La nieve desembarca en Cantabria

Imagen tomada en la avenida de la Naval, en Reinosa.

Los primeros copos han caído en la capital campurriana y este jueves podrían acumularse, a partir de 700 metros, hasta quince centímetros en Liébana

JOSÉ CARLOS ROJO y PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Para la entrada oficial del invierno aún quedan 21 días; pero la estación fría parece haberse adelantado esta semana con un primer embate que ha colocado a Cantabria en aviso naranja por nevadas. Hasta 15 centímetros podrían acumularse este jueves en la zona de Liébana a partir de los 700 metros, según prevé la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Una situación que se recrudecerá el viernes, cuando podrían acumularse hasta 20 centímetros con la cota de nieve en los 500 metros, y que este miércoles ha puesto en marcha a los operativos de vialidad invernal en todas las carreteras estatales y autonómicas de la región.

En total, cerca de 100 máquinas y 210 operarios trabajarán para mantener limpias las vías. Por un lado, los de competencia regional, que suman hasta 56 máquinas y 78 operarios, todos ya en activo. El resto se distribuirán por las vías estatales. En conjunto, hasta 43 quitanieves y 130 trabajadores cubrirán la vigilancia de 228 kilómetros de autovías y otros 393 de carreteras convencionales.

«Aquí hay un dispositivo montado a lo largo de toda la A-67. Nos reparten en diferentes puntos y tenemos que estar atentos a la entrada de la nieve», explica José Antonio Laso, uno de los operarios que este miércoles ha hecho doce horas de guardia en uno de los apartaderos de la autovía a la entrada de Reinosa. Entre tanto, en Fombellida los camiones guardaban la vez para pertrecharse con toneladas de sal con vistas a lo que está por venir.

«Al parecer este temporal va a ser más complicado de lo que esperábamos y por eso vamos a tener que extremar las precauciones, que siempre suele ser lo más prudente», ha aclarado Miguel Ángel Tolosa, jefe de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Cantabria. «Vamos a ser muy estrictos porque lo mejor cuando entra un frente de estas características es prevenir».

Cortes a la circulación

Tráfico ha avisado que prohibirá la circulación de camiones en el tramo de montaña de la A-67 que comunica Cantabria con la Meseta a lo largo de cincuenta kilómetros si, como se espera, nieva con profusión. Más rigurosa será la prohibición de la circulación para todos los automóviles que viajen por la comunidad sin neumáticos de invierno. «El tramo de la A-67 entre Aguilar de Campoo y Arenas de Iguña, cuya orografía lo convierte en punto clave de concentración de nevadas, se podría incluso cerrar al tráfico», advierte la DGT en un comunicado. Si la situación empeora en ese sector, se clausurará el paso a los camiones «porque lo que queremos evitar es que estos vehículos queden cruzados en la calzada e impidan la circulación del resto», aseguró Tolosa.

Decenas de quitanieves se han cargado con toneladas de sal y salmuera –agua con sal para derretir el hielo de la calzada– para el trabajo de estos días. «Normalmente desplegamos solo las extendedoras, las máquinas que apartan la nieve a la cuneta. Solemos funcionar tres en la misma vía: una para el carril izquierdo, otra para la zona centro y una tercera para el derecho», explica Jorge Troika, otro de los operarios que ayer se sentaron en la máquina durante doce horas.

Si la situación no es muy compleja, pueden despejar unos 40 kilómetros de carretera en una hora. La clave es mantener la vía limpia, «así logras que no se acumule mucha cantidad de nieve y que siempre sea fácil apartarla con pasadas regulares», concreta. Para las situaciones más complicadas se guardan las fresadoras, capaces de succionar la nevada para lanzarla lejos de la calzada.

Ver más

La dirección General de Protección Civil y Emergencias ha recordado sus recomendaciones para estos casos. Lo fundamental, la revisión previa. Es importante comprobar el estado de los neumáticos, de los frenos y el nivel del líquido anticongelante. «No hay que olvidar llevar el móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo», recuerda el servicio en un comunicado.

Lluvia torrencial en Santander

A las cotas más bajas aún no ha llegado la nieve, pero la lluvia ha cubierto la capital cántabra como no lo ha hecho en todo el litoral cantábrico. Solo en Santander llegaron a registrarse hasta 50 litros por metro cuadrado. Muy lejos de los 30 litros captados como máximo en Vizcaya o de los 20 que captaron como pico los registros asturianos.

Los paraguas han regresado a las calles después de meses de sequía, con la mirada puesta en los pantanos y los embalses, en mínimos, y con unos ríos agónicos por la falta de agua. Unos cauces que pese a las lluvias torrenciales que han llegado esta semana, no han registrado una mejora muy significativa de sus aguas.

Entre tanto, en Alto Campoo celebran la ola de frío porque gracias a estas nevadas oportunas, justo antes de la fecha prevista por la dirección para abrir la estación de esquí, podrán cumplirse las expectativas de inaugurar el año este sábado. Los cañones de innivación artificial comenzaron a funcionar a pleno rendimiento la noche del pasado martes y según lo esperado, la nieve natrual podría ayudar a completar el rellenado de unas pistas que pretenden comenzar el curso con buen pie en el puente de diciembre.

Después de Santander, el ranking de lluvias lo encabeza Torrelavega con 39,6 litros por metro cuadrado y Santillana del Mar con 35. En el sur de Cantabria y la comarca de Liébana se han registrado cantidades menores que no pasan de los dos litros.

La intensa lluvia y alguna granizada han provocado algún que otro accidente de tráfico esta tarde, como el que ha ocurrido a la entrada de Santander o el que ha sucedido en Mogro, que ha provocado retenciones en la autovía A-67. Oasadas las 7 de la tarde, otro accidente leve en la Autovía A-8 a la altura de Liendo causó retenciones de unos dos kilómetros en dirección a Santander. Sin embargo, por la mañana no se han producido incidentes en las carreteras y desde la Guardia Civil de Tráfico la califican como «tranquila». Lo mismo que el parque de Bomberos de Santander. Sin actuaciones a causa de la lluvia.

La alerta nevadas está activada en Cantabria desde la medianoche y se ha elevado de amarilla a naranja. En los próximos días, especialmente viernes y sábado, se espera que las temperaturas bajen. También la cota de nieve, que estará entre 800 y 1.000 metros. El centro y el Valle de Villaverde estarán mañana y el viernes en aviso naranja por nieve, mientras que Liébana y la Cantabria del Ebro tendrán activado el aviso amarillo por el mismo fenómeno.

Dotaciones contra la nieve

Tanto el Ministerio de Fomento como la Dirección regional de Obras tienen ya preparados los efectivos para afrontar el invierno y los incidentes que pueda provocar la nieve o el hielo. De esta forma, los 621 kilómetros de carreteras de Cantabria estarán libres de nieve gracias a 43 máquinas quitanieves (38 de empuje y 5 dinámicas) del ministerio que complementa su acción con 16.000 toneladas de fundentes, 822.000 litros de salmuera y 130 personas. Desde el Gobierno de Cantabria se tienen listas 54 máquinas, de las que 24 son camiones-cuña; 10 máquinas quitanieve dinámicas (turbo-fresa); 13 vehículos todoterreno; 9 tractores-cuña (alquilado). A ello se su,am 78 operarios.

Este nivel estará vigente entre las 18:00 horas de este jueves y las 00:00 horas del viernes.

La Dirección General de Protección Civil no tiene ningún dispositivo activado. Están en «fase previa». Lo pondrán en marcha si la alerta se eleva a roja, un aviso que depende de la Delegación de Gobierno. Tanto el personal de sala del 112 como los efectivos de los seis parque de Bomberos están listos para actuar llegado el momento. Las prevenciones afectan a la zona de Liébana, el Valle de Villaverde y el centro de Cantabria.

Respecto a las carreteras, se recomienda circular con precaución en la A-67 en Hormiguera y son necesarias el uso de cadenas en los puertos de Palombero, Matanela, Estacas de Trueba y Lunada.

Nieve bienvenida

Para Francisco Javier Gómez, alcalde de Potes, no hay alarma sino incidencias propias del tiempo. Tanto es así que a pesar de haber tenido que echar sal en las calles «dos o tres veces» la semana pasada debido a las heladas, se muestra «contento» por la falta que hace la lluvia. Potes, en el centro del valle de Liébana no está a demasiada altitud y son los ayuntamientos limítrofes los que más sufren las olas de frío, que como insiste Gómez, no tienen nada de extraordinario. «Y si nieva, que nieve»

Algo parecido piensa Óscar Casares, alcalde de Camaleño, municipio que tiene pueblos a 400 metros o a casi mil, como Pido. Para solucionar las incidencias invernales cuentan con un tractor con cuña quitanieves que está preparado para actuar, pero que aún no han utilizado. No ha sido necesario. «Está nevando en Fuente Dé, pero aquí de momento no», explica Casares, «lo normal en un año normal». En cualquier caso, «no nos vamos a asustar ahora porque nieve un poco», concluye.

Que Valderredible se quede aislado por la nieve parece, a priori, complicado. El Ayuntamiento cuenta con cinco máquinas (2 tractores y 3 camiones) de forma permanente para acceder hasta cualquiera de los diseminados pueblos que forman este amplio municipio, una de sus características demográficas más reconocibles. Su alcalde, Fernando Fernández, dice estar «deseando que nieve», porque el verdadero problema sería el contrario. «Nos estamos acostumbrando a que no nieve y a un copito que se ve, da sensación de anormalidad», explica. Pone el foco, además, fuera del valle y lo extiende hasta la estación de esquí de Alto Campoo. Espera que pueda abrir en los próximos días «porque es un beneficio para toda la región».

Recomendaciones

Por la previsión de nieve, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan evitar la utilización del coche si no es imprescindible en las zonas afectadas por la nieve; solicitar información del estado de las carreteras y la situación meteorológica; en caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos, y llevar cadenas, móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo. Se insta también a prestar especial atención a las placas de hielo que se puedan formar en la calzada, especialmente al amanecer y al anochecer.

En el caso de quedarse atrapado en el coche, se recomienda permanecer dentro del vehículo con la calefacción puesta y renovando el aire cada cierto tiempo. Es muy importante evitar quedarse dormido y comprobar que la salida del tubo de escape está libre, para evitar que el humo penetre en el habitáculo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos