La huelga en Adif y Renfe podría afectar hoy a los trenes de cercanías en Cantabria

Tren de cercanías RENFE
Tren de cercanías RENFE / DM

El sindicato CGT considera «abusivos» los servicios mínimos del 50%. Los Alvia a Madrid circularán con normalidad

VERÓNICA PAJAREJO SANTANDER.

El sector ferroviario de la CGT en Cantabria espera que más del 70% de los trabajadores de las empresas públicas Renfe y Adif se sumen a la huelga de hoy, convocada por el sindicato en toda España contra el «desmantelamiento» del ferrocarril convencional y de cercanías que se está produciendo a causa de la «falta de presupuesto». El paro afectará al servicio habitual entre esta medianoche y las 23.00 horas, lo que implica que algunos trenes no funcionarán. Dentro de los servicios mínimos, que la organización considera «abusivos» y que se han fijado en el 50%, se encuentran los tres Alvia con destino a Madrid, mientras que la Larga Distancia hacia Oviedo y Bilbao tendrá variaciones mínimas. La parte que podría verse más perjudicada son los cercanías.

«Más del 70% del dinero del ferrocarril se está destinando a infraestructuras del AVE»

Sergio Tamayo, miembro del Comité de Empresa y de la CGT, explicó ayer en rueda de prensa que la falta de presupuesto se debe a que «más del 70 % del dinero que se destina al ferrocarril se está gastando en infraestructuras del AVE». Por otra parte, declaró que el mantenimiento de la Alta Velocidad tiene un coste «muy alto», y al gastar en él la mayor parte del presupuesto destinado al ferrocarril «lo que estamos haciendo es deteriorar el cercanías». Además, Tamayo aseguró que otro de los motivos de la huelga es la «privatización encubierta del sector» y la reducción del personal. Esta falta de trabajadores provoca, según el miembro de la CGT, que los trenes «muchas veces salgan con retraso y nos está abocando al cierre de líneas». «Al no arreglarse las infraestructuras del cercanías, algunos trenes con destino a Santander, Liérganes o Cabezón de la Sal han aumentado el tiempo de duración de los trayectos», remarcó.

Por otra parte, Tamayo hizo hincapié en que «no solamente estamos defendiendo el empleo, estamos defendiendo un tema social por ser un empleo público». Asimismo, defendió que el ferrocarril es un «derecho» de todos los usuarios y las administraciones están en la obligación de mantenerlo en condiciones de calidad suficientes. Por el momento, la huelga sólo está respaldada por CGT, sindicato minoritario. Esta organización aprovechó ayer para animar al resto de miembros del Comité de Empresa a que den un paso al frente, porque «también son conscientes de este deterioro constante».

Fotos

Vídeos