El curso empieza hoy en los institutos, pero las clases tendrán que esperar

R. Ruiz

La asistencia a los centros se limitará del 12 al 14, fecha oficial de inicio del curso, a presentaciones. Los centros advierten que es «imposible» cumplir los plazos

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Por segundo año consecutivo, las clases formales de secundaria, bachiller y FP no empezarán el día que aparece marcado en el calendario escolar: hoy, 12 de septiembre para ESO, y pasado mañana en bachillerato y Formación Profesional. La mayor parte de los institutos de Cantabria no podrán empezar la actividad docente hasta el 18 o el 19 de septiembre.

Sí comenzarán las presentaciones y las entregas de libros, pero los estudiantes irán a los centros un día y las clases no arrancarán formalmente hasta el lunes que viene después de un largo fin de semana con el viernes festivo de por medio.

29.000 alumnos de secundaria y bachiller y 7.400 de FP deberían arrancan el curso esta semana, en un año en el que los estudiantes de ESO se han incrementado un 3,3% y los de FP en torno a un 2,26%. Si el arranque de primaria estuvo marcado por el terremoto desencadenado tras las dimisiones aparejadas al anunciado cese del consejero Ramón Ruiz, ahora los problemas con los interinos se han solucionado y no hay nadie sin plaza -aunque no todos están de acuerdo con los destinos-, pero el inicio del curso en secundaria no es más tranquilo y está marcado por el incumplimiento del calendario docente.

«Mientras los exámenes no se lleven a junio es harto imposible, no se puede hacer otra cosa» Pedro Ruiz Moya

Desde la Consejería de Educación se resta importancia a los efectos de esta situación. No creen que se trate de un incumplimiento formal del calendario y explican que es habitual que las presentaciones en este nivel educativo impliquen un par de días y las clases se retrasen. «No es que sea anormal, se ha hecho habitualmente», justifican.

«Es harto imposible»; «no se puede hacer otra cosa», explica por contra Pedro Ruiz Moya, presidente del Comité de Directores de Centros de Secundaria, quien insiste en que cuando se fijó el calendario ya alertaron a la consejería de que era imposible cumplirlo. «Lo saben de sobra, es imposible».

«Si realmente pudiéramos (empezar las clases antes) no tendríamos ningún problema», insiste Ruiz Moya, quien explica que el problema radica en que hasta que no se trasladen a junio todos los exámenes de septiembre será imposible cumplir un calendario de inicio tan madrugador, a pesar del trabajo a contrarreloj en los centros.

«Los alumnos habrán conseguido sus objetivos a final del curso sin ningún problema» Alonso Gutiérrez

La Consejería de Educación trasladó el curso pasado los exámenes extraordinarios de ESO a junio, pero se mantienen en septiembre los de bachiller y las pruebas de Evaluación de Bachillerato para acceso a la Universidad (EBAU).

Según los directores, eso condiciona todo el trabajo de septiembre y los plazos. El director general de Innovación y Centros Educativos, Alonso Gutiérrez, reconoció los ajustados márgenes que tienen los institutos para cumplir con todos los plazos en el inicio de curso y que «constriñen a los centros», una situación que «se irá resolviendo, y espero que sea pronto», en el momento en el que desaparezcan los exámenes de septiembre.

En cualquier caso destacó que secundaria empieza ahora antes que nunca y que desde la Consejería se había remitido a los centros una circular para que tras las presentaciones se iniciaran cuanto antes las clases. Gutiérrez resalta el hecho de que el viernes es festivo y que en algunos municipios hay otras fiestas locales que afectan al desarrollo de las clases. Señala que esta situación no tiene nada que ver con el nuevo calendario porque «con el anterior también era así».

En este momento aún hay matrículas abiertas en los institutos, y Ruiz Moya explica que no dan abasto para terminar las tareas impuestas: comisiones, coordinación, claustros, selección de alumnos para los programas de educación bilingüe o atención a la diversidad, el banco de libros -«que esta costando Dios y ayuda porque se están montado muchas colas»-, las vacantes y las sustituciones. Además, la realización de los horarios está ajustada a una normativa. No se trata de empezar antes, insiste el representante de los directores, sino de que hay que cumplir unos trámites y unos requisitos normativos que impiden acabar a tiempo.

«Ahora el calendario no se cumple para empezar, y el curso pasado tampoco se cumplió para acabar» Leticia Cardenal

Algunos centros en los que sólo se imparte ESO, o son pequeños, sí podrán empezar esta semana las clases. Entre los consultados por este periódico está el caso del Miguel Herrero, de Torrelavega (que tiene un millar de alumnos), o Cantabria y Villajunco, en Santander, o el IES Vale de Piélagos; pero en muchos otros como El Alisal, Las Llamas, Pereda, Santa Clara, La Albericia o Torres Quevedo, la docencia arranca el 18 o el 19, según los grupos. Los concertados no presentan este retraso en el inicio de clases. Centros como Agustinos, Esclavas, La Salle o Verdemar empezarán esta semana. Ruiz Moya explica que al ser concertados tienen su propia autonomía de gestión y muchas de las exigencias de tramitación y elaboración de horarios que tiene la pública aquí no la aplican.

Un asunto repetido

Esta disparidad entre el calendario y los plazos no es una polémica nueva. El año pasado se produjo el mismo problema y prácticamente en los mismo plazos. Las clases debían comenzar un lunes, pero en la mayoría de los casos no lo hicieron hasta el final de la semana. Educación dijo entonces que se debía la hecho de que se estaba estrenando el nuevo calendario y restó importancia a ese retraso.

El calendario aprobado este año fija el inicio del curso escolar el 12 de septiembre y el fin de curso el 26 de junio de 2018, con 175 días de docencia, con lo que se pierden entre 3 y 4 días con el arranque de las clases la próxima semana. El director de Innovación insistió en que al final de curso «los alumnos lograrán sus objetivos sin problemas».

No obstante, Leticia Cardenal, presidenta de la Federación de Padres (FAPA), lamenta que este año se repita la situación del año pasado y que de nuevo la Consejería haga «oídos sordos» a quienes realmente están en los centros. «Nos preocupa que se sigan perdiendo horas lectivas», indicó la representante de los padres y madres, y recordó que en el final de curso pasado algunos estudiantes habían acabado las clases ya en mayo. La FAPA se reúne hoy con Miguel Ángel Revilla, en una cita programada hace tiempo en la que le van a trasladar sus preocupaciones y la queja de que «a dos días de curso se hagan tantos cambios» por los ceses en Educación.

Interinos

Por otro lado, Jesús Aguayo (STEC), portavoz de la Junta de Personal, indicó que se pedirá al nuevo equipo de Educación que trate de mejorar la situación de los interinos que han visto afectados sus destinos tras la vuelta a sus plazas de los cargos en Educación y que se comprometan a respetar los acuerdos alcanzados.

Fotos

Vídeos