La epidemia de gripe alcanza su máxima incidencia en Cantabria

La campaña de vacunación contra la gripe ha ayudado a paliar la incidencia de la epidemia. /María Gil Lastra
La campaña de vacunación contra la gripe ha ayudado a paliar la incidencia de la epidemia. / María Gil Lastra

Se han diagnosticado más de 1.900 casos del 1 al 7 de enero, pero Sanidad espera que la onda epidémica comience a remitir en diez o doce días

DM .
DM .Santander

La gripe ha alcanzado su nivel máximo de incidencia en Cantabria, donde se han diagnosticado algo más de 1.900 casos en la semana del 1 al 7 de enero, pero se espera que la epidemia empiece a remitir en diez o doce días.

Así lo ha señalado el jefe de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Sanidad, Luis Viloria, quien ha explicado que el nivel máximo de incidencia en Cantabria se sitúa en torno a unos 300 casos por cada 100.000 habitantes por semana.

En la última semana de 2017 se registraron 270 afecciones y en la primera de 2018 se han mantenido en un nivel similar, en torno a las 250.

La incidencia de la gripe pasó el umbral epidémico en la semana del 15 de diciembre y en las dos semanas siguientes alcanzó ya «un nivel medio importante», con esos 270 casos por cada 100.000 habitantes.

Del 1 al 7 de enero se ha mantenido una incidencia similar pero el ritmo de crecimiento se ha frenado, por lo que Viloria espera que la onda epidémica de este año haya alcanzado ya su nivel máximo y que se produzca «un descenso claro» en el número de casos en un plazo de diez o doce días.

En los primeros momentos la onda epidémica afectó de una manera muy importante a las edades infantiles pero, según va avanzando, la gripe «se está democratizando», aunque entre los niños la incidencia siga siendo importante.

Los más afectados

Aumentan los casos entre quienes tienen de 20 a 60 años mientras que entre los mayores de esa edad se registran menos porque son el grupo que más se vacuna.

Desde que empezó la epidemia, dos personas de avanzada edad han fallecido en Cantabria por complicaciones de enfermedades crónicas y 30 pacientes han requerido ingreso hospitalario, de los que 16 fueron dados de alta y otros 12 permanecen hospitalizados.

Además de los dos fallecidos, otras dos personas necesitaron ingreso en la UCI, mientras que en años anteriores ha sido mayor el número de casos graves que lo requirieron.

Según Viloria, los casos de gripe se están «comportando de manera normal» y también su número encaja con las estadísticas ordinarias por el momento.

El gran número de casos que se producen cuando la epidemia llega a su máximo nivel, como ha ocurrido en las dos últimas semanas, unido a una afluencia superior a la normal a los centros sanitarios, puede resultar «espectacular», pero no existe, ha subrayado, «un elemento diferenciador sobre otros años».

Lo más relevante en esta epidemia de gripe es que el virus que está siendo responsable del 80% de los casos es de tipo B, menos frecuente que los virus A, pero que está teniendo un comportamiento parecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos