Informes técnicos alertan del riesgo ambiental de captar agua del Alsa

Desde el punto de vista técnico, la alternativa de bajar el agua a Santander desde la presa situada en San Miguel de Aguayo es «inadecuada e inviable». / José Luis Sardina

Expertos del Gobierno dicen que habría que vaciar el embalse de Aguayo para colocar la tubería y una plataforma, obras que se prolongarían más allá del verano

CONSUELO DE LA PEÑASantander

El Gobierno de Cantabria se ha pertrechado de informes técnicos y jurídicos para reforzar su oposición a la propuesta del Ministerio de Medio Ambiente de coger el agua del embalse de Alsa este verano y dejar de lado el suministro del pantano del Ebro.

El estudio técnico realizado por la Subdirección General de Aguas del Ejecutivo subraya que la alternativa es «técnicamente inadecuada, inviable e innecesaria» porque incrementa «sobremanera el coste económico», entraña «riesgos ambientales innecesarios» y el plazo de ejecución de las obras necesarias se extendería más allá del verano, cuando ya no se resulta necesaria la captación del agua. Desde el punto de vista técnico, bajar el agua a Santander desde la presa situada en San Miguel de Aguayo requiere la instalación de «una plataforma flotante», dotada de un sistema de bombeo accionado con un grupo electrógeno alimentado por gasoil, ubicado en medio del embalse, que «necesita ser repostado con frecuencia, utilizando medios de navegación, por ejemplo un barco, con el riesgo asociado de vertido incontrolado de gasoil en la zona de toma», alertan los expertos, eso sin contar la posibilidad de «derrames incontrolados y accidentes durante las operaciones de almacenaje, respostaje o navegación». Además, el proyecto de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico contempla la instalación de una tubería de 800 metros de largo «en un trazado de perfil irregular y de nivel fluctuante al son del funcionamiento de la central hidroeléctrica reservible», lo que entraña serias dificultades, según recogen el informe.

«Imposible», en plazo

Pero es que los expertos sostienen que es «imposible» realizar estos trabajos en plazo, es decir antes de octubre, cuando ya no resultaría necesaria la captación del agua. A todo ello se suma que el embalse, con una superficie de 183 ha y una capacidad de 23 hm3, tendría que vaciarse para poder instalar la tubería y la plataforma flotante por lo que «parte del recurso hídrico sería desperdiciado». En cualquier caso, se estima además que la operación «tendría unos costes extraordinarios y una afección ambiental de difícil estimación».

El informe jurídico, realizado por la asesoría jurídica de la Consejería de Medio Ambiente, se opone a la propuesta ministerial por razones de legalidad. El Ministerio sostiene que ante los problemas de sequía en el Ebro no puede cogerse agua del embalse y que será es la Confederación Hidrográfica del Cantábrico quien satisfará las necesidades de abastecimiento a Cantabria y, en particular, a Santander.

Las obras de captación tendrían un coste extraordinario y no terminarían a tiempo

Los servicios jurídicos del Gobierno entienden que el Ministerio no contempla que el bitrasvase del Ebro, según el Plan Hidrológico Nacional, no está considerado un trasvase entre cuencas, porque el agua trasvasada tiene ulterior retorno en el plazo de cuatro años. «La fórmula propuesta por la Secretaría de Estado es contraria al principio de aprovechamiento racional, desde un punto de vista técnico, económico y medio ambiental» y, por lo tanto, contraria a los objetivos del Plan Hidrológico Nacional y a la Ley de Aguas.

También subraya que la propuesta no respeta la prioridad que tiene el agua para beber sobre otros usos. El informe concluye que la solución alternativa que se propone es contraria a la Ley de Estabilidad Presupuestaria porque es mucho más costosa que la captación del Ebro.

El Gobierno ha enviado los informes a Medio Ambiente para su evaluación

La Consejería de Medio Ambiente ha remitido ambos documentos al Ministerio que preside Isabel García Tejerina, y además ha dado orden a la directora general del Agua para que se mantenga el suministro a Santander.

No obstante, la semana pasada se suspendió la captación del agua del pantano del Ebro, que se inició a finales de junio, porque las últimas lluvias habían mejorado los niveles ecológicos del Pas para abastecer a Santander.

Fotos

Vídeos