La demanda de plazas para Medicina en la Universidad de Cantabria cae un 16%

Estudiante de Medicina, en la sala disección, junto a uno de los cadáveres donados.
Estudiante de Medicina, en la sala disección, junto a uno de los cadáveres donados. / Daniel Pedriza

Repuntan grados clásicos como Matemáticas y Física por su demanda en el mercado laboral y Caminos recupera la tendencia al alza tras años a la baja

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

La Universidad de Cantabria ha recibido en el arranque del periodo de matriculaciones de grado un 7% menos de solicitudes que en estas mismas fechas que el año anterior. En total 5.052 alumnos de toda España han elegido alguna de las 26 carreras que ofrece la institución o de las cuatro que comparte con sus centros asociados. La cifra, que recoge únicamente la primera de las distintas opciones a las que pueden optar los estudiantes por si la principal ya está ocupada, es inferior a las 5.440 que se recibieron en julio de 2016.

Desde la Universidad señalan que estas cifras son muy similares a las de años anteriores y que el descenso se explica únicamente por el comportamiento de las solicitudes de Medicina (-16%), una de las referencias de la UC. «Casi la mitad de las demandas son para esta titulación, por lo que cualquier variación en esta carrera puede producir muchos efectos estadísticos», destaca Ernesto Anabitarte, vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado. De los 2.818 futuros alumnos que optaron por este grado como primera opción hace doce meses, ahora se ha bajado hasta los 2.367, de los cuales sólo 120 de ellos ocuparán una de las plazas existentes, una cifra aún muy elevada debido al «prestigio» que tiene Santander en estos estudios y a que la mayoría de aspirantes prueba suerte en muchas facultades diferentes.

«Si aislamos esta carrera, vemos que en el resto sí que hay un leve incremento. La demanda está muy estabilizada desde hace tiempo», apunta el responsable de la gestión académica. Aunque apunta que es muy difícil dar una explicación concreta, considera que la caída en el número de solicitudes puede continuar en los próximos años: «Es posible que hubiera una burbuja en Medicina por diferentes motivos. Circunstancias sociales, modas...».

En el lado contrario se encuentran titulaciones «clásicas» que hace algunos años estaban bajo mínimos y ahora, por la demanda del mercado laboral y el surgimiento de nuevas salidas profesionales, han vuelto a resurgir. Es el caso de Matemáticas. «A los profesores les dices hace cinco años, cuando tenían diez o quince inscritos, que iban recibir 124 solicitudes en primera opción y no se lo creen. Los graduados se colocan bien y salen preparados para formarse en muchos ámbitos», confirma Anabitarte. Por ejemplo, en programación e informática. La ingeniería específica para este campo, que cuenta con 123 peticiones de plaza en primera opción, también gana solicitantes. Lo mismo está ocurriendo con Física, que hace menos de una década tuvo problemas para formar grupos.

El año pasado ya sumó 99 solicitudes, pero este año ha vuelto a crecer hasta llegar a las 105 y colocarse en la zona alta de la clasificación. Allí también continúan Enfermería, Fisioterapia -se imparte en el centro asociado del campus de Torrelavega-, Educación Infantil y Primaria, Derecho y Administración y Dirección de Empresas. Todas ellas mantienen cifras similares a las de ejercicios anteriores. Y Caminos, otro buque insignia de la UC, que con durante los años de crisis y de recortes en obra civil sufrió una sangría de alumnos por miedo a no encontrar trabajo, empieza a repuntar.

Menos deseadas son las cuatro titulaciones que no sobrepasan la decena de solicitudes como primera opción: Estudios Hispánicos (diez), Ingeniería Eléctrica (nueve), Ingeniería Marina (nueve) e Ingeniería de Minas, que se ha quedado en cero. A pesar de ello, ninguna corre riesgo de desaparecer. Anabitarte aclara que es habitual que algunas carreras con menos demanda acaben consiguiendo un número suficiente de alumnos. Pueden figurar en segunda, tercera opción, por eso en la estadística aparecen como minoritarias. De hecho, en la cuarta y última lista de admitidos antes de las cinco de septiembre, que se publica hoy, ya deberían tener cifras considerables.

El vicerrector pone el ejemplo de Ingeniería Eléctrica: «Muchos de los que querían hacer Informática, Industriales o Telecomunicaciones y no entran acaban ahí. Hacen las asignaturas comunes y después tienen la opción de cambiarse».

Fotos

Vídeos