Otro susto por la mala combustión de una caldera

Otro susto por la mala combustión de una caldera
061

Seis adultos y tres menores resultaron intoxicados por monóxido de carbono en un piso de Santander. Todos fueron dados de alta tras pasar por la cámara hiperbárica de Valdecilla

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Se quedó en un susto, pero pudo haber sido una desgracia de grandes dimensiones. Seis personas adultas, un adolescente de 14 años y dos bebés fueron ingresados en la madrugada del jueves en Valdecilla por intoxicación de monóxido de carbono, un gas extremadamente tóxico imposible de detectar, ya que es inodoro e incoloro. Según los servicios de emergencias que se desplazaron hasta el lugar para atender a los heridos, que recibieron el alta médica a lo largo de la mañana de ayer, el accidente se produjo por una mala combustión del calentador de agua, que provocó la propagación de gas en la vivienda situada en el Grupo Los Pinares, junto a la calle La Encina de Santander (entre Los Castros y General Dávila), donde reside al menos una parte de los afectados.

Tras recibir el aviso, varios vehículos de la Policía Local, bomberos y ambulancias llegaron al lugar, accedieron al inmueble –se encontraron la puerta abierta– y trasladaron a los nueve afectados al hospital, en un principio con pronóstico reservado. Todos ellos fueron tratados en la cámara hiperbárica, debido a que presentaban altos niveles de monóxido de carbono en sangre. Los más pequeños, ambos de un año de edad, fueron los primeros en recuperarse y a lo largo de la jornada fueron recibiendo el alta el resto de los intoxicados.

Según relataron los vecinos del bloque, quienes aseguraron que no oyeron nada ni se percataron del amplio dispositivo, la familia había llegado «hace un mes» a este piso en alquiler del Grupo Los Pinares. Nadie en el edificio se enteró de lo ocurrido. Por eso, cuando vieron a los técnicos del gas a primera hora de la mañana, la sorpresa fue mayúscula. «¿Pero no es peligroso no? ¿Tenemos que salir de casa o algo?», preguntaba Amparo Marcano, vecina de la vivienda contigua. Otra propietaria del portal 2A, Josefa Ramírez, confirmaba que, al menos, vivían allí de forma habitual una pareja joven, los bebés y la suegra de la mujer.

Los técnicos de la compañía energética EDP se desplazaron hasta el inmueble con la intención de realizar nuevas comprobaciones y confirmar que la causa del escape de monóxido de carbono era la mala combustión del calentador –de tipo atmosférico, «más inseguro que los estancos que se instalan ahora»–, pero se encontraron la casa vacía y las ventanas abiertas para ventilar. Sospechan que el aparato «seguramente estaba en mal estado y sin revisar».

De hecho, las mediciones de los bomberos, que cortaron la llave de paso a la espera de que los propietarios sustituyan el calentador por uno nuevo, detectaron 250 partículas por millón en el aire, cuando el umbral máximo para que no afecte al organismo es de 50. «A partir de ahí hay que clausurarlo porque ya es muy peligroso», detallaron.

Las calderas también fueron las culpables de la intoxicación por gases de 92 turistas en un hotel de Isla en septiembre. En aquella ocasión, el accidente tuvo un fatal desenlace con el fallecimiento de una de las víctimas. Además, la investigación del Gobierno de Cantabria señaló que la caldera presentaba «un funcionamiento claramente de riesgo y un grado importante de deterioro». El Juzgado de Santoña, por su parte, abrió diligencias para investigar un posible homicidio imprudente.

Dos incendios en viviendas

Además, durante el día de ayer, los bomberos tuvieron que acudir a otras dos viviendas por sendos incendios. El primero de ellos tuvo lugar en la plaza del Muergo del Barrio Pesquero, donde se incendió una chimenea que calcinó una habitaciones alrededor de las 15.15 horas. Una mujer de 63 años tuvo que ser atendida y trasladada a urgencias por inhalación de humos. Pocos minutos después, tuvieron que desplazarse al Grupo Santa Teresa de Jesús. Allí, la culpable fue una sartén, cuyo fuego también llegó a la caldera extractora y a los muebles de la cocina.

Edificio del Grupo Los Pinares en el que se ha producido el escape de gas.
Edificio del Grupo Los Pinares en el que se ha producido el escape de gas. / Sane

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos