La huelga de examinadores de tráfico ha obligado a aplazar ya 516 pruebas

El parón afectará a partir del 4 de septiembre.
El parón afectará a partir del 4 de septiembre. / Luis Palomeque

Las autoescuelas solicitan el cese de un conflicto que está provocando «un colosal tapón» en la celebración de los exámenes

NACHO GONZÁLEZ UCELAYSantander

La huelga convocada por los examinadores de tráfico –que ya han anunciado un paro indefinido a partir de septiembre a la vista del escaso éxito que están obteniendo con sus movilizaciones– ha obligado a suspender más de medio millar de pruebas prácticas para obtener el carné de conducir en Cantabria, donde el seguimiento de las jornadas de protesta es de un 90% y el malestar de las autoescuelas (las grandes damnificadas de esta situación junto a los propios alumnos) mayor cada día.

Según informaron ayer fuentes de la Jefatura Provincial de Tráfico, desde que el cuerpo de examinadores inició los paros, el 19 de junio, en la región se han aplazado un total de 516 pruebas de conducción: 172 a la semana.

El caos es tal que la propia Confederación de Autoescuelas ha pedido a los examinadores de tráfico que pongan fin a las protestas por el enorme perjuicio que estos paros están provocando a su sector y el «colosal tapón» que se viene produciendo en la celebración de exámenes no solo aquí sino en todo el país, donde ya se han anulado alrededor de 31.000 pruebas. Lejos de arreglarse, sin embargo, parece que la crisis se va a agravar todavía más.

A partir del 4 de septiembre

Según informó ayer mismo la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), el colectivo ha decidido convocar una huelga indefinida a partir del próximo 4 de septiembre –hasta ahora las acciones se limitan a parar lunes, martes y miércoles– por lo que ya está realizando las gestiones legales oportunas para poder convocarla.

Al mismo tiempo, está solicitando también el permiso correspondiente para organizar una concentración, que tendrá lugar ante la Dirección General de Tráfico (DGT) el próximo 25 de julio, y en la que los examinadores volverán a solicitar el reconocimiento de la responsabilidad, los riesgos de accidentes y agresiones que conlleva su trabajo y a reivindicar un incremento de un complemento específico que –según aseguran– «fue prometido» hace años por tres directores generales distintos.

Crítica con la oferta trasladada por la Dirección General de Tráfico para intentar desatascar el conflicto, Asextra, que cree que no recoge las reivindicaciones del colectivo, dice que la DGT «está subestimando nuestra inteligencia», razón por la cual no piensa ceder.

Ello en detrimento de las autoescuelas y, sobre todo, de los aspirantes a obtener el carné de conducir, que están siendo los principales afectados por una huelga que está originando un perjuicio considerable a todo el sector.

Sin exámenes

Tanto, que la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) pidió ayer a los examinadores de tráfico que pongan fin a una protesta que, aseguran, está provocando un «tapón colosal» en la celebración de los exámenes.

Insistiendo en que desatascarlo «llevará meses», la confederación urgió ayer a los examinadores a desconvocar cuanto antes esta huelga, especialmente después del anuncio del Consejo de Ministros de crear una especialidad de Tráfico y aprobar la convocatoria de 505 plazas, 70 de ellas de acceso libre.

A este respecto, y en un comunicado anterior al de la confederación difundido en varias redes sociales, Asextra ya pidió a las autoescuelas que no culpen a los examinadores de la situación que las empresas relacionadas con el sector atraviesan a raíz de los paros.

«Ni antes éramos los responsables de que las autoescuelas tuvieran beneficios ni ahora lo somos de que tengan pérdidas», matizó el colectivo, que achaca esto a la gestión de cada empresario.

Fotos

Vídeos