Marimar Blanco pide en Santander volver al 'espíritu de Ermua' para lograr el fin definitivo de ETA

Homenaje en La Magdalena por el vigésimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, con presencia de su hermana, la presidenta de la FVT, María del Mar Blanco./María Gil Lastra
Homenaje en La Magdalena por el vigésimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, con presencia de su hermana, la presidenta de la FVT, María del Mar Blanco. / María Gil Lastra

"Mis padres y yo siempre estaremos en una deuda permanente de gratitud con la inmensa mayoría de los españoles de bien", ha asegurado en la UIMP

EFESantander

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, ha considerado necesario "volver al espíritu de Ermua" para, entre todos, lograr el fin definitivo de la banda terrorista ETA.

"Entre todos hemos conseguido derrotar a ETA", ha destacado Marimar Blanco durante el acto de homenaje que se ha celebrado hoy en el monumento a las víctimas del terrorismo que hay a la entrada del la Península de La Magdalena, con motivo del 20 aniversario del asesinato de su hermano Miguel Ángel Blanco por parte de ETA.

Pero ha matizado que "no hay que bajar la guardia" y es necesario "seguir manteniendo el nivel de exigencia" porque, pese a que hayan cesado los atentados, "falta que ETA se disuelva y desaparezca de una vez por todas", además de "pedir perdón".

Marimar Blanco ha insistido en la necesidad de volver al "espíritu de Ermua" que, según ha recordado, "nació de la calle y de los propios ciudadanos".

La presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco, frente a las "ambigüedades" y la opinión de quienes creen que es momento de "pasar página", ha afirmado que ella quiere "mirar atrás por el retrovisor" y si es posible "con un espejo más grande".

"Debemos volver a alzar la voz para contar la verdad, no de las víctimas, sino de la historia de este país", ha subrayado Marimar Blanco, quien ha reconocido que aunque hayan pasado veinte años desde el asesinato de su hermano y "la herida no la cierra nadie", sintió "cierta paz" el día en que vio a los asesinos de Miguel Ángel "en esa pecera" al ser juzgados en la Audiencia Nacional.

Marimar Blanco ha querido compartir con todas las víctimas del terrorismo el homenaje que hoy ha rendido Santander a la memoria de su hermano y ha apuntado que aunque ahora se conmemore el 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel, tanto sus padres como ella lo ven como "una fecha más", porque para ellos "parece que ocurrió hace dos o tres días porque el dolor y el recuerdo sigue estando ahí".

Pero también ha hecho hincapié en que toda su familia "nunca se cansará de dar las gracias" y tendrá siempre una "deuda de gratitud", tanto por el apoyo que tuvieron de toda sociedad durante las 48 horas previas al asesinato, como una vez que se conoció el trágico final.

"No quiero ni pensar lo que fue para mi hermano estar en soledad en ese lugar donde fue torturado por sus asesinos", ha dicho una emocionada Marimar Blanco, para quien, al encontrarse en aquellos en el Reino Unido, cuya principal preocupación era la "soledad" en la que se encontraban sus padres.

De ahí que subraye que nunca olvidara la impresión que le causó a su llegada a Ermua ver su calle "inundada de gente de bien" y a sus padres explicándole que "en ningún momento habían estado solos".

También ha evocado cómo tras conocer que su hermano había sido secuestrado pesando sobre él la amenaza de ser ejecutado "todas las gentes se lanzaban a la calle pidiendo la libertad de mi hermano y del país"; y que, una vez asesinado, "las movilizaciones fueron masivas" por toda España.

Al homenaje, que ha concluido con la colocación de una corona de laurel a los pies del monumento realizado por el artista vasco Agustín Ibarrola, han asistido la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), César Nombela; así como el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge.

Tanto Gema Igual como César Nombela han destacado el apoyo de la sociedad cántabra a las víctimas del terrorismo y se han referido al curso 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo de ETA y sus víctimas' que se ha impartido esta semana en la UIMP.

El director del Centro Memorial Victimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, junto a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, y la magistrada Laurence Le Vert, hoy en la clausura del curso 'De Hipercor a Ermua: El terrorismo de ETA y sus victimas' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander.
El director del Centro Memorial Victimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, junto a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, y la magistrada Laurence Le Vert, hoy en la clausura del curso 'De Hipercor a Ermua: El terrorismo de ETA y sus victimas' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander. / EFE / Pedro Puente Hoyos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos