM

Al frente de uno de los servicios más potentes del hospital, reunificado tras el traslado de Liencres, decide no optar a la reelección y dedicarse de lleno a la artroscopia

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

El servicio de Traumatología y Ortopedia de Valdecilla, uno de los más potentes, del que dependen el 25% del total de cirugías que se realizan en el hospital y que atiende más de 54.000 consultas al año, está a punto de cambiar de jefatura. El médico Francisco Javier Gómez Cimiano, que ha dirigido al equipo durante los últimos quince años (cuatro con plaza asignada, los dos anteriores como jefe provisional, más el tiempo que ejerció como coordinador con anterioridad), ha comunicado a la Gerencia que no optará a la reelección. A sus 63 años, asegura que «ha sido una decisión personal. Me voy porque quiero, hay que dar paso a los jóvenes». Cede el testigo en un momento «de paz social dentro de un servicio que ha sido muy vapuleado en este hospital». No hay que olvidar que fue el «gran perjudicado» tras el derrumbe de la fachada (1999). «Teníamos cuatro plantas de hospitalización en el edificio que se cayó. Nos tocó vivir épocas muy duras, con unas condiciones de trabajo deplorables». Como consecuencia del accidente, la actividad se vertebró. La mitad del equipo se trasladó a Liencres (Ortopedia) y el resto (Traumatología) se quedó en Valdecilla. De ahí que celebre poder cerrar su mandato con la satisfacción de dejar un servicio «reunificado» después de quince años «en la diáspora». Fue en 2016, tras la apertura de las Tres Torres, cuando el macrotraslado hizo posible «este hito que ha sido muy importante».

Como balance de esta etapa que se cierra, defiende que «hemos conseguido un gran servicio, estructurado en secciones (Traumatología, Ortopedia de adulto e infantil, Unidad de la Mano y Artroscopia), capaz de asumir toda la patología de la especialidad, sin necesidad de derivar nada fuera. Todo lo solucionamos en Valdecilla, y eso es un logro a destacar. No cabe duda de que la especialización ha mejorado mucho la calidad de la asistencia».

Pero si esa es la cara, la cruz viene de la mano del progresivo envejecimiento de la población, que tiene un gran impacto en su actividad. Como dato curioso, solo fracturas de cadera recibe de media una cada día del año. Y ser una de las especialidades más demandadas implica también encabezar el ranking que nadie quiere, el de las listas de espera. «Ocurre así en todos los hospitales, no es un problema de Valdecilla. Y es verdad que esta es la única laguna que se nos puede achacar, pero el sistema da lo que da», opina Gómez Cimiano. Para paliar esas cifras, «no le veo otra solución que abrir los quirófanos por la tarde. En su día se lo propuse a la Gerencia en la legislatura anterior, y lo he repetido a la actual. Solo si se amplía el horario seremos capaces de aumentar la respuesta, pero claro, eso conlleva cambiar un sistema de trabajo limitado a la mañana y buscar la fórmula para que encaje con los derechos laborales. Puede ser el camino, pero entiendo que no es fácil organizarlo». Y más cuando el engranaje está «justo de personal», añade.

«La única laguna que se nos puede achacar es la lista de espera, pero el sistema da lo que da»

En la actualidad, el servicio cuenta con 35 traumatólogos, «pero algunos tienen reducción de jornada por conciliación familiar. Y hay que tener en cuenta que en la bolsa de contratación no hay ningún traumatólogo en paro, lo que dificulta las sustituciones. Con los profesionales que tenemos se cubren dos plantas de hospitalización, seis quirófanos y seis o siete consultas cada día», explica. Gómez Cimiano, impulsor de la primera unidad de artroscopias de España, se despide de la jefatura con la ilusión de «volver a centrarme en la artroscopia, una técnica quirúrgica que ha experimentado un desarrollo espectacular y que hoy en día te permiten hacer intervenciones que antes eran impensables. Como operar un menisco y que esa persona al día siguiente pueda andar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos