Militantes 'sanchistas' piden a Zuloaga «mano dura» contra el sector de Tezanos

María Gil Lastra
Cantabria

Algunos afiliados afines al líder del PSOE reclaman la apertura de un expediente contra Rosa Inés García por decir que se estaba acosando a la vicepresidenta

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

La militancia 'sanchista' se ha cansado de las palabras y quiere pasar a la acción. Las bases afines al secretario general, Pablo Zuloaga, solicitan que el partido aplique «mano dura» contra «los cincuenta problemas» que tiene el PSOE. Esos cincuenta son los altos cargos que el sábado pasado se reunieron en el Hotel Bahía para denunciar una campaña de acoso a la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, por parte de la dirección socialista. Así se lo trasladaron esta semana en público y en privado a varios miembros de la Ejecutiva en los encuentros que han mantenido con las bases en Santander y Torrelavega.

Según varios asistentes, algunos militantes pidieron expresamente la apertura del expediente de expulsión de la todavía directora de MARE, Rosa Inés García, por las declaraciones que realizó el viernes al anunciar su dimisión, donde aludió al «acoso brutal» que está sufriendo Tezanos y al «intento de eliminar este referente». También censuró que se estaba produciendo una «venganza de los mediocres» a cargo de la nueva dirección socialista, que en solo tres meses ha abierto una «crisis importante» que afecta al Gobierno de Cantabria, a los ciudadanos y a la «estabilidad» necesaria para las empresas, como en el caso de MARE.

Ante estas peticiones, la dirección explicó que ya se había constituido la Comisión de Garantías, el órgano competente para abrir este tipo de expedientes y que «tenía mucho trabajo por hacer». El secretario general, que se esforzó en repetir en varias ocasiones que él no está acosando a Díaz Tezanos y que «la política no se hace en hoteles y comilonas», llegó a decir que la Comisión Ética «llegará hasta el final», según los militantes presentes, quienes interpretaron estas palabras «como una puerta abierta a tomar medidas y pasar a la acción».

No es la primera vez que la propia dirección amaga con esta fórmula. La secretaria de Política Institucional, Isabel Fernández, ya avisó a Díaz Tezanos de que si no acataba las órdenes le abrirían un expediente de expulsión. Sin embargo, el caso de García puede suponer un punto de inflexión. Sus palabras son las mismas que han pronunciado el exconsejero de Educación Ramón Ruiz, la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiaga; o los alcaldes de Colindres, Javier Incera, y Santoña, Sergio Abascal; así como el resto de altos cargos y líderes de los principales municipios, excepto Santander, que lo respaldaron con su asistencia al acto del sábado.

«Cincuenta problemas»

En la misma línea, pero sin poner nombres ni hablar de medidas concretas, se pronunciaron históricos como Luis Clemente (UGT), uno de los apoyos de Zuloaga desde que se presentó a las primarias, que pidió «ser más duros» ante el pulso emprendido por la vicepresidenta y su negativa a acatar órdenes; Luis Conchas, quien fuera mano derecha de Rosa Inés García en su etapa como secretaria general de Santander, que criticó la gestión económica del partido durante la anterior etapa; o Avelina Saldaña, que insistió en que había que «resolver los cincuenta problemas -por los principales apoyos de Tezanos- y se acabó». También las bases urgieron a tomar medidas contra los «díscolos» para evitar que la Ejecutiva pueda trasladar una imagen de debilidad a la calle.

Fotos

Vídeos