Calleja: «Mexsia tenía fanáticos, pero la segunda estrella nos ha cambiado la vida»

A sus 39 años, Calleja no renuncia a nuevos proyectos pero Annua le exige «una dedicación absoluta»./Andrés Fernández
A sus 39 años, Calleja no renuncia a nuevos proyectos pero Annua le exige «una dedicación absoluta». / Andrés Fernández

El cierre del restaurante santanderino de Óscar Calleja, el biestrellado chef cántabro, supone una importante pérdida para la gastronomía de la ciudad y para los amantes de la cocina de fusión

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

La decisión del cocinero y empresario Óscar Calleja (Santander, 1979) de cerrar el restaurante Mexsia en Santander fue este jueves una de las noticias más leídas y comentadas por los lectores de este periódico en su edición digital. El biestrellado chef en Annua prefiere centrar todos sus esfuerzos en la nueva temporada en su establecimiento de San Vicente de la Barquera y poner fin a los cuatro años de Mexsia, un restaurante que se había convertido en un lugar de culto para los amantes de la cocina de fusión. Ayer, mientras atendía a personas interesadas en el traspaso del negocio, Óscar daba las explicaciones de su decisión.

-¿Cuándo ha tomado la decisión definitiva?

-A medida que se aproximaba la apertura de la temporada en Annua teníamos más claro que era el momento de ser valientes y tomar una decisión. Cuando teníamos una estrella en Annua fuimos más capaces de estar en los dos sitios, de aprovechar los días libres para estar en Mexsia. Pero al recibir la segunda estrella la vida nos dio un giro radical y ahora mismo, cuando empezamos nuestra segunda temporada con la segunda estrella, soy consciente de la responsabilidad que tengo y de que Annua me necesita al cien por cien.

«He tenido ofertas del Hotel Real, de NH Collection, BeUp, La Venta de Carmona...»

-¿Qué se siente?

-La reacción de la gente ha sido muy positiva y comprensiva con la situación. En un negocio de este tipo, que está en cierto modo muy personalizado en el cocinero, hay que estar muy encima, muy pendiente de todo, de cada detalle, de cada incidencia, de cada opinión del cliente... La temporada pasada, con la segunda estrella, se me complicó mucho tener que ocuparme de los dos negocios, aunque a partir de octubre, con las vacaciones de Annua, la situación se matizó. Pero hemos llegado a la conclusión de que lo mejor es dejarlo a pleno funcionamiento y con un alto nivel de aceptación. Los motivos son de peso.

-¿El verbo fracaso se puede conjugar en alguna medida?

-Creo que en ningún caso. Yo prefiero expresar mi pena, mucha, porque quisimos hacer algo diferente y divertido en Santander y creo que lo hemos conseguido en gran medida. Todos los amantes de la gastronomía han pasado en estos cuatro años por Mexsia y hemos tenido muchos fanáticos, que incluso nos visitaban dos días por semana.

-¿Se han entendido sus propuestas de fusión entre las cocinas mexicana y asiática en Santander?

-Creo que sí. Para mucha gente ha sido un descubrimiento, hasta el punto de que Mexsia les ha representado la puerta de entrada en la cocina más moderna. Hemos tratado de hacer una fusión más canalla e informal de la que hacemos en Annua. Hemos jugado con la coctelería. Hemos hecho cosas diferentes y creo que la gente de Santander lo ha sabido valorar. Me voy con un buen sabor de boca, con la conciencia tranquila y con la sensación de haber cerrado una etapa positiva. Ahí queda el local, con una ubicación privilegiada, con una decoración diferente y cosmopolita, una golosina.

-¿Le quedan ganas para iniciar otro proyecto empresarial en Santander a medio plazo?

-Ahora mismo no. Nunca se puede adelantar cómo va a ser el futuro, pero de momento creo que nuestra responsabilidad es defender las dos estrellas que tenemos en Annua. Para Cantabria es muy importante tener restaurantes en esta posición. Cuesta mucho llegar a este nivel y no podemos despistarnos ni lo más mínimo.

-Pero, al parecer, ha tenido varias ofertas para afrontar nuevos proyectos en la capital...

-Efectivamente, he tenido muchas ofertas en los últimos meses tanto en Santander como en otros puntos de la región, independientemente de lo que fuera a pasar con Mexsia. En Santander me han ofrecido el Hotel Real tras la reforma, el nuevo NH Collection que se va a construir, los gimnasios beUp..., y también La Venta de Carmona, que se quiere abrir en breve... Pero, por el momento, mi obligación está en Annua y en el bistró Nacar.

-¿Cómo apunta la temporada?

-Ha comenzado bien, el menú es nuevo completamente, pero absorbe mucho tiempo. No se trata de crear 30 nuevos platos, sino que el menú degustación va evolucionando constantemente con la llegada de los productos de temporada. Annua exige innovación e investigación permanente. Y si tengo algo de tiempo libre, aprovecharé para viajar, conocer nuevas cosas. Tenemos edad para soñar con la tercera estrella, pero sin obsesionarnos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos