Medio millar de cántabros se ha quedado sin carné por la huelga de examinadores

Las autoescuelas confían en que la situación se normalice en los próximos meses. :: igor aizpuru/Igor Aizpuru
Las autoescuelas confían en que la situación se normalice en los próximos meses. :: igor aizpuru / Igor Aizpuru
Cantabria

La Asociación de Examinadores de Tráfico advierte de que el conflicto se ha cerrado en falso porque «no hay nada resuelto»

José Ahumada
JOSÉ AHUMADASantander

La huelga de examinadores de tráfico, recién desconvocada, ha dejado en Cantabria medio millar de alumnos aguardando para sacar el carné de conducir, según los cálculos de Alberto Santamaría, presidente de la Asociación de Autoescuelas en Cantabria (ACEC), y esperas de más de dos meses para obtener el permiso. Santamaría mostró su confianza en que la situación comience a normalizarse a partir de enero y avanzó que este viernes tiene previsto mantener una reunión con responsables de Tráfico y Seguridad Vial para buscar una solución. «Lo lógico es que comiencen a examinar a los perjudicados por la huelga, y después traten de aligerar ese atasco. Hace un mes hablé con José Miguel Tolosa -responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT) en la región-, y me dijo que harán todo lo que esté en su mano».

En cualquier caso, el representante de las autoescuelas cántabras reconoce que el problema no termina con el fin del paro. «El atasco que tenemos no se soluciona en un mes ni en dos: yo tengo pendientes a casi cuarenta personas -en los centros de Autoescuela Alberto de Solares y Muriedas-. Aquí sigue habiendo falta de examinadores. En la región tenemos nueve -hasta julio teníamos diez-, y el año que viene se jubila otro y no se reponen las plazas».

«El atasco que tenemos no se soluciona en un mes ni en dos: tengo pendientes casi cuarenta personas» Alberto Santamaría, Presidente Asociación Autoescuelas

La vuelta al trabajo de los examinadores de tráfico no significa que el conflicto que dio origen a la huelga haya desaparecido. El colectivo decidió esta semana desconvocar los paros que mantenía desde hace cinco meses a la espera de que los próximos Presupuestos Generales incluyan el complemento específico que reivindican (250 euros mensuales brutos), algo que cuenta con el apoyo de todos los grupos del Congreso, excepto el Popular. «Nos gustaría estar más contentos, pero lo cierto es que el conflicto se cierra en falso y que aún no hay nada resuelto», lamentó Arturo Martín, delegado en Cantabria de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). «Ya era un tiempo excesivo de sufrimiento para todos nosotros, para el sector de las autoescuelas y para los ciudadanos: todos lo hemos estado pasando mal, salvo los dirigentes de la Dirección General de Tráfico y del Ministerio de Interior».

«La eliminación del atasco depende de las propuestas que presente la Dirección General de Tráfico» Arturo Martín, Asoc. Examinadores Tráfico

Martín, que puntualizó que la huelga está desconvocada «de momento», recordó que la DGT ya se comprometió en 2015 a abonar el complemento salarial que están reclamando. «Lo único que queremos es ver reflejado ese compromiso en nuestra nómina». En cuanto al modo de eliminar el tapón de conductores pendientes de obtener su permiso, indicó que los examinadores están «expectantes por ver cómo se va a solucionar». «Eso no depende solo de nosotros, sino de las propuestas que presente la DGT en cuanto a horas extras y lo que sea; tendríamos que valorarlo. Sí que desconvocamos la huelga, pero pasar de esa situación a colaborar plenamente con la DGT, cuesta. Si por nosotros fuera, por supuesto, pero tienen que darse unas condiciones y la DGT no se ha pronunciado: tiene encima de la mesa una propuesta consensuada con el comité de huelga, que fue aprobada por los trabajadores y devuelta a la DGT, y no la han firmado».

Mientras las partes enfrentadas tratan de ponerse de acuerdo, el número de perjudicados crece. «Esto es como un divorcio en el que, al final, los que pagan son los hijos», dijo Alberto Santamaría, de la Asociación de Autoescuelas. «Unos han exigido, yo creo que teniendo razón, y otros no han cedido por los motivos que sean, y nosotros hemos pagado mucho por todo eso».

«La huelga ha hecho que muchos negocios hayan cerrado y que haya sido necesario regular el empleo» Luis Peña, Director Autoescuela Bahía

Eso mismo destacó Luis Peña, director de la Autoescuela Bahía, que incluso se ha visto obligado a prescindir de profesores mientras ha durado el paro. «Ha sido una de las peores experiencias para las autoescuelas en muchos años. Esta huelga ha hecho que muchas hayan cerrado, que algunos profesores hayan ido al paro y que haya sido necesario regular el empleo, porque no se cubren gastos: la gente no da clases, no hay exámenes y el número de matrículas ha descendido. Estamos con una preocupación gravísima, una espada de Damocles que tenemos encima. Hay comunidades donde ya se ha pedido que si la Administración no es capaz de solucionar estos problemas se externalice el servicio para poder prestárselo al ciudadano en condiciones».

Se calcula que las pérdidas acumuladas por las autoescuelas en España durante la huelga de examinadores ascienden a 80 millones de euros, y que durante estos cinco meses se han producido unos 120 cierres temporales y más de veinte definitivos en estos negocios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos