Gorostiaga defiende una «amplia» reforma constitucional no limitada al modelo territorial

Un momento del acto por el Día de la Constitución celebrado hoy en el Parlamento de Cantabria./Javier Cotera
Un momento del acto por el Día de la Constitución celebrado hoy en el Parlamento de Cantabria. / Javier Cotera

La presidenta del Parlamento muestra su preocupación por el «desprecio con el que algunos» hablan de la Carta Magna durante la celebración de su 39 aniversario

Gonzalo Sellers
GONZALO SELLERSSantander

Con la tormenta del desafío catalán de fondo y con las reticencias del PP a revisar una Constitución que ayer cumplió 39 años, la presidenta del Parlamento cántabro ha vuelto a insistir, como ha hecho cada año durante esta legislatura, en la necesidad de cambios profundos y amplios en la Carta Magna. En 2015, Dolores Gorostiaga apremió a reformarla «sin miedo, con esperanza y diálogo». El año pasado utilizó expresiones similares: «Con valentía, generosidad, rigor y altura de miras, debemos ajustarla a las nuevas circunstancias, sin disminuir ninguno de los derechos fundamentales que consagra». Pero ahora, tras los hechos consumados en Cataluña y ante el mayor desafío al que se ha enfrentado la Constitución en las últimas cuatro décadas, Gorostiaga se ha lamentado por «no haber querido ver las señales que apuntaban a un progresivo descrédito de la Constitución y las instituciones que manan de ella».

Sin nombrar directamente a Cataluña, la presidenta del Parlamento ha tenido muy presente en su intervención el ataque a la Carta Magna que ha supuesto la declaración unilateral de independencia del Govern y «su empecinamiento en romper la igualdad de derechos del territorio español». Pero las principales críticas de la dirigente socialista han sido para los políticos que no han sido capaces de evitar que esto sucediera. «Ahora se ha puesto de manifiesto la carencia de estrategias previas para encauzar las tensiones», ha denunciado.

6 de diciembre

En cualquier caso, Gorostiaga cree que la reforma de la Constitución debe mirar más allá de los últimos acontecimientos en Cataluña y no debe reducirse a la revisión del modelo territorial. «Si se limita exclusivamente a eso, corremos el peligro de poner una simple tirita a lo que ya se muestra como una gran herida», ha advertido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos